Instalaciones del hotel Magic Natura de Benidorm, donde se ven los animales en plena naturaleza
Instalaciones del hotel Magic Natura de Benidorm, donde se ven los animales en plena naturaleza - ABC
Turismo

¿Qué tiene Benidorm que no ofrece el Caribe en el «todo incluido»?

Aumentan los extras de ocio también fuera del resort que el cliente no disfruta al otro lado del Atlántico al no poder salir por seguridad

ALICANTEActualizado:

Benidorm compite con los paradisíacos destinos del Caribe con una baza a ojos de muchos turistas que cada vez se cotiza más: la seguridad. Los hoteles resort -el segmento de mayor poder adquisitivo- que explotan el «todo incluido» no pueden al otro lado del Atlántico ofrecer al cliente «todo, todo», porque les falta el aliciente de ir de tiendas, degustar tapas -por ejemplo, al estilo de las tabernas vascas- o disfrutar de espectáculos, música en vivo, más allá de los límites de su establecimiento.

«Los clientes de este tipo de hotel vienen con dinero y lo quieren consumir, aunque tengan «todo incluido», les gusta salir, no es como en el Caribe, donde por seguridad y por falta de oferta de calidad fuera, no salen en los siete días de su estancia», explica Javier García, vicepresidente ejecutivo del grupo hotelero Magic Costa Blanca.

De hecho, el Ayuntamiento tiene en marcha un plan de expansión comercial en varios ejes de la ciudad que incluye las licencias para los sótanos en algunas avenidas, para aprovechar todos los espacios, sobre todo, en las zonas peatonales.

Y su planta hotelera sigue siendo puntera y estando a la vanguardia del sector en todo el mundo. «Benidorm oferta para todos los públicos, incluidas propuestas de lujo como alguna nuestra que está entre los 25 mejores hoteles según Tripadvisor, con cada habitación de una decoración inspirada en un destino de la Comunidad Valenciana (Morella, Alicante...) y carta personalizada del alcalde de cada uno de esos municipios, cuadros reproducidos del lugar. gastronomía local y desde cualquier cuarto de baño se ve el mar, entre otros detalles», describe García.

También hace tiempo que están implantados los «hoteles boutique» y los temátizados, como el Robin Hood, ambientado en la Edad Media, con rocódromo, espacio «multiaventura», varias piscinas... en otros hay mobiliario y música chill out en terrazas, habitaciones con jacuzzi. Por segmentos, se atraen tanto a familias como a parejas de alto poder adquisitivo y otros perfiles tipo. «Hay pocas cosas que no se puedan encontrar, tal vez del modelo turístico tipo Ibiza, pero eso no creo que venga a Benidorm nunca», opina el directivo de Magic Costa Blanca, que señala además que otros destinos están cogiendo los conceptos de Benidorm, como esos grandes resorts temáticos.

Zona de tiendas y restaurantes en Benidorm
Zona de tiendas y restaurantes en Benidorm - JUAN CARLOS SOLER

Especialmente orgullosos están en esta cadena de su establecimiento con 350 cabañas balinesas, «primera experiencia mundial» en la que los alojados casi conviven junto a animales salvajes, a los que pueden ver por la ventana por la proximidad al parque Terra Natura.

Cada vez más pluses

En Benidorm se precian de haber sido el primer destino turístico que aplicó la fórmula de «un niño gratis» para la pareja que contratara una habitación en un hotel. Luego llegó la posibilidad de viajar con la mascota, porque el establecimiento concertaba plaza gratuita en centros de animales

La tematización fue una atrevida apuesta por hacer «más divertidos» los hoteles. El primero fue el Magic Rock Gardens, orientado a la prehistoria, con espacios comunes que reproducen cuevas y espacios de los antepasados humanos.

Lucha de caballeros medievales en el hotel temático Robin Hood ABC
- Lucha de caballeros medievales en el hotel temático Robin Hood ABC

El siguiente paso fueron las animaciones más allá de las orquestas y los bailes, los juegos de agua y otros (magos por los salones, academias de baile...) Este aspecto del ocio acuático se ha desarrollado espectacularmente con fuertes inversiones y complejas instalaciones, con grandes piscinas que disponen de toboganes y múltiples actividades. No en vano, el clima privilegiado a la Costa Blanca asegura una larga temporada para este ocio.

Del «todo incluido», como en los hoteles del Caribe (pulserita y a consumir sin límites), se ha evolucionado hasta el denominado «ultra todo incluido», con la misma fórmula, pero con primeras marcas de bebidas y también excursiones a parques temáticos y otros complejos lúdicos de la ciudad, o spa, servicio de consumiciones fuera del horario de restaurante y otras sorpresas, también dentro del precio a partir de una estancia de siete noches, por ejemplo.

Estos paquetes tan completos responden a una tendencia de implantación de los resorts, auténticos centros vacacionales concebidos para el disfrute pleno de la familia, de forma que se organizan actividades en todos los tramos del día, y en varios idiomas, para que el cliente se sienta plenamente satisfecho, explican fuentes del sector. Se conserva, pues, el modelo de turismo de masas y familiar, aunque el destino se ha revolucionado en cierto sentido en este siglo XXI.