Tribunales

Un juez, despedido por dejadez

Por no querer trabajar en fin de semana, dejó a un hombre detenido casi tres días por haber discutido con su exmujer

El despedido trabajaba como juez sustituto en Tarazona
El despedido trabajaba como juez sustituto en Tarazona
Roberto Pérez Zaragoza - Actualizado: Guardado en: Aragón

Un juez ha sido despedido por dejadez, por falta manifiesta de diligencia. El motivo: haber dejado detenido casi tres días a un hombre que había mantenido una fuerte discusión con su exmujer, que le había denunciado por malos tratos. La Guardia Civil lo arrestó un viernes por la noche, pero el juez -que estaba de guardia- prefirió no trabajar el fin de semana y mandó que no lo pusieran a su disposición hasta el lunes.

El incidente se produjo en Tarazona, entre el viernes 6 y el lunes 9 de marzo de 2015. Aquello motivó la apertura de un expediente contra este juez sustituto de Primera Instancia e Instrucción de Tarazona, Agustín Barrera Orozco, que fue separado de su cargo por decisión del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) tres meses más tarde. El magistrado recurrió la decisión, pero en noviembre de 2015 el CGPJ ratificó su decisión de separarlo del servicio.

Agustín Barrera optó entonces por llevar el caso ante los tribunales. Ahora, la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo ha dado la razón a la CGPJ y ha sentenciado que, efectivamente, estuvo plenamente justificada su destitución.

Aunque el detenido estaba acusado de un presunto delito de malos tratos, la sentencia del Supremo pone de manifiesto que la exmujer detalló que no había sufrido lesiones por agresión, que no tuvo que ser atendida en ningún centro sanitario, que no hubo parte alguno de lesiones y que tampoco pidió que se dictara para ella una orden de protección. En su denuncia explicó que su exmarido había mantenido con ella una fuerte discusión.

Escasas horas después de que presentara esta denuncia ante la Guardia Civil, el exmarido fue arrestado. Inmediatamente, los agentes se pusieron en contacto con el juez sustituto, que estaba de guardia. La sentencia del Tribunal Supremo considera probado que dicho juez emplazó a los agentes a que no pusieran a su disposición al detenido hasta las diez de la mañana del lunes, en vez de tomarle declaración al día siguiente, el sábado. Eso le supuso al detenido permanecer en los calabozos durante dos días y medio.

La sentencia del Supremo considera que esa actitud del juez supuso un «incumplimiento manifiesto» de lo que dispone la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que establece que «la detención preventiva no podrá demorarse más del tiempo estrictamente necesario».

Además, reprocha al ya exmagistrado que incurrió en una «inobservancia de las más elementales normas de diligencia de un juez instructor».

Por todo ello, entiende probado que incurrió en uno de los supuestos previstos para destituir a un juez: «falta de idoneidad o aptitud para el ejercicio de la función judicial».

El Tribunal Supremo ha desestimado las alegaciones presentadas por Augstín Barrera contra su destitución como juez sustituto. Entre ellas, apuntó en su defensa que ese incidente fue un hecho «puntual» en los cinco años de ejercicio que acumulaba por entonces como juez sustituto.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios