Castilla y León

La falsa herencia millonaria del cervecero que dejó toda su fortuna a un pueblo de León

Antonio Fernández, nacido en Cerezales del Condado, conoció la pobreza durante su infancia, pero prosperó económicamente tras emigrar a México y participar en la creación de Corona

Antonino Fernández
Antonino Fernández - ABC
ABC.ES Madrid - Actualizado: Guardado en: Castilla y León

Todo parecía muy bonito, casi idílico. Algunos medios nos hicimos eco incluso del supuesto gran gesto que dejó a sus paisanos un compatriota que hizo fortuna en México pero que repartió sus beneficios a los pocos habitantes de su pueblo, Cerezales del Condado (León). Sí que es verdad que Antonio Fernández nunca olvidó sus orígenes, y prueba de ello es todo lo que aportó (en vida) a su tierra natal, pero la herencia se repartirá entre sus hermanos, no entre los que un día compartieron calles con él. En su pueblo, de unos treinta habitantes, muchos son familiares: así que, técnicamente, estos sí que se harán millonarios.

Antonino Fernández nació en Cerezales, hijo de una familia humilde y con trece hermanos. Tras abandonar sus estudios a los 14 años por la pobreza de su niñez, Antonio tuvo la suerte de participar, ya como adulto y tras emigrar a México, en la construcción del Grupo Modela, el productor de la famosa cerveza Corona. Cuando murió el pasado agosto, sus cuentas bancarias no tenían nada que ver con las que conoció en su infancia.

Aunque nadie se atreve a poner cifras a su fortuna personal, sí ha trascendido que el apoyo económico para garantizar la labor educativa, cultural y social de su legado leonés continuará tanto para la Fundación Cerezales (2009), como para las instalaciones de los Padres Dominicos, la Basílica y la empresa Soltra, Solidaridad y Trabajo, en el municipio de Valverde, según informa el Diario de León.

Fernández dejó instrucciones claras para «atender» a más de medio centenar de herederos a ambos lados del Atlántico, como ya había hecho las últimas décadas.

Según las cifras que cita el Diario de León, Fernández ha dejado 200 millones de euros a todos los familiares de la provincia. «Nunca hemos tenido una peseta. No sé qué habríamos hecho sin Antonio», ha explicado el agradecido propietario de uno de los bares de la localidad, Maximino Sánchez, al «Diario de León».

Su carrera empresarial y su labor humanitaria le ha llevado a recibir varios reconocimientos a lo largo de su vida, entre los que se encuentran las medallas de honor y de mérito militar, así como el nombramiento de Caballero de Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica y la Medalla de Oro de la Ciudad de león en 2005 año en el que obtuvo el reconocimiento de Empresario Leonés en el Extranjero.

En el año 2009, el empresario Antonino Fernández fundó en su pueblo natal, Cerezales del Condado, la Fundación «Cerezales Antonino y Cinia», con el fin de trasladar iniciativas rurales a los vecinos rurales de la zona.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios