Canarias

Los hijos de Juana Ramos, desaparecida en Gran Canaria, creen "clave" el "chantaje empresarial"

Desapareció el pasado 21 de agosto y su ex pareja está acusado de homicidio sin que haya aparecido el cuerpo. Miguel Ramos y ella fueron pareja y socios

Juana Ramos Medina en su negocio de la capital grancanaria
Juana Ramos Medina en su negocio de la capital grancanaria - ABC
R.L.P. - @ABC_Canarias Las Palmas De Gran Canaria - Actualizado: Guardado en: Canarias

Los dos hijos y la nuera de Juana Ramos Medina, vecina de La Paterna, que está desaparecida desde el día 20 de agosto, han confirmado la existencia de motivaciones empresariales en la ausencia de su madre.

Ante la titular del Juzgado de Violencia sobre la Mujer número dos de Las Palmas de Gran Canaria, han apuntado los problemas derivados de los negocios que tenía con su expareja, Miguel Ramos, detenido por este preceso, tesis que ABC difundió hace una semana.

En concreto, los familiares consideraron ante la juez "clave el chantaje económico" entre la desaparecida y el investigado por un supuesto delito de homicidio o detención ilegal. Miguel Ramos tenía una pizzería. Pidió a Juana Ramos ponerla a su nombre porque él se iba a divorciar de su mujer y temía que perdiera este negocio en la separación. Todo iba con normalidad, al principio.

Sin embargo, él dejó de pagar a la Seguridad Social y no pagó la indemnización de un despido improcedente. No tenía dinero para afrontar 24.000 euros. La administración se los reclamó a ella, al ser la titular del negocio. Ella pidió un crédito al banco y cada mes pagaba los 500 euros a la entidad bancaria, y luego él se los abonaba a ella. En las dos o tres veces que barajan cortar la relación, él le amenazaba con no pagarle los 500 euros mensuales. Ella no quería romper a malas con él. Antes de que desapareciera, hacía tres meses que rompieron la relación. Sin embargo, él "la acosaba", dijeron los familiares, ya que iba a su casa a diario con cualquier excusa.

La desaparecida ubicó actividades en la calle Lairaga, 31, de Arucas. Miguel Ramos Quesada tiene o ha controlado una vivienda en el número 3 de la misma calle. El inmueble con el que Juana Ramos Medina ha estado vinculada, en el número 31 de la calle Lairaga, una esquina de uso comercial en planta baja, albergó en su momento una pizzería propiedad del hoy detenido. El negocio ya no funciona; pero se llama Pizzería Cho Miguel porque no se ha dado baja su autorización administrativa.

De acuerdo con la diversas fuentes consultadas por ABC, la pareja pudo tener esos intereses comerciales en Bañaderos, es decir, la zona en la que se ha buscado sin resultado alguno a la mujer desaparecida. Una dependienta que trabaja en el negocio del pan indicó a ABC esta semana que "la conocíamos de verla por aquí, incluso, hace pocas fechas".

Miguel Ramos sería titular de una sociedad limitada que se llama Proyectos e Inversiones 31 Cuzco 2010 que de dedicaría a operaciones comerciales. El acusado entró en esta sociedad en junio de 2007. Dos meses después, se hizo cargo de una cafetería que se llamaba Nancy's hasta entonces de una empresaria del sector. Actualmente, esa cafetería, Miguelez, en la capital grancanaria, fue traspasada a uos chinos y actualmente está en manos de un empresario de hostelería canario.

La empresa de Miguel Ramos tiene en su objeto social, además del comercio, servicios "para la industria tabaquera". Dicha sociedad limitada mantiene su domicilio en Rafael Cabrera. Ramos entró en esta sociedad tras salir de ella un apoderado peruano que reside en Las Palmas capital. Cuando la sociedad se creó se ubicó en la calle Luis Benítez Inglott de Las Palmas de Gran Canaria.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios