La mayoría de las agresiones se producen en las propias consultas
La mayoría de las agresiones se producen en las propias consultas - ABC

Alerta en Galicia ante el aumento de agresiones a los sanitarios

La cifra se ha duplicado en solo dos años. Los despachos y las consultas son los escenarios más frecuentes de las agresiones y los más perjudicados, los enfermeros

SantiagoActualizado:

Galicia registró durante el pasado año 2017 un total de 328 agresiones de violencia externa a profesionales de la rama sanitaria. Así lo ha anunciado la jefa territorial de la Consellería de Sanidade, María Villar Suárez, durante su intervención en la inauguración de la jornada «Agresiones a profesionales sanitarios: una herida abierta en Sanidad», celebrada este martes en el centro cultural Marcos Valcárcel de Orense.

En 2015, la cifra de casos de violencia laboral externa se situó en 172, lo que supone un aumento en 2017 de más de un 90 por ciento de episodios de este tipo. Mientras, en 2016, se registraron en el Sergas un total de 216. Villar Suárez ha destacado que casi el 30 por ciento de estas agresiones se produjeron en el colectivo de enfermeros y enfermeras, seguido del profesional facultativo, con un 28 por ciento de los episodios. En cuanto a sexo, las mujeres recibieron un 77% de las mismas.

La jefa territorial de la Consellería de Sanidade ha señalado, además, que los lugares de trabajo en los que más episodios violentos se registraron fueron los despachos y las consultas, en un 93 por ciento de los casos totales. Villar Suárez ha añadido que el gremio sanitario cuenta con un protocolo asociado sobre medidas policiales a adoptar frente a agresiones para «reafirmar la seguridad en situaciones no deseadas». También ha subrayado la figura de los interlocutores territoriales policiales sanitarios, designados por las fuerzas del Estado, y los interlocutores del Servizo Galego de Saúde (Sergas), designados en cada estructura de gestión integrada.

La jefa territorial del área sanitaria ha apuntado que, dentro de las medidas encaminadas a poner fin a los episodios agresivos, se encuentran la creación de censo de centros sanitarios para establecer su nivel de riesgo, el observatorio nacional de agresiones a enfermeros y enfermeras para centralizar datos en el ámbito nacional y una plataforma informática para generar alertas ante situaciones de violencia laboral.

Cifras que «no dejan de crecer»

Villar Suárez ha señalado, además, que siguen trabajando para la implantación de una aplicación móvil en todos las estructuras de gestión integrada del Sergas, que será factible en el primer semestre de 2019. Por su parte, la vicepresidenta primera del Consejo General de Enfermería, Pilar Fernández, también presente en la inauguración de la jornada, ha destacado que las cifras de violencia externa en la sanidad gallega «no dejan de crecer; uno de cada tres enfermeros ha sido víctima de agresiones físicas o psicológicas».

«Debemos tomar medidas para cambiar esto. Los profesionales deben denunciar las agresiones: más del 80 por ciento de los agredidos no presentan denuncia judicial», ha apuntado Pilar Fernández. Mientras, el vicepresidente de la Diputación de Orense, Rosendo Fernández, ha incidido en la necesidad de denunciar este tipo de actuaciones con el fin de «cicatrizar esta herida que se sufre en la Sanidad gallega».

«Del total de enfermeros que han sufrido agresiones, tan solo un 4 o 5 por ciento han presentado denuncia. Esto no puede ser, hay que actuar sin contemplación: hay que meterle al paciente que agrede el miedo en el cuerpo», ha abundado Rosendo Fernández.