Jorge Ruiz, cantante del grupo español Maldita Nerea
Jorge Ruiz, cantante del grupo español Maldita Nerea - ABC
Entrevista

Jorge Ruiz: «Maldita Nerea tiene pocos "haters" porque habla del equilibrio, y eso no interesa a nadie»

El líder del grupo de pop habla con ABC antes de presentar su nuevo disco en un concierto promovido por la plataforma Shows on Demand en Valencia

VALENCIAActualizado:

Cualquier fan de Maldita Nerea sabe que Jorge Ruiz, líder del grupo, estará esperando después del concierto en Valencia este viernes 9 de febrero para saludarle y conocerse un poco más. Poco a poco y a paso lento, como la filosofía de las «tortugas», ya le conocen mucho más por esta ruptura de la distancia entre cantante y fan, pero también por sus canciones.

Jorge Ruiz llega al Palau de les Arts para presentar «Bailarina» tras iniciar en diciembre la gira en Murcia (su ciudad natal) y después de colgar –hasta en tres fechas– el cartel de «sold out» en la Sala Riviera de Madrid. Tanto estoces conciertos como el de este viernes vienen de la mano de Shows on Demand, una plataforma colaborativa donde el público puede proponer qué artistas quiere ver y dónde.

Además, el «alma mater» de este grupo consolidado de pop aterriza en Valencia como escritor novel, después de publicar su primera novela «Bailarina, una estrella abriendo camino» en noviembre de 2017. Un trabajo que, junto a su último disco, suponen «un homenaje al universo femenino».

Maldita Nerea ya está en marcha con la gira de su último álbum y, a pesar de llevar más de 15 años haciendo canciones, sigue agotando entradas y llenando auditorios. ¿Cómo un grupo consigue seguir triunfando sin cansar?

Por lo mismo que se mantienen las relaciones largas... porque se dicen la verdad, son honestos. Porque no se tiene la sensación de ser engañados. Como nosotros hablamos de música, de equilibrio, de filosofía... de cosas que no interesan a nadie -a priori-, pues efectivamente va pasando el tiempo y nos vamos conviertiendo en una «rara avis» dentro del pop, que siempre habla de amor y desamor. Nosotros hace ya tiempo que dejamos de ceñirnos solo a ese tema, y quiero pensar que es por eso, porque hay algo de honestidad por ambas partes, hay una fidelidad entre la audiencia y nosotros.

Bailarina es un disco muy personal, sus canciones hablan de experiencias de su vida... ¿va de eso el pop?

Buena pregunta... No quiero repetirme, pero también se trata de ser sincero contigo mismo. No solo en esta profesión, sino en cualquier otra. ¿Sobre qué escribo? Sobre lo que siento. Y si no me engaño a mí mismo, las canciones salen de dentro y funcionan, y la gente las canta. Entonces desde ese punto de vista... sí. La respuesta es sí (ríe).

Y Maldita Nerea ya ha dicho en alguna ocasión que no va a cambiar de estilo y hacer otro tipo de música.

Claro, tú no puedes dejar de ser tú. Las modas (sobre todo las que tienen mucha fuerza y son globales) hacen que pienses: «Ostras, me va esta moda». Y eso está bien siempre que no dejes de ser tú. Si eres un camaleón, te puedes subir a la moda; si no, no. Nuestro estilo está dentro del pop y el pop es muy amplio y hemos hecho canciones muy diferentes en este disco y en los anteriores («Mira Dentro», por ejemplo, es folk). Dentro de esta esencia te puedes poner los trajes que quieras siempre que no mientas o te sientas cómodo.

Fans de Maldita Nerea en un concierto en el Palacio de los Depores de Madrid
Fans de Maldita Nerea en un concierto en el Palacio de los Depores de Madrid - E. SAN BERNARDO

Otra de las señas de identidad de Maldita Nerea es la conexión con los fans, con los que suele charlar después de cada concierto. En Valencia, además conocerá a la «founder» que solicitó en la plataforma SOD que tocara en la ciudad. ¿Cómo es el encuentro con los fans?

Volvemos al paleolítico: tocarnos, vernos, hablarnos... en mi caso me preguntan por las canciones. Me gusta más que ellos me cuenten, pero me preguntan sobre el libro. Las canciones son historias y lo chulo es compartirlas. Antes no contaba de qué iban, y ahora lo cuento todo. Yo lo agradezco porque si no es todo muy monótono. La plataforma Shows ON Demand es algo muy positivo -en nuestro caso para encontrarnos con los fans-, por ejemplo descubre a muchos artistas que tienen una comunidad de seguidores en ciudades que no sabían que la tenían.

En un año que arranca fuerte, que llegán a Valencia tras colgar el cartel de «sold out» con tres fechas en Madrid en enero... ¿Qué ambiciones se plantea?

Vivir el presente. Esto es una utopía, pero no quiero mirar más allá de lo que tengo delante. Me gustaría que esta gira fuera muy larga. Hemos empezado muy bien y todo hacer ver que así es, Pero «expectativas cero». Si tienes expectativas palmas seguro, nunca se cumplen. El cerebro siempre quiere más y más. Lo que nosotros queremos es perdurar. Y sobre todo fijarnos en lo cualitativo. Precisamente, nuestro símbolo es una tortuga, lo que significa que vamos a nuestro ritmo para posicionarnos a pesar de la velocidad. Nuestro objetivo es seguir yendo a nuestro paso y mantenernos fieles a lo que somos.

Pero sí habrá sueños...

Bueno, claro, ¡eso siempre! Ampliar públicos en más ciudades, seguir afianzando lo que hicimos en el trabajo anterior a Latinoamérica –que espero que vayamos a principios del año que viene, estamos ya ultimando cosas...–, y me gustaría seguir escribiendo. Acabo de escribir mi primera novela y me ha flipado.

Hablando del libro. ¿A quién va destinado?

Lógicamente al principio la propuesta iba marcada para mi público, a la gente que sigue a Maldita Nerea. Pero al final, lo que iba a ser un ensayo sobre las emociones ha acabado siendo una novela. Lo bueno de esto es que te crees que dominas algo, ¡y no dominas nada! (ríe) La vida te pone en tu sitio rápidamente. Entonces he acabado haciendo una novela que va enfocada a todo aquel que quiera escuchar.

¿El público femenino?

Sí, normalmente escucha más nuestro lado femenino que el masculino, que es de lo que habla el libro (la bailarina simboliza el lado femenino). Pero cada vez hay más «buscadores» –el lado masculino– y hay muchos que se lo leen, pero evidentemente el público es femenino. A la mujer no le cuesta tanto hablar de sus emociones y bucear en ellas, aunque una de las tesis que mantiene el libro es la dificultad de las mujeres de «sacar a bailar a su bailarina», al igual que a la protagonista del libro, que siendo una chica joven que aparentemente lo tiene todo, ha desconectado de la rutina, se la ha llevado a otro sitio y llega a un punto donde no se reconoce. Y el público es ese, que es el 90% de la gente, ¿no? Todos estamos un poco desconectados.

Supongo que también estará enfocado a un lector de cierta edad.

Sí, en teoría es la edad de Valeria (la protagonista), que tiene 26 años. Pero, como la madre también es importante, se lo están leyendo también las madres. Es muy curioso. También nos ha pasado que nos ha bajado la edad en los conciertos, hay gente muy muy joven y eso es genial. No nos conocen, me he encontrado niños por todos lados, es increíble.

Otro de sus conciertos
Otro de sus conciertos- ANDRÉS FERNANDEZ

En un vídeo de Youtube de una de las canciones de Maldita Nerea, hay un comentario ofensivo se analice como se analice: «Son un grupo para maricones». ¿Qué se dice ante esto?

Yo ya... Realmente lo entiendo todo y es todo tan relativo... Nosotros pasamos de ser un grupo que lo llevaban a festivales independientes con las mismas canciones a ser lo que acabas de decir tú. De repente pasamos a ser un grupo de culto... ahí te das cuenta de que siempre va a haber gente que te diga: «Chico, no me gustas». De todas maneras tenemos muy pocos «haters». Porque estamos posicionados en algo que es muy amable, que es quererse. No hablamos de amor y desamor, que es un poco lo que es más criticado en el pop. Pero el camino que tenemos no es nada sencillo porque hablar de las temáticas que trabajamos no lo hace nadie o lo hace alguien de manera puntual, nosotros hemos dedicado toda nuestra carrera a hablar del equilibrio, y el equilibrio no le interesa a nadie.

Pero, ¿cómo se gestionan las críticas?

Eso bien. He hablado con críticos que nos han puesto a caldo y los he rebatido, lo tienes que entender mientras no se falte al respeto. Me afectaría por ejemplo que me dijeran que estoy mintiendo... quizá. No sé, quizá tampoco, porque como sé que no estoy mintiendo. Igual que con los halagos, alguien que esté halagándonos todo el tiempo no lo creeré.

¿Ahora afectan menos?

Tal vez. Aunque no te creas. Ya te digo, como no tenemos casi «haters» comparados con otros compañeros, que digan lo que digan les critican... Pero nosotros no estamos en primera fila. No nos interesa. Por ejemplo, en nuestra hoja de promoción de «Bailarina», me negué taxativamente a hablar de feminismo. Porque el libro no va de eso. Trata del lado femenino, de las emociones (que no a veces se confunde con la sexualidad, y tampoco se refiere a eso), no de feminismo. Si vamos a un debate, me posicionaré.