Rosario, a la izquierda, acompañada de su familia durante la segunda sesión del juicio
Rosario, a la izquierda, acompañada de su familia durante la segunda sesión del juicio - Ana Pérez Herrera

Rosario Jiménez: «Con 'el Comanche' en la cárcel, ninguna madre sufrirá un golpe así»

La madre de Miguel Ángel, una de las víctimas mortales, agradece al jurado que declarase a José Muñoz Mojica culpable del doble asesinato de El Casar de Escalona en 2012

Actualizado:

Rosario Jiménez sigue «en una nube de dolor» por el asesinato de su hijo, Miguel Ángel Cortés Jiménez, Willy, en El Casar de Escalona (Toledo) el domingo 29 de abril de 2012. Tenía solo 19 años. Rosario «todavía» está asimilando el veredicto del jurado popular, que declaró este martes en Toledo a José Muñoz Mojica, alias el Comanche, culpable del doble asesinato en el merendero «La Chopera», donde también murió David Fernández Vilches a los 30 años de edad.

La madre de Willy, que esperó la decisión del jurado en su casa, admite que tenía miedo de que este órgano colegiado declarase no culpable al Comanche. Por eso le agradece su fallo. «Cuando me comunicaron que era culpable de todos los delitos, para mí ha nacido una luz en la habitación de mi hijo, en sus hermanos, que han sufrido y están sufriendo, y en mí», reconoce. No obstante, «el dolor lo sigo teniendo porque a mi hijo no me lo va a devolver nadie. Miguel Ángel no va a poder disfrutar de sus sobrinas».

«Con el Comanche en la cárcel, ninguna madre sufrirá golpes así», afirma aliviada. «Desde que pasaron los hechos, recibió siempre mucha ayuda. Pero todo el mundo que estaba sentado en la sala lo sabía. ¡Basta de callar, basta de proteger a una persona que hace tanto daño! Con mi hijo no tuvo ningún perdón», reprocha a José Muñoz Mojica, quien espera en la cárcel la sentencia que dicte el presidente de la Sección Segunda de la Audiencia de Toledo, Juan Manuel de la Cruz. El Comanche está prisión desde el 26 de agosto de 2016 por estos hechos.

Un chaval muy valiente

Rosario agradece también a Ángel Martín Martín, Angelillo, su testimonio. Ha sido el principal testigo de cargo en este juicio con jurado, que se extendió durante siete sesiones. «Angelillo es un chaval que ha sido muy valiente, ha dicho la verdad, le estoy muy agradecida. Mi apoyo lo tendrá siempre», asegura Rosario, quien se expresa de una manera sosegada a pesar del dolor.

«También quiero manifestar mi agradecimiento a los policías que detuvieron en su día a esta persona despreciable [José Muñoz Mojica], porque no tiene otro nombre. Agredecer a esos policías el golpe de suerte que tuvieron; aunque fuera un golpe de suerte, para mi fue grandioso», afirma la madre de Willy.

Rosario no llama persona a José Muñoz Mojica; «se llama asesino». Y recuerda que el primer día del juicio, cuando el Comanche entraba en la Audiencia Provincial de Toledo por primera vez para asistir a la vista oral, ella le gritó asesino «y volvió la cara. Respondió al nombre que tiene, asesino».

En el juicio, Rosario ha estado representada por la letrada Carolina González, contratada por la familia de Willy. Es la cuarta abogada que Rosario tenía en este procedimiento. «Los tres anteriores, que eran de oficio, se dieron de baja; uno me lo comunicó a través de un wasap. Se dieron de baja porque tuvieron miedo, creo», explica Rosario, quien se educó en la asociación Cruz de los Ángeles, creada en 1962 por el padre Ángel y dedicada a niños huérfanos o familias desestructuradas. «Allí aprendí lo que sé -asegura- y a mis hijos les he trasladado mi amor al prójimo. Mis hijos dan lo que tienen, como era Willy».