CENTRO DE INTERNAMIENTO DE EXTRANJEROS

El alcalde de Valencia cierra simbólicamente el CIE junto a un centenar de manifestantes

Joan Ribó y varios concejales y diputados autonómicos se han sumado a la protesta para acabar con los «guantánamos españoles»

Ribó, sonriente a la derecha de la imagen, en un momento de la protesta en el CIE
Ribó, sonriente a la derecha de la imagen, en un momento de la protesta en el CIE - EFE

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, se ha sumado a una concentración ciudadana que ha clausurado de forma simbólica el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Zapadores en Valencia como gesto de denuncia de su "previsible" reapertura esta semana, después de que se cerrara a principios de octubre por una plaga de chinches.

A gritos de "ningún ser humano es ilegal" y "queremos una Valencia sin CIE", la protesta ha congregado a una multitud a las puertas de Zapadores, a donde también se ha acercado para mostrar su apoyo el alcalde y varios concejales, diputados de las Corts y cargos autonómicos.

La Campaña por el cierre de los CIE (CIEs NO) ha apoyado las manifestaciones pacíficas de las últimas semanas en otros centros similares en España y ha reclamado el "fin definitivo y sin condiciones" de estos órganos, después de que este pasado martes una cuarentena de internos trataran de fugarse del CIE de Zona Franca en Barcelona.

Entre pancartas como 'La frontera no es un arma de doble filo: corta solo por un lado', 'CIEs: guantánamos europeos' o 'Los países tienen un alma inversamente proporcional a la altura de sus vallas', la comitiva ha colgado una cinta en la puerta de Zapadores con el apoyo del alcalde como gesto para mostrar el "rechazo" de la ciudad a este tipo de "agujeros negros de la democracia", como han proclamado.

Ribó ha suscrito la protesta y ha reivindicado que, en el caso de Valencia, "tiene que estar libre de guantánamos europeos ahora que ya está libre de paraísos fiscales". Por ello, ha asegurado que el Ayuntamiento pondrá "todos los medios a su alcance" contra "determinados planteamientos del actual Gobierno que van contra los derechos humanos". "En esto todos somos competentes", ha reivindicado.

El ayuntamiento no detectó nada

Previamente, en declaraciones a los medios de comunicación, el alcalde ha denunciado que el CIE de Zapadores "no respeta" los derechos humanos, si bien ha reconocido que en su momento el consistorio realizó un control y "no detectó" la plaga de chinches y ha negado conocer si el centro finalmente se reabrirá esta semana.

Con todo, ha subrayado que "no puede ser que haya personas encerradas solo porque no tengan papeles" y ha apuntado éste como "su único delito". Tras escuchar los gritos de los asistentes, ha coincidido en "decir muy alto que ningún CIE es legal" y expresar "muy claro que el Ayuntamiento no está de acuerdo con la existencia de uno en Valencia".

Por parte de la plataforma, sus portavoces Emma Císcar y Beatriz Roca han recordado que Zapadores es un centro "cuestionado por numerosos organismos de Derechos Humanos" como "la propia Defensoría del Pueblo", por lo que han celebrado el apoyo del Ayuntamiento para "exigir a Interior el cierre definitivo". "Ribó está haciendo su trabajo en esto como el resto de los 'alcaldes del cambio'", ha reconocido Roca.

"Los internos tienen que hacer sus necesidades en bolsas de plástico por la noche, están sometidas a las picaduras de chinches y han puesto múltiples denuncias de malos tratos, torturas y vejaciones", ha ejemplificado.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios