Alumnos de Secundaria de un centro alicantino
Alumnos de Secundaria de un centro alicantino - JUAN CARLOS SOLER
Decreto de ESO

Mesa por la Educación en libertad: la Generalitat «desprecia la religión y la ética»

La plataforma de familias y centros de enseñanza rechaza la reducción de ambas asignaturas a una hora lectiva semanal

VALENCIAActualizado:

El portavoz de la Mesa por la Educación en Libertad, Vicente Morro, ha afirmado este miércoles ante la reducción del horario en ESO de las asignaturas de Religión y Valores Éticos que "la Generalitat desprecia los valores que se imparten en estas materias al dejarlas reducidas a su mínima expresión".

La Mesa ha analizado en su última reunión las consecuencias del borrador de decreto de ESO en el que se propone dejar ambas materias a una sola hora semanal, lo que constata que "algunos siguen con su hoja de ruta, suprimiendo todo lo que no coincide con sus ideas, entre ellas la libertad de elección de las familias", ha indicado.

En un comunicado, Morro ha señalado que dejar una asignatura en una hora es "preparar su extinción e ir contra todos los criterios pedagógicos", y que ya "casi nada les extraña" de una Conselleria que "toma decisiones unilaterales sin consultarlo con todos los sectores afectados por una decisión de este calado".

En este sentido, ha recordado que esta medida afecta especialmente a los profesores de religión de la red pública, "que en algunos casos tendrán que dar clase hasta en cinco centros diferentes para poder completar su jornada laboral", por lo que "será difícil que se puedan implicar en la vida diaria de alguno de los centros".

Turnos partidos

De igual modo, la entidad cívica se ha cuestionado la obligación de tener clases de 60 minutos, lo que "puede provocar el tener que hacer turnos partidos en cursos como Segundo de Bachillerato para poder cumplir el horario", sobre lo que ha comentado que desde la Generalitat "se aumentan las obligaciones de centros, profesores y alumnos pero no se incrementan los recursos en la misma medida".

Durante la reunión se ha mostrado "rechazo y decepción" tras comprobar que la Generalitat "no deja participar a los centros concertados en la convocatoria de auxiliares de conversación de inglés, siendo beneficiarios del programa solo los centros de la red pública".

"Dado que la Conselleria amplió el número de plazas con fondos propios de la Generalitat, aportados por todos los valencianos", ha continuado Morro, este habría sido "el momento de incluir a los centros concertados y corregir así un agravio que se produce a nivel nacional y que se agrava con esta decisión discriminatoria del tripartito".

Ha expresado también su esperanza en que 2018 "sea el año en que por fin el presidente, que debería serlo de todos los valencianos, reciba a la Mesa por la Educación en Libertad, una petición que lleva ya 586 días y que todavía no ha sido atendida, a pesar de diversas reiteraciones".