El doctor Jorge Pagola coloca el chaleco holter a un paciente
El doctor Jorge Pagola coloca el chaleco holter a un paciente - EFE

Chalecos «salvavidas» para adelantarse al ictus

Neurólogos del Vall d'Hebron utilizan esta prenda con un holter incorporado para detectar una de las principales causas de los cuadros más severos de infarto cerebral

BARCELONAActualizado:

En uno de cada tres casos de ictus grave, los expertos no logran identificar la causa de este tipo de accidente cerebrovascular. De este modo, se corre el riesgo de sufrir un nuevo episodio al no aplicar el tratamiento preventivo más adecuado, lo que genera incertidumbre en el paciente. Ahora, neurólogos de la Unidad de Ictus del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona en colaboración con la Unidad de Arritmias del mismo centro y expertos del Vall d’Hebron Instituto de Investigación (VHIR) han diseñado un protocolo que mejora sensiblemente la detección de una de las principales causas del ictus.

El proyecto, que publica la revista «International Journal of Cardiology», ha utilizado para diseñar el protocolo diagnóstico un chaleco Holter -aparato que registra la actividad del corazón- de tela que detecta la causa del ictus en un grupo de pacientes que padecen fibrilación auricular, un tipo de arritmia muy difícil de localizar, según ha explicado el doctor Jorge Pagola, investigador principal del estudio.

El Holter es un dispositivo electrónico de pequeño tamaño que registra y almacena el electrocardiograma del paciente durante al menos 24 horas de forma ambulatoria (en el domicilio, sin necesidad de llevarlo a cabo en el hospital), y suele emplearse en pacientes con sospecha de arritmia cardíaca.

Pagola ha explicado que con los sistemas de diagnóstico convencional, que supone llevar el aparato holter 24 horas, sólo se detecta la fibrilación auricular en el 2 por ciento de los pacientes que han padecido un ictus grave.

Tres meses de duración

Con el nuevo protocolo propuesto por estos expertos, que consiste en llevar un Holter de tela hasta tres meses por debajo de la ropa y en contacto con la piel, se puede leer la información registrada y comprobar si el paciente padece fibrilación auricular.

Los dos expertos han aplicado los protocolos americanos y europeos, que recomiendan llevar el Holter durante 30 días, a un grupo de 215 pacientes y los han ampliado a tres meses en una cincuentena de pacientes, informa Efe. Así, han comprobado que «con el Holter de tela se detectan hasta el 20 por ciento de los casos de este tipo de fibrilación auricular, ya que al estar basado en un chaleco sin adhesivos sólo causa irritaciones en la piel al 5 por ciento de los pacientes y el cumplimiento del enfermo es mucho más adecuado», ha indicado el doctor Pagola.

«Lo recargaba como un móvil»

Melitón Bascuñana, un paciente que ha llevado durante tres meses el chaleco, incluso de noche, y al que se le detectó fibrilación auricular durante el tercer mes, ha explicado durante la presentación del protocolo que notó molestias sólo los primeros días pero que, después, toleró sin problemas llevar el aparato Holter, que recargaba «como un móvil» cada día mientras se aseaba, el único momento en el que se desprendía del mismo.

Detectar la causa de un ictus es «fundamental» para aplicar el tratamiento correcto, ya que la aspirina de 100 miligramos, que es el estándar en estos casos «no es eficaz cuando el accidente cerebrovascular se debe a la presencia de fibrilación auricular paroxística», ha precisado el doctor Jesús Juega, de la Unidad de Ictus del Hospital Vall d'Hebron. En estos casos, es preferible optar por un anticoagulante oral clásico o por un nuevo anticoagulante oral de acción directa

Estudio multicéntrico

El trabajo se enmarca en un proyecto de investigación multicéntrico becado por el Instituto Carlos III que implementa una nueva técnica diagnóstica, que es el chaleco Holter de tela, para su uso en la práctica clínica diaria.

En el proyecto han colaborado las unidades de Ictus del Hospital Clínico Universitario de Valladolid y los Hospitales Universitarios Virgen Macarena y Virgen del Rocío de Sevilla.