José García Domínguez - PUNTO DE FUGA

Puigdemont no se cree nada José García Domínguez

A efectos de proclamar una eventual secesión de España, su referéndum no requerirá contar con la voluntad mayoritaria de los catalanes

- Actualizado: Guardado en: Cataluña

Al actual presidente digital de Cataluña, el señor Puigdemont, le ocurre algo en verdad curioso: no cree en el pueblo de Cataluña. Su escepticismo a ese respecto semeja total y absoluto. De los reyes, y por razón de su oficio, suele esperarse en todas partes que, al menos, sean monárquicos. De idéntico modo, aquí se tiende a dar por supuesto, acaso sin excesivo fundamento empírico, que nuestros micronacionalistas locales, esos encendidos patriotas de lo pedáneo que se pasan el día -y la vida toda- perorando en nombre del pueblo catalán, de la voluntad soberanista del pueblo catalán, del afán secesionista del pueblo catalán, de la incontenible pasión emancipatoria del pueblo catalán y del irrefrenable impulso separatista del pueblo catalán, como mínimo, se toman en serio al pueblo catalán.

Mas he ahí que Puigdemont acaba de sacarnos del error tras advertir que, a efectos de proclamar una eventual secesión de España, su referéndum no requerirá contar con la voluntad mayoritaria de los catalanes. Rebajas del tío Paco que al punto se apresuraron a suscribir esos otros demócratas de cartón piedra, los muchachos de la CUP. Nuestro muy inminente libertador desconfía, es evidente, del pueblo catalán. Y es que, si ese Puigdemont que tanto ama a cierta señora invisible llamada Cataluña se fiara un poco, solo un poco, un poquito nada más, de los catalanes tangibles, los de carne y hueso, ¿cómo entender que pretenda validad nada menos que la fractura de un Estado-nación sin ni siquiera contar con la mitad de ellos a efectos de legitimar semejante paso? Si tan inmensa resulta ser esa mayoría aplastante del pueblo catalán proclive a la urgente ruptura con España, tal como no se cansan de repetir sin pausa sus publicistas y voceros mil, ¿por qué teme tanto concedernos algo tan elemental, tan básico, como que decida la mitad más uno de todos los catalanes mayores de edad que figuran en el censo? Porque no se fía ni un pelo del pueblo catalán. Pero ni un pelo.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios