Elecciones 2016

Ximo Puig y Pedro Sánchez escenifican su reconciliación ante las elecciones

El líder del PSOE visita Valencia tras el pulso con el presidente de la Generalitat por querer ir al Senado con Podemos

Imagen de Ximo Puig y Pedro Sánchez tomada este jueves en Valencia
Imagen de Ximo Puig y Pedro Sánchez tomada este jueves en Valencia - ROBER SOLSONA

Entre aplausos de los candidatos al Congreso y al Senado en la sede de los socialistas valencianos, Pedro Sánchez y Ximo Puig han tratado de apagar este jueves el fuego generado a cuenta de la candidatura conjunta con Compromís y Podemos a la Cámara Alta para las próximas elecciones.

La propuesta del presidente de la Generalitat no gustó en Ferraz y abrió una nueva brecha –que se suma a otros conflictos– con la federación valenciana, más próxima a la presidenta andaluza, Susana Díaz. La inminente convocatoria del 26-J ha obligado a atenuar ese distanciamiento y ambos dirigentes han sellado la paz en Valencia con un discurso de unidad de cara a la campaña.

Tras una visita institucional al Palau de la Generalitat –la primera desde que Puig tomó posesión del cargo hace casi un año–, se han dirigido a la sede de Blanquerías, donde han comparecido públicamente para mostrar su sintonía. «Eres un extraordinario compañero y un extraordinario president. Vas a contar con un aliado en el Gobierno de la Moncloa», le ha trasladado Sánchez al líder valenciano. «El PSOE es un partido democrático, abierto, de izquierdas y no un cuartel, algo que corresponde a la derecha», ha afirmado, en relación a la posición inamovible de Puig sobre la necesidad de un pacto con Compromís y Podemos para el Senado después de desautorizarlo la pasada semana. «Hay debate, y mucho. Luego se acuerda y salimos a trabajar», ha zanjado, sin explicar el rechazo a la propuesta.

Deuda histórica

El secretario general del Partido Socialista ha asumido el discurso de Puig en cuanto a reivindicaciones para el País Valenciano –término que ha repetido en varias ocasiones– se refiere. Ha suscrito un documento basado en el compromiso político de apoyo a la mejora de la financiación autonómica y de inversiones como el Corredor Mediterráneo si llega a la Moncloa. Aun así, ha evitado mojarse en la condonación de la deuda histórica, un asunto que también ha generado tensiones en el seno del partido. «Nuestro primer objetivo es defender un mejor sistema con el que se gane en autonomía política, económica y financiera», se ha limitado a decir.

Sánchez también ha elogiado la gestión del jefe del Consell «pese a todas las restricciones» consecuencia de la «hipoteca enorme» que ha dejado el PP valenciano, y ha señalado los logros más «importantes», como la eliminación del copago farmacéutico o la sanidad universal. «Cuentas con mi apoyo y mi aprecio entusiasta», ha llegado a afirmar. Puig, por su parte, ha destacado que «por primera vez un candidato a presidente plantea con total claridad un compromiso con la Comunidad» .

Sánchez también se ha referido a la prohibición de banderas independentistas en la final de la Copa del Rey: «Aun no compartiendo su signficado, la prohibición de las esteladas no es el camino. Rajoy agita banderas para no hablar del multazo», en alusión a la posibilidad de que la Unión Europea multe a España por incumplimiento del objetivo de déficit.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios