Política

CCOO Castilla y León registra ocho bajas en marzo por discrepancias con la posición del sindicato en Cataluña

Saturnino Fernández subraya que la su postura está en contra de la independencia y la unilateralidad

VALLADOLIDActualizado:

Comisiones Obreras (CCOO) de Castilla y León registró ocho bajas de afiliados en el último mes por las discrepancias con la posición del sindicato en Cataluña. Precisamente, este pasado domingo los responsables sindicales de CCOO y UGT de Cataluña participaron en la manifestación en Barcelona por la liberación de los presos independentistas. El secretario autonómico de Empleo, Política Institucional y Diálogo Social, Saturnino Fernández, reconoció este lunes en Valladolid que sus compañeros de sindicato en Cataluña viven una situación «difícil». En todo caso, dejó clara la postura de CCOO Cataluña y CCOO España que están en contra de la independencia y la unilateralidad.

Fernández, que presentó el Estudio de Mercado Laboral de Castilla y León durante 2017, subrayó el rechazo del sindicato con el «cierto abuso» de la Ley de Seguridad Ciudadana. «Estamos disconformes con las decisiones que se adoptan en el ámbito de las libertades, que también afectan a los sindicalistas, como la prisión preventiva», precisó. En ese sentido, el secretario catalán de CCOO, Javier Pacheco, defendió ayer su la presencia sindical en la manifestación para mostrar el rechazo de los «elementos de represión e involución democrática» que se viven en Cataluña. El responsable autonómico abogó por buscar «salidas razonables al conflicto».

Saturnino Fernández reconoció que se trata de un número de bajas «minoritarias» y anunció que el sindicato hablará con estos afiliados para «convencerles» que se trata de un tema «complicado». Consideró que «los conflictos son los conflictos», antes de destacar que lo importante es el sindicato estatal y catalán consensuaron una postura, adoptada de forma democrática en el Consejo Federal, y «se está respetando».

Además, valoró que la realidad en Cataluña no ha derivado en la creación de un sindicato independentista, como ocurrió en el País Vasco. «Hay que poner en valor que CCOO ha sabido encauzar ese sentimiento, sin desligarse en un sindicato independentista. Estamos aún juntos y es bueno para integrar la sociedad catalana», concluyó.