ENTREVISTA

Tolón: «En este 30 aniversario de Toledo como ciudad Patrimonio no podemos olvidarnos del Tajo»

Toledo conmemora este sábado con un acto institucional el XXX aniversario de su declaración como ciudad Patrimonio de la Humanidad con el que arranca todo un año de actividades para presumir de una historia plagada de arte y reivindicar también un futuro mejor, según la alcaldesa

La alcaldesa Milagros Tolón en el Valle toledano
La alcaldesa Milagros Tolón en el Valle toledano - ANA PÉREZ HERRERA
VALLE SÁNCHEZ - @abc_toledo Toledo - Actualizado: Guardado en:

Hace treinta años, en 1986, el director general de la Unesco, el senegalés Amadou-Mahtar M’Bow, dijo que era un honor para la Unesco que Toledo estuviera en la lista de ciudades patrimonio de la Humanidad. Estas palabras, que recientemente recordaba el entonces alcalde Joaquín Sánchez Garrido, aún hoy le siguen poniendo los pelos de punta a la actual regidora municipal, Milagros Tolón. Por eso, la edil quiere que este año los toledanos presuman aún más de su ciudad y de su patrimonio, pero que también luchen por su futuro y su río Tajo, una de las grandes asignaturas pendientes.

—2017, el año del 30 aniversario de Toledo como «ciudad patrimonio» va a estar lleno de actividades culturales, deportivas y educativas. ¿Por qué se ha decidido alargar doce meses esta celebración?

—Podíamos simplemente haber hecho un acto, pero nosotros queremos presumir del patrimonio de los toledanos y dar continuidad al Año Gastronómico. Va a haber más de seis exposiciones en lugares significativos de la ciudad y tenemos prevista una importante promoción que se va a lanzar en enero en la Feria Internacional de Turismo (Fitur).

—Hace treinta años, ¿era consciente la ciudad de la importancia de ese nombramiento?

—Creo que nos hemos ido dando cuenta con el tiempo de lo que supone esta distinción y, sobre todo, me di cuenta de la admiración por Toledo en las reuniones de las 15 ciudades a las que he ido como concejala de Turismo y, ahora, como alcaldesa. Es un privilegio, no todas las ciudades de España tienen este reconocimiento de la Unesco.

—¿Cómo ha cambiado Toledo desde 1986?

—Tenemos 30.000 habitantes más y hemos tenido una herramienta importante, que ha sido el Consorcio para proteger nuestro casco histórico, el segundo más grande del mundo después de Roma. La ciudad ha ido creciendo y evolucionando, pero también se han ido complicando los servicios públicos, como recoger la basura o la iluminación. Y es que entre los barrios del Polígono y Valparaíso hay 18 kilómetros.

—¿Ha fallado Toledo en esta ordenación urbanística?

—Nosotros estamos trabajando en una ordenación urbanística para cohesionar y unir barrios, y que Toledo sea una ciudad más sostenible, porque tenemos que proteger nuestro patrimonio artístico, pero también el medio ambiente, al río Tajo y las dehesas. Aquí tenemos una deuda pendiente, sobre todo por los que están castigando el Tajo.

—El río está peor que hace treinta años.

—Lamentablemente, la política de trasvases de estos últimos años ha sido matarlo y, hacer eso, es matar la riqueza de la ciudad. Yo no me ha bañado en el Tajo, pero mis hermanos y mis padres, sí. La gente iba a pescar y el Tajo era una fuente de riqueza; era algo incuestionable y ahora no podemos abandonarlo y darle la espalda. Los toledanos y la sociedad civil somos los primeros que tenemos que reivindicar que pase el río por Toledo, ya que ahora pasa una cloaca de Madrid. No podemos dar la batalla por perdida. En el pacto de Toledo por el Tajo estamos reivindicando un derecho que es de la ciudad. Yen este 30 aniversario que se cumple de Toledo como ciudad patrimonio no podemos olvidarnos del Tajo. 

—A estas alturas, ¿qué se puede hacer?

—Concienciar a los más jóvenes y, sobre todo, no tirar la toalla. Hay legislación europea que nos puede amparar. Hemos presentado ya al fiscal la situación del río los 365 días del año a su paso por Toledo. La ciudad no puede estar de espaldas, tiene que volver a mirar al río.

—¿Cómo está afrontando el Ayuntamiento la nueva ordenación urbanística?

—Vamos a modificar el plan de 2007 porque la ciudad ha cambiado y hay que ser realistas. El «boom» de la vivienda ya no es el de hace 10 años y esa ordenación urbanística se tiene que basar en esas nuevas necesidades urbanísticas.

—¿A qué se ha renunciado?

—Hemos aligerado infraestructuras, pero hay proyectos irrenunciables, como el puente que une el Polígono y Azucaica. En los 23 sectores hemos aligerado las cargas para hacer sostenible la ciudad,porque en Toledo sería imposible poder mantener, por ejemplo, los once puentes previstos.

—Eran otros tiempos, un proyecto un poco faraónico, con tranvía...

—Era inviable. No es lo mismo el Toledo de hoy que el de hace diez años, y esa nueva realidad es la que nos empuja a hacer esta nueva ordenación urbanística, que estoy segura que va a ser muy beneficiosa para la ciudad de Toledo, sin olvidarnos de los nuevos suelos en el Polígono Industrial.

—Se comienzan a ver grúas por la ciudad. ¿Ve el repunte económico?

—Empieza a verse movimiento. Se están construyendo viviendas en el barrio de Santa Teresa, las segundas tras las crisis en Toledo, y ya están casi todas vendidas. Y en un año se han creado más de 130 empresas. Extrusiones Toledo ha pedido licencia para ampliar, Osi Food también... Tenemos comunicación de empresas potentes que se quieren instalar aquí, pero quiero recordar que, si hoy Toledo no tiene suelo industrial, es porque el PP con Cospedal en la anterior época paralizó el Plan Parcial 11 PP11. Y eso ahora es una prioridad dentro de este Gobierno.

—¿Cómo va la negociación de los presupuestos municipales para 2017?

—Están a punto de presentarse y estamos esperando dos indicadores para poder cerralos: la regla de gasto, que es la que está asfixiando a todos los ayuntamientos, y la subida de los empleados públicos. Va a haber una subida importante de las políticas sociales y en empleo y, en tercer lugar, se van a duplicar las inversiones para todos los barrios de la ciudad en 2017. Vamos a celebrar que Toledo es Patrimonio de la Humanidad desde hace 30 años, pero lo que no se nos tiene que olvidar es la humanidad, por eso son tan importantes las políticas de empleo y las sociales, que son tan necesarias.

«El equipo de gobierno está trabajando en una nueva ordenación urbanística para cohesionar y unir los barrios y que Toledo sea una ciudad más sostenible»

Lo dije en ABC hace tiempo, y es verdad: prefiero ayudar a una familia toledana que hacer una obra determinada. Las políticas sociales no se nos pueden olvidar, aunque también vamos a duplicar las inversiones. Y para eso es importante que Toledo se convierta en una ciudad muy pujante desde el punto de visa empresarial, tenemos que trabajar en captar empresas para dar trabajo a los toledanos que es lo importante y es lo principal.

—¿Cómo le gustaría que se recordaran estos años de su mandato?

—Vamos a trabajar por hacer de Toledo una ciudad viva. Tenemos mucho pasado, mucha historia y mucho patrimonio que hay que conservar, pero no se nos olvida el futuro y yo quiero que Toledo sea una ciudad viva. Hay que trabajar por el desarrollo económico y también por hacer infraestructuras que generen riqueza y empleo. Toledo no es una ciudad con paro alto, pero tenemos que seguir trabajando en este sentido.

—El Año Gastronómico ha sido una fuente de riqueza, usted ha dicho que ha superado, incluso, al mítico Año Greco.

—Eso dicen los indicadores. En agosto superamos los datos de otros años. Este año han sido unas cifras buenas, muy positivas; por eso, la gastronomía va a seguir presente en el año de patrimonio, porque no nos podemos olvidar de este éxito y de que hemos situado a Toledo en el mapa gastronómico de España. Esas semillas que hemos sembrado se tienen que recoger en fruto. Por eso, «en el año del Patrimonio» también estará muy presente la gastronomía.

—¿Qué Toledo patrimonio de la humanidad se imagina dentro de otros diez años?

—Me gustaría que en el Casco Histórico hubiera más viviendas rehabilitadas y, sobre todo, que sea una realidad el empujón industrial para esta ciudad, que está a media hora de un aeropuerto internacional y de Madrid con una línea de AVE. Se lo merece.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios