Villar Mir, esta mañana - JOSÉ RAMÓN LADRA | Vídeo: Villar Mir, ante el juez (ATLAS)

Villar Mir niega haber donado dinero al PP y haber pagado comisiones por adjudicaciones

El expresidente de OHL ha declarado como imputado en el caso Púnica por la financiación irregular del PP de Madrid

MadridActualizado:

El empresario Juan Miguel Villar Mir, expresidente del grupo constructor OHL, ha negado este martes que haya donado dinero al Partido Popular y haya abonado comisiones para recibir adjudicaciones públicas. Citado en el caso Púnica como imputado por la financiación irregular del PP de Madrid, el empresario de 86 años ha rechazado también haber abonado este dinero a través de su yerno, Javier López Madrid, quien fuera consejero de OHL y también investigado en la causa de corrupción que investiga la Audiencia Nacional. López Madrid también será interrogado a lo largo de esta mañana por los mismos hechos.

En su declaración, que se ha extendido unos cuarenta minutos, Villar Mir ha asegurado que desconoce por qué aparece el grupo OHL como «presunto donante» del PP de Madrid en una agenda incautada al supuesto cabecilla de la trama Púnica de corrupción, Franscisco Granados, exvicepresidente de la Comunidad de Madrid con el PP. El expresidente del grupo constructor entre 2003 y 2014 ha insistido en que sus empresas a veces ganaban adjudicaciones y a veces las perdían, y que siempre mantuvieron una «política de tolerancia cero» con la corrupción, han informado fuentes jurídicas presentes en la sala.

Villar Mir también se ha desmarcado de la operación sospechosa relacionada con la firma Elsan, perteneciente al Grupo Villar Mir, y que fue supuestamente utilizada para enmascarar unas mordidas por la adjudicación de las obras de tres tramos del metro de Madrid. El antiguo socio de Granados y supuesto cerebro de la red corrupta, David Marjaliza, relató al juez investigador esta irregularidad, en la que participó López Madrid con la venta de su empresa Gravitum, que podía acceder a los concursos públicos. Elsan, además, fue adjudicataria de la empresa de suelo público Arpegio, implicada de lleno en la Púnica.

Según los investigadores, la adjudicación irregular podría formar parte de los «tratos de corrupción» orquestados por Granados desde la Consejería de Transporte e Infraestructuas de Madrid, departamento que presidió entre 2003 y 2004, a los que dio continuidad desde la Consejería de Presidencia, Justicia e Interior, en las que estuvo al mando entre 2004 y 2011.

A Villar Mir no le han cuestionado por los correos electrónicos que intercambió su yerno con el antiguo jefe de gabinete y supuesto testaferro de Granados, Ignacio Palacios. Los investigadores interrogararán sobre ello a López Madrid.

Las sospechas se sustentan, entre otros indicios, en la confesión de Marjaliza, quien mañana volverá a declarar en la Audiencia Nacional.