Un momento de la primera sesión del juicio, en la Audiencia de Alicante
Un momento de la primera sesión del juicio, en la Audiencia de Alicante - EFE
Juicio

Un hombre niega haber matado al vecino para ocupar su vivienda en Alicante

La Fiscalía sostiene que pegó una paliza y asfixió a su víctima y una inmobiliaria ha revelado un antecedente de que ya intentó vivir en otra casa ilegalmente

ALICANTEActualizado:

Un acusado de asesinar a su vecino de 70 años para okupar la vivienda que la víctima habitaba en la calle Topacio de Alicante ha negado los hechos durante la primera sesión del juicio que ha comenzado este lunes en la Audiencia de Alicante. Así, ha asegurado que mantenían una relación "normal entre vecinos" y que cogió las llaves de la víctima, que no tenía familia, "para que no se colara ningún okupa".

En la primera sesión del juicio, que ha arrancado en la sección tercera y que se prolongará hasta el próximo 1 de diciembre, han declarado el procesado y varios testigos, entre ellos su pareja sentimental, la hermana de esta, un amigo de la familia, dos vecinos del inmueble y el responsable de una inmobiliaria que denunció al sospechoso por el intento de okupación de otra vivienda anterior a los hechos juzgados.

La Fiscalía, que solicita para el procesado una pena de 16 años de prisión por asesinato y usurpación de inmueble en grado de tentativa, considera en su escrito de calificación que el acusado "sabía que su vecino de abajo era propietario de la vivienda, que vivía solo y que no tenía familia que pudiera reclamar la casa", por lo que el 13 de noviembre de 2015 se encontró con la víctima, "la golpeó por todo el cuerpo y la asfixió".

Según el relato de los hechos del ministerio público, tras asesinar a su vecino, el sospechoso "dejó el cadáver encima de la cama de la habitación de su casa y se marchó", para "días después" avisar a la Policía "por el intenso olor que se respiraba en el rellano". La fiscal sostiene que el procesado "pretendía que se llevaran el cuerpo del militar para poder entrar a vivir en la vivienda".

De este modo, según la fiscal, el acusado "se saltó el precinto policial y accedió a la casa, donde revolvió los armarios". Por eso cuando los agentes acudieron al domicilio del sospechoso, "encontraron en ella jarras y ceniceros de la Marina Mercante y con motivos marineros", según la Fiscalía.

Por su parte, el acusado ha reconocido haber cogido los objetos de la víctima intervenidos en su casa. Una afirmación que contradice las declaraciones de los otros testigos, ya que su pareja sentimental, que ha prestado declaración por videoconferencia, ha asegurado que el procesado le dijo que había comprado las jarras "en un mercadillo", versión que ha repetido posteriormente otro testigo, amigo del acusado.

Tenía las llaves

Al inicio de la sesión, el acusado se ha acogido a su derecho a no responder a las preguntas del tribunal y la acusación pública, de modo que solo ha contestado a su abogado, a quien ha explicado que si las llaves de la víctima estaban en su poder fue porque las encontró "bajo el precinto" y las cogió "para que no se colara ningún okupa" en la casa.

Además, ha confirmado que fue él quien avisó a la Policía debido al mal olor que desprendía el cadáver y que "se filtraba" por todo el edificio, extremo confirmado por los dos vecinos del inmueble que han sido llamados a declarar como testigos.

Tras el acusado ha declarado su pareja, que se encuentra actualmente fuera de Alicante y ha sido interrogada por videoconferencia. Ha asegurado que el 13 de noviembre, ella y el acusado "acababan de volver de Madrid de arreglar papeles" de él.

Así, cuestionada por unas conversaciones telefónicas intervenidas por la Policía, en las que la pareja del sospechoso le decía a su hija que al volver de Madrid ese día -el cadáver fue descubierto el día 21- "el hombre ya estaba muerto", la testigo ha negado que se refiriera a la víctima y al respecto ha indicado que "hablaba de mi hijo muerto, no del hombre".

Además, ha declarado la cuñada del acusado, que vivía con ellos en el momento de los hechos, y un amigo de la familia que se encontraba en la vivienda cuando el sospechoso fue detenido. Además, protegido por un biombo ha declarado el responsable de una inmobiliaria, propietaria de una vivienda que presuntamente había tratado de okupar el acusado previamente en un intento frustrado por la policía.