Caso Son Espases

Villar Mir equipara su situación a la de la Infanta para pedir al fiscal que no se le juzgue

Las partes personadas en el caso Son Espases deberán decidir en los próximos días si aceptan o no el sobreseimiento solicitado por el expresidente de OHL

Juan Miguel Villar Mir (en el centro), durante la publicación de los resultados de OHL de 2015
Juan Miguel Villar Mir (en el centro), durante la publicación de los resultados de OHL de 2015 - REUTERS

El titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma, José Castro, ha dictado este lunes una providencia en la que da traslado a las partes personadas en el caso Son Espases de la petición del expresidente de OHL, Juan Miguel Villar Mir, de que se produzca el sobreseimiento de su imputación en dicha causa. Las acusaciones deberán pronunciarse sobre este punto en un plazo de cinco días.

A principios de este mes de septiembre, Villar Mir había presentado ya un recurso de apelación ante la Audiencia Provincial en el mismo sentido exculpatorio. Dicho recurso es el que Castro ha admitido ahora a trámite. Cabe recordar que en el caso Son Espases se investigan las supuestas irregularidades que se habrían producido en 2006 en la adjudicación de las obras del Hospital de Son Espases, ubicado en Palma de Mallorca. En esta causa están siendo investigados, entre otros, Villar Mir y quien en aquel momento era el presidente autonómico, el popular Jaume Matas.

En el recurso de apelación presentado por Villar Mir hace unas semanas, se criticaba al fiscal Anticorrupción, Pedro Horrach, al darse a entender de manera implícita que el empresario habría sufrido un agravio comparativo en relación al posicionamiento del Ministerio Público con respecto a la Infanta y el caso Nóos. En esta última causa, Horrach no acusó finalmente a Doña Cristina. «Se hace preciso recordar que la misma Fiscalía Anticorrupción de Baleares en otros procedimientos sobradamente conocidos siempre mantuvo, con acierto, que no se es responsable por ser quien es ni por ser lo que se es, sino por lo que se hace», señalaba el recurso, que en ese sentido criticaba que se habría imputado a Villar Mir por meras «conjeturas».

Cabe recordar que el empresario declaró ante el juez, en calidad de investigado —equivalente a imputado—, en septiembre del pasado año. Villar Mir negó durante aquella comparecencia un supuesto amaño a su favor en el concurso público convocado por Matas para la construcción de Son Espases. En ese sentido, recordó que el ganador de dicho concurso fue finalmente Dragados-FCC, a pesar de que inicialmente OHL había sido la compañía escogida.

A pesar de que OHL no fue efectivamente la empresa escogida para construir el Hospital de Son Espases, las investigaciones de este caso se centran en saber si durante el proceso previo de adjudicación se habría garantizado a Villar Mir que sería el ganador del concurso a cambio del supuesto pago de comisiones para el PP.

En la actual fase de instrucción del caso Son Espases, Matas estaría dispuesto a declarar ante el fiscal que el entonces tesorero del PP, Álvaro Lapuerta, le habría mostrado un especial interés en que OHL ganase aquel concurso. El problema al que se enfrenta el Ministerio Público en relación a este punto concreto es que el posible testimonio de Lapuerta podría ser considerado como no válido por una «demencia sobrevenida» de este testigo.

Con independencia del caso Son Espases, Horrach y Matas habrían cerrado ya verbalmente un pacto en dos o tres piezas separadas del caso Palma Arena, pero no aún en las restantes sobre las que están hablando, diez en total. El acuerdo global que Matas espera conseguir implicaría que en la mayoría de piezas sobre las que ahora hay negociaciones, Horrach sólo acusaría finalmente al expresidente balear de prevaricación —delito que no implica la pena de cárcel—, a cambio de que Matas confesase las supuestas irregularidades cometidas.

El propósito de Matas con dicho pacto sería el de evitar tener que ingresar en un futuro de nuevo en prisión. Cabe recordar que desde mediados de 2014 hasta principios de 2015, el expresidente balear cumplió una primera condena de cárcel, de nueve meses y un día, por tráfico de influencias, en concreto por favorecer a un amigo periodista con una subvención.

No obstante, aunque ahora se alcanzase dicho acuerdo global con el Ministerio Público, sería necesario un pacto semejante con la otra acusación que también se encuentra personada en diversas piezas, que es la Abogacía de Baleares. En ese contexto, la portavoz del Govern, la socialista Pilar Costa, afirmó el pasado viernes que los Servicios Jurídicos de la Comunidad mantendrán su línea de acusación contra Matas.

Por otra parte, Castro ha dictado este lunes otras tres providencias. En la primera de ellas, centrada en la pieza principal del caso Palma Arena, el juez ha dado traslado a las partes de la petición de sobreseimiento de la causa para uno de los imputados en la misma. Por lo que respecta a la pieza 24, Castro ha informado del cambio de representación para dos imputados. En cuanto a la pieza 28, el juez pide que se averigüe el paradero de dos personas.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios