Chispas

Ni Soraya ni Cospedal

«En el PP nacional manda Rajoy desde hace 14 años y desde esta semana también lo hace en el PP de Madrid»

Curri Valenzuela
MadridActualizado:

En el PP nacional manda Mariano Rajoy desde hace 14 años; en el PP de Madrid, Mariano Rajoy también desde esta semana. El perpetuo enfrentamiento entre la secretaria general, María Dolores de Cospedal, y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, tan patente en la foto del 2 de mayo compartido por las dos en la sede de la Comunidad de Madrid, ha colmado la paciencia, por lo que parece, del jefe de ambas que hasta poco había fomentado esa rivalidad con su clásico estilo de «divide y vencerás» con el que maneja el Gobierno y el partido.

Soraya acudió a la recepción de la Puerta del Sol entre rumores de que aspira a convertirse en alcaldesa de Madrid; Cospedal porque, según el runrún del festejo, quería que se visualizara su poder sobre el PP madrileño que mantuvo mientras mandaba Cristina Cifuentes. Los malpensados de su partido, que dada su actual situación son muchísimos, trasladaron su obvio enfrentamiento de esa jornada a la lucha entre las dos para controlar ese aparato que puede ser tan importante para decantar la sucesión de Rajoy a favor de la una o de la otra.

Pues ni la una ni la otra: puñetazo en la mesa de Rajoy este lunes para designar a los dos nuevos responsables del PP de Madrid, sin ni siquiera pasar por el trámite de una gestora: dos hombres de su máxima confianza personal, que solo responderán ante él. Pío García Escudero, presidente otra vez, un cargo que desempeñó entre el 93 y 2004 y que simultaneó con el de número dos de las campañas electorales de José María Aznar como ayudante del número uno… Rajoy. Juan Carlos Vera, nombrado secretario general, fue a su vez su numero dos cuando el hoy presidente desempeñaba el cargo de Vicesecretario de Organización del PP nacional.

Cuando no te fías de nadie, vuelves la vista hacia tus leales de toda la vida, y ese ha sido el caso de los nombramientos en el PP madrileño con los que Rajoy no solo controla a esa organización, sino que pone punto final a las maniobras que se están desatando sobre su posible sucesión. Por las pistas que está dejando el presidente en sus encuentros con dirigentes regionales, parece que tomará la decisión de si volverse a presentar o no tras conocer los resultados de las elecciones municipales y autonómicas del próximo año. Hasta entonces, no quiere un rumor, ni una movida, ni otra foto como la del 2 de mayo, solo la máxima concentración de todo el partido para remontar los resultados de las actuales encuestas.

Curri ValenzuelaCurri ValenzuelaArticulista de OpiniónCurri Valenzuela