Canarias

El sistema canario de alerta volcánica de EE.UU que controlaba a los rusos

Escuchaba a la flota soviética que efectuaba operaciones al sur del Archipiélago y fue clave para descartar el hundimiento por los Moscú del USS Scorpion, que hubiera detonado la III Guerra Mundial en mayo de 1968

Operaciones de Estados Unidos en 1969 buscando al submarino Scorpion, que se hundió un año antes
Operaciones de Estados Unidos en 1969 buscando al submarino Scorpion, que se hundió un año antes - Lorenzo

Estados Unidos empleó el argumento de la existencia de sistemas de control geológicos en La Palma en la época de Franco para controlar los submarinos de la flota rusa.

Se trata de un hidrófono ubicado en la isla y que dio las pistas para que Washington no activara la III Guerra Mundial producto del hundimiento del USS Scorpion en 1968. El hidrófono canario ayudó a las autoridades norteamericanas a tener la prudencia de esperar a que se demostrara que el Scorpion se hundió por circunstancias ajenas a una colisión con otra embarcación o ataque externo ruso.

El ex oficial de inteligencia nortamericano, Marc Bradley, ha teorizado sobre submarino Scorpion y el papel de la base de escucha submarina de La Palma. Bradley destaca el papel de la estación canaria para dar apoyo a la búsqueda de esta nave que el mar se tragó con 99 vidas en su interior. Oficialmente, esa base era para controlar entornos como el volcán de Teneguía y cetáceos para la Universidad de Columbia, que albergaba el denominado Centro de Evaluación de la Guerra Antisubmarina de EE.UU.

El 16 de mayo de 1968, el USS Scorpion se deslizó en silencio desde Gibraltar y se detuvo el tiempo suficiente fuera de los rompeolas de Rota para encontrarse con un barco de la marina de guerra y descargar dos tripulantes y varios mensajes. Un submarino de ataque de propulsión nuclear de alto rendimiento con 99 hombres a bordo, el Scorpión estaba en su camino de regreso a Norfolk, Virginia, después de tres meses de operaciones en el Mediterráneo con la Sexta Flota y la OTAN.

Al entrar en el Atlántico, el Scorpión quedó bajo el control operacional directo de vicealmirante Arnold Schade, comandante del submarino del Atlántico de la Marina de los EE.UU. El 20 de mayo, se emitió una orden de operaciones que sigue siendo clasificada y que desvía el submarino hacia las islas Canarias. El motivo: Una pequeña formación de buques de guerra soviéticos patrullan al suroeste del Archipiélago. En esa época hay dos zonas tensas en el mar. Las aguas que rodean Canarias y las zonas marítimas de Corea.

Aproximadamente a las 19.54 horas de Norfolk, Virginia, del 21 de mayo, el Scorpión se elevó a unos pocos pies de la superficie de rodadura y establece por radio comunicación de EE.UU a través de una señal con base en Grecia. Su operador de radio informó que estaba a 250 millas al suroeste de las islas Azores y estima su tiempo de llegada a EE.UU el 27 de mayo. Sin embargo, mientras las familias esperaban, el Scorpión no respondía a los mensajes de rutina. Después de un intenso esfuerzo para comunicarse con el submarino, el almirante Schade declara la alerta y puso en marcha una caza masiva.

Según un primer informe desclasificado, el Scorpión se había desviado a la sombra de una flotilla soviética que efectúa una operación hidroacústica en Canarias. Esto significaba que los soviéticos también estaban recogiendo y analizando la información derivada de las ondas radiadas por buques y submarinos hostiles.

Los soviéticos también podían haber estado tratando de reunir información sobre el sistema estadounidense de vigilancia de sonido bajo el agua, el sistema Sosus que estaba en La Palma, que formaba parte de una elaborada red global de hidrófonos en el mar para escuchar movimientos de submarinos. En 1968, los Estados Unidos habían desplegado una red Sosus frente a Canarias y Azores. Cualquier intento soviético para interrumpir o penetrar Sosus despertaba un gran interés en Virginia.

Entre los motivos de la desaparición del USS Scorpion, figuran: una colisión con una montaña submarina, un accidente nuclear, un fallo estructural, un incendio, un acto irracional por un miembro de la tripulación, la pérdida de control de navegación y, con mucha menos certeza, un accidente nuclear.

Marc Bradley apunta que lo más previsible es que el Scorpión se había enfrentado a un accionamiento accidental de un torpedo, no nuclear. Tenía en el momento de hundise 45 torpedos clase Astor con cabezas nucleares y otros 7 proyectiles convencionales. Pudo ser la inexperiencia de su comandante, de apenas 37 años como se apuntaba por los técnicos en simulacros previos. O el propio aparato, que estaba en mal estado.

Los analistas también descubrieron evidencia acústica de la estación de hidrófono de la Universidad de Columbia en las islas Canarias. Su débil magnitud significó que el Scorpion estaba en la superficie cuando se produjo la explosión interna. El 23 de marzo de 1968, el comandante Slattery redactó una solicitud de emergencia para las reparaciones que advertían, entre otras cosas, que el "casco estaba en muy mal estado de conservación", el Scorpión se había visto obligado a someterse a revisión en dique seco de emergencia en Connecticut apenas unos meses antes.

Toda la actualidad en portada

comentarios