Manolo Torres - Ángulo Insular

U.D. Las Palmas: El bucle

¿Cómo solucionar la crisis? Abrir gratis las puertas del Estadio de Gran Canaria

Manolo Torres
Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

La Unión Deportiva Las Palmas tiene su sede en la séptima ciudad del país número diecinueve del mundo en términos de volumen económico bruto. Está en la mejor liga del mundo, según la Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol (IFHHS). Pero el equipo debe ahora estar a la altura de los últimos clasificados de peores competiciones como Birmania o Bangladesh. ¿Qué futuro espera? La espiral competitiva continuará. Resultado de la nula gestión deportiva, intervenida con fallos de bulto de un «staff» florero de riego por aspersión. Ahora condicionados por la vehemencia chusquera de, llamemos, «Paco III», ya van tres «Pacos», que victimiza y llama, sin prudencia, incapacitados a una plantilla mal confeccionada. Tipos millonarios que lloran por trabajar mal. Mientras él, se autoculpa de lo obvio.

La primera en la frente. Mar de fondo: rueda de prensa donde el presidente del consejo de administración y de la junta de accionistas lo justifica todo con un pasado reciente, que acomoda a su gusto. Ego habitual y experto en fabricar realidad subjetivas. La hoguera de las vanidades de usar y tirar. ¿Cómo solucionar la crisis? Primero: abrir gratis las puertas del Estadio de Gran Canaria a los que instan a seguir apoyando, a los inocentes. A los que invierten como abonados y pervierten sus ahorros en tiempos de vacas flacas apelando con retórica mesianica. A la unidad con un club unipersonal en tiempo y forma (de momento) que un día fue de todos. Segundo: apretar las tuercas a la multimillonaria adquisición mexicana. Un gachupín duro de roer, obligado a estudiar la salida del bucle con la debida vehemencia que comparten un equipo. Dejar salir a Setién, que pedía menos, con un líder cómodo, sin competencia bajo palos y un resto incompatible. Tercero: la interpretación del juego, arte y conocimiento que implica factores complejos de saber fichar y soldar jugadores y puestos. Deben dar solución al bucle. Pero atención al bucle infinito. Un bucle de esos de repetición. Donde se ejecutan mientras se cumpla una determinada condición adquirida. Otro día les cuento algo bueno.

Manuel TorresManuel Torres