Sánchez y Rajoy, unidos contra Ciudadanos

Sobre lo que sea, veremos próximamente fotos de Sánchez firmando algo con Rajoy. A los dos les interesa

Curri Valenzuela
MadridActualizado:

Pedro Sánchez ha comprendido al fin que le interesa firmar acuerdos con Mariano Rajoy, que siempre ha estado dispuesto a ello. El secretario general del PSOE no ha cambiado de actitud para emular a su compañero socialista Martin Schulz, que acaba de pactar con Merkel. Lo hace porque coincide con el presidente en dos objetivos: hacer frente a la crecida de Ciudadanos en las encuestas y alargar la Legislatura todo lo posible.

Sánchez ha dejado de tener prisa. Necesita tiempo para consolidar su liderazgo con movimientos como el de ayer en Sevilla descongelando su mala relación con Susana Díaz. Ya no mira con temor a su izquierda: Podemos se está descomponiendo como azucarillo en vaso de agua. Iglesias ha dejado de ser su socio preferente y en la actualidad rechaza de plano las invitaciones que le cursa para presentar una moción de censura contra Rajoy.

Su miedo es Ciudadanos, como quedo demostrado en las últimas elecciones catalanas, donde la candidatura de Arrimadas venció en el cinturón industrial de Barcelona, hasta ahora la base del voto del PSC, que es vital para que el PSOE saque buenos resultados en unas elecciones generales. Con las encuestas de hoy, aquel pacto de investidura fallido hace dos años tendría a sus protagonistas con los papeles cambiados: ahora sería Rivera el candidato a presidente que pediría a Sánchez formar coalición con él.

En ese temor coincide con el presidente del Gobierno, el mismo con el que no hace tanto tiempo se negó a tomar café, un feo ya olvidado. Sánchez y Rajoy se hablan a menudo desde que han hecho piña constitucionalista frente al desafío catalán, aunque sus conversaciones no se publicitan y si incluso han almorzado juntos, no lo han querido contar. El presidente, que envidia a sus colegas del centroderecha europeo que gobiernan en coalición con socialistas y que tiene como principal objetivo alargar la legislatura hasta el 2020, siempre ha estado abierto a esa colaboración en España. Electoralmente, además, al PP le interesa más el bipartidismo actual que la irrupción de una formación que se nutre fundamentalmente de sus votantes.

Ya tenemos anunciados posibles pactos PP-PSOE sobre financiación autonómica y política del Agua. Más difícil será alcanzarlos en temas como Educación y Pensiones y dudoso el que los socialistas permitan con su abstención sacar adelante los Presupuestos. Pero sobre lo que sea, veremos próximamente fotos de Sánchez firmando algo con Rajoy. A los dos les interesa.

Curri ValenzuelaCurri ValenzuelaArticulista de OpiniónCurri Valenzuela