39º Congreso Federal del PSOE

Un tercio de los delegados castigan la falta de integración en la Ejecutiva

Sánchez consuma un equipo a su medida sin integrar a ningún apoyo de Susana Díaz

Un tercio de los delegados castigan la falta de integración en la Ejecutiva

El 39º Congreso Federal respaldó ayer con un 70,5% la Ejecutiva propuesta por el secretario general, Pedro Sánchez. La Ejecutiva ha cosechado 674 votos a favor, 274 votos en blanco y 8 votos nulos. El PSOE discurrirá a partir de ahora por esa paradoja de ser pilotado por un liderazgo muy acentuado y legitimado por una contundente victoria en las primarias, mientras que la Ejecutiva que lo acompañará inicia su tarea no deslegitimada, pero sí con el nivel de aceptación más bajo que se le recuerda a una cúpula en Ferraz. Algo que se interpretó como un claro voto de castigo por la falta de integración. En el equipo de Sánchez ponen en cambio en valor la otra cara de la moneda: que, después de haber ganado las primarias con el 50,2% de los votos, ha conseguido evitar la confrontación y aumentar sus apoyos.

Pero lo cierto es que ese respaldo no se ha producido a raíz de la negociación con sus rivales, sino por la rendición de estos. El tiempo, y los resultados electorales que Sánchez coseche, determinarán si estamos ante un paso atrás definitivo. Durante la tarde del sábado Sánchez fue recibiendo uno a uno a los líderes territoriales para informarles de cómo había decidido plantear su dirección. Nada de negociar cuotas de poder en la dirección, como marca la tradición socialista. Sus integrantes responden ante una única voluntad, la de Pedro Sánchez.

De los 38 integrantes que tenía la Ejecutiva de 2014 pasa a los 49 que tendrá la de 2017
Y pese a que el líder tenía las manos libres para confeccionar su Ejecutiva, la relación final de los integrantes no se conoció hasta cerca de las dos y media de la madrugada del domingo. Como si de un homenaje se tratase a la vieja historia del partido y a las negociaciones hasta altas horas de la noche. Sánchez apuró los plazos en una negociación consigo mismo para dar encaje a todos sus fieles. Porque la Ejecutiva será como nunca antes una Ejecutiva de autor. Las principales características de la dirección son que aumenta claramente su dimensión respecto a la primera etapa de Pedro Sánchez en Ferraz. De los 38 integrantes que tenía la Ejecutiva de 2014 se pasa a los 49 que tendrá la de 2017. La dirección cumple por los pelos con la paridad: un 41% de sus integrantes son mujeres. 29 hombres y 20 mujeres. Pero está lejos de ser igualitaria. Andalucía, Madrid y Comunidad Valenciana son los territorios más representados.

Este equipo celebrará hoy en Ferraz su primera reunión. Su primer cometido será designar al nuevo portavoz en el Congreso de los Diputados. Sánchez ha guardado absoluto silencio sobre el sustituto de Antonio Hernando para ocupar el puesto que José Luis Ábalos viene ocupando de forma provisional desde la celebración de las primarias. Ayer nada cambio respecto al día anterior y tres son las principales candidatas. Por un lado, Adriana Lastra, que reforzaría con ello su condición de número dos del partido, y por otro lado, las diputadas Margarita Robles o la representante del PSC en la dirección parlamentaria, Meritxell Batet. Cualquier nombramiento que se salga de estas opciones sería una absoluta sorpresa. También se tendrá que elegir al portavoz en el Senado, aunque aquí la opción más clara es Ander Gil.

Una estructura innovadora

Otro rasgo característico de esta Ejecutiva es que no habrá vocalías. Todas las personas que la integran tendrán una responsabilidad. La dirección se estructurará de forma piramidal, con secretarios de áreas de los que luego dependerán secretarios ejecutivos. Es en esos puestos donde aparecen algunas de las anécdotas del congreso, como la peculiar «Secretaría de Montaña», que ocupará Francisco Boya. Es en este segundo nivel donde Sánchez ha creado una «Secretaría de Laicidad» para José Manuel Rodríguez Uribe. Las áreas más potentes serán Organización, Cohesión Social y Economía, cada uno de ellas tendrá cuatro secretarios ejecutivos bajo su mando. De José Luis Ábalos como secretario de Organización dependerán dos personas clave en la campaña de primarias: Santos Cerdán y Francisco Salazar. Los secretarios de área más la vicesecretaria general (Adriana Lastra), la presidenta (Cristina Narbona) y el propio Sánchez constituirán la llamada Comisión Permanente. 13 hombres y 8 mujeres que serán la verdadera sala de máquinas que del partido.

Toda la actualidad en portada

comentarios