Política

Puig centra el Debate de Política General en la herencia recibida sin ofrecer grandes anuncios

Podemos y Ciudadanos endurecen su discurso contra el Consell, mientras el PP le echa en cara las promesas incumplidas y el «caos»

Puig y Oltra se besan durante el Debate de Política General
Puig y Oltra se besan durante el Debate de Política General - ROBER SOLSONA

Con un discurso de casi dos horas y sin grandes novedades se estrenaba este miércoles el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, en el primer Debate de Política General desde que tomó posesión del cargo.

Durante su primera intervención, en la que fue desgranando la situación en la que, a su juicio, se encuentra la Comunidad Valenciana y las futuras medidas del Gobierno autonómico, no hubo anuncios especialmente importantes (la mayoría eran relativamente conocidos), aunque destacaron los compromisos sanitarios y educativos.

[Lee aquí el listado de los principales anuncios]

Entre ellos, el inicio de los trámites para la recuperación de la concesión del Hospital de La Ribera, en Alzira, por lo que la próxima semana comunicarán a la empresa que no se renovará la concesión a partir de marzo de 2018.

La reversión de los conciertos sanitarios fue precisamente una de las promesas electorales que desde el principio se ha encontrado con la oposición del PP. Así, esta legislatura los departamentos de Salud de Denia y La Ribera serán de gestión pública directa. En el caso del primero, Puig aseguró que las Consellerias de Sanidad y Hacienda estudian cómo proceder a la reversión anticipada «con la máxima seguridad jurídica y el mínimo coste».

El presidente de la Generalitat también propuso un acuerdo con toda la comunidad educativa y los partidos políticos para conseguir una Ley Integral de la Educación Valenciana y, por el momento, ya se ha encargado un estudio a los principales expertos en pedagogía lingüística para tener las bases de un nuevo decreto de modelo plurilingüe.

Otros de los anuncios fueron la modificación de la LOTUP para impedir que especuladores se beneficien de los bosques quemados; reclamar al nuevo Gobierno inversiones por más 1.000 millones para infraestructuras; una dotación de 80 millones euros para financiar ayuntamientos; o nuevas leyes de la Hacienda Pública Valenciana y del Sector Público Empresarial.

«No es que hablemos de la herencia recibida como una cuestión de debate, es que la herencia está matando a la Comunidad Valenciana»Ximo Puig

El jefe del Consell atacó al PP por su gestión anterior una vez más. «No es que hablemos de la herencia recibida como una cuestión de debate entre partidos, es que la herencia está matando a la Comunidad», afirmó.

Seguidamente, le respondía la portavoz popular en las Cortes, Isabel Bonig, para recriminarle que llegó a la Generalitat «con el objetivo de cambiar las cosas» y «420 días después los valencianos saben que tienen un gobierno moroso, que miente, que está lamentándose continuamente y que enfrenta».

«Ha tenido la oportunidad de hacer un análisis riguroso sobre los verdaderos problemas valencianos y los retos, y el resultado ha sido un discurso triunfalista, alejado de los verdaderos problemas. Lo único que no ha cambiado desde 1995 es que sigue subido en el coche oficial», apuntó Bonig.

La líder del PP le echó en cara que se centrara en las «bondades» de su Ejecutivo cuando la realidad es el «caos» y le preguntó: «Si las cosas van tan bien y el renacimiento es tan evidente, ¿por qué 250.000 valencianos han salido a la calle a protestar por sus políticas y en el primer año han perdido más de 190.000 votos?».

Ximo Puig, durante su intervención en el debate
Ximo Puig, durante su intervención en el debate- ROBER SOLSONA

Así, acusó a Puig de ser un «mentiroso compulsivo», un «mal presidente» y de dirigir un gobierno «profundamente sectario, que ha llevado a dogma de fe el 'pacto del Titanic', y que ha cambiado las ideas por coches oficiales, moquetas rojas y sillones». Concretamente, denunció que los desahucios han crecido, que la renta garantizada estuvo un año sin pagar hasta que llegó el dinero del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), y que la lista de dependencia «se ha multiplicado por siete», además de mencionar la «falta de libertad» de los padres para llevar al colegio a sus hijos.

Uno de los momentos más destacados de su intervención llegaba cuando realizaba esta afirmación: «Tienen abandonados a los mayores dependientes, y se comportan como buitres esperando que la gente muera para no pagarles». Tras unos segundos de silencio y el revuelo en las bancadas del tripartito, Bonig recordaba que estas palabras fueron dichas el 5 de marzo de 2014 por la ahora vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra.

«Han cambiado las ideas por coches oficiales, moquetas rojas y sillones» Isabel Bonig

Tras los ataques del PP, y de que Puig les recriminara que tienen «la legitimidad bajo mínimos», el jefe del Consell se tuvo que enfrentar también a las críticas de Ciudadanos en la sesión vespertina con un endurecimiento de su discurso, próximo al de los populares.

Su portavoz, Alexis Marí, instó al presidente de la Generalitat a «ponerse a gestionar o dejar el cargo» y le reprochó que haya «engañado» a los valencianos con promesas que «sabía que no iba a poder cumplir» y con su deriva hacia «políticas radicales» que no han hecho más que «crear rechazo en la sociedad».

Isabel Bonig, en las Cortes este miércoles
Isabel Bonig, en las Cortes este miércoles- ROBER SOLSONA

Marí puso de manifiesto la falta de iniciativas en materia de empleo y lamentó que la política educativa prime «la inmersión lingüística, el adoctrinamiento y el ataque a la libertad», en lugar de la eliminación de barracones.

Además, hizo hincapié en que la calidad de vida de los valencianos no ha mejorado en el último año porque Puig «no cree en su proyecto pero hace tratar de creer que ese proyecto es bueno».

«Puig no cree en su proyecto pero hace tratar de creer que ese proyecto es bueno»Alexis Marí

En el turno de Podemos, su portavoz, Antonio Montiel, se colocó en su papel de exigente hacia Puig y Oltra (evidenciando esa negativa a que su apoyo sea un cheque en blanco) y les acusó de que su rendimiento está «por debajo de las demandas ciudadanas».

«La gestión del primer año del Consell ha sido insuficiente para las expectativas que tenían y es necesario tomar medidas más decididas y cambios estructurales, no solo políticas paliativas», remarcó. También mencionó el Pacto del Botánico para señalar que no era «un simple acuerdo electoral» o entre partidos, sino uno «a cuatro» que incorporaba a la sociedad civil. «Tratar con respeto a los socios de gobierno no es dejar la Agencia contra la corrupción sin ver la luz desde hace nueve meses», protestó. Precisamente, la comisión de seguimiento del pacto se reúne este viernes con la propuesta de nuevas medidas remitida por Podemos.

Por último, el portavoz de Compromís, Fran Ferri, ha alabado la labor del Consell y ha asegurado que «es mucha la gente que vive mejor» ahora «a pesar del Gobierno central» que «intenta boicotear y bloquear la acción» de la Generalitat.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios