Mariano Rajoy, en la Moncloa en una imagen de archivo
Mariano Rajoy, en la Moncloa en una imagen de archivo - REUTERS

Trump, a Rajoy: «Te espero en Washington»

España pierde, con la dimisión de Flynn, a su principal valedor en la nueva Administración

MadridActualizado:

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, invitó al jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, a que le visite en la Casa Blanca, durante la conversación telefónica que mantuvieron el pasado martes, día 7, según supo ABC de fuentes gubernamentales.

La conversación se desarrolló siempre en un tono amistoso, según las mismas fuentes, una circunstancia propiciada, entre otras razones, por el hecho de que no se ha suscitado ningún contencioso de carácter bilateral entre Madrid y Washington desde la llegada de Trump. Además, la nueva Administración sigue viendo a España como un socio importante y valora la estabilidad que presenta en estos momentos el país y el ritmo de crecimiento que tiene la economía española.

En ese clima, Trump se despidió de Rajoy con un: «Te espero en Washington», que previsiblemente tardará en hacerse realidad, aunque en el Gobierno se ha tomado nota de la invitación y hay disposición clara a aceptarla.

El proceso de fortalecimiento de los contactos entre los dos Gobiernos sufrió en las últimas horas, sin embargo, un serio revés con la dimisión de Michael Flynn, como Consejero de Seguridad Nacional de Trump, porque el general era uno de los principales apoyos que España tenía en la nueva Administración estadounidense, según reconocieron a este periódico las fuentes consultadas.

Principal conexión

De hecho, Flynn, fue el primer alto cargo del equipo de Trump con el que se entrevistó el ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, el pasado 15 de diciembre, en Nueva York, un mes antes de que se produjera el relevo en la Casa Blanca.

Aquella conversación, según las mismas fuentes, resultó muy útil para que Trump pudiera conocer mejor la situación real de España y valorara los beneficios que le puede aportar una buena relación con nuestro país, no solo en el campo de la Defensa, que es el que sigue interesando más a Washington.

Pese al contratiempo que supone la caída de Flynn, el Gobierno confía en que el ritmo de contactos no se verá afectado y que el primero en el tiempo será mañana mismo, en Bonn, entre Dastis y el secretario de Estado,Rex Tillerson.

Al día siguiente, el ministro español participará en la Conferencia de Seguridad de Munich, donde esperaba haber visto de nuevo a Flynn, y donde coincidirá con el vicepresidente estadounidense, Mike Pence. No es previsible que pueda cruzar con éste más que un simple saludo, ya que hay un gran número de participantes de alto nivel y Pence ha decidido limitar sus entrevistas a los representantes de la OTAN y de la Unión Europea, como bloques.