Profesores salen de un juzgado de Cataluña tras declarar por un posible delito de odio
Profesores salen de un juzgado de Cataluña tras declarar por un posible delito de odio - EFE

El PSOE deja en manos del PSC el apoyo a la inmersión lingüística

El respaldo a una moción de ERC provoca malestar en el grupo parlamentario

MadridActualizado:

Las tesis del PSC a favor del modelo de la escuela catalana y de la inmersión lingüística se impusieron en el grupo parlamentario socialista el pasado martes en el Pleno del Congreso. El voto a favor a una moción de ERC apoyando el polémico sistema educativo impuesto por la Generalitat catalana, ha provocado malestar en un sector de este grupo parlamentario. Algunos diputados consideran de «locos» la posición adoptada por la dirección socialista.

La intervención parlamentaria como respuesta a la moción estuvo a cargo de Manuel Cruz, el anterior portavoz socialista de Educación, y miembro del PSC, y no de la actual portavoz Luz Seijo. Por ello, las fuentes socialistas consultadas no quisieron pronunciarse sobre una cuestión que «dejamos en manos del PSC», pero que realmente perjudica a la posición del PSOE como partido de ámbito nacional.

La realidad es que los socialistas no quisieron votar en contra de dos puntos de la moción, el relativo al proceso de inmersión y la reprobación del ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, por unas declaraciones en las que aseguraba que el castellano no se enseñaba en las escuelas de Cataluña. Su posición propició que la moción saliera aprobada, en estos dos aspectos. Una postura que no era compartida por otros miembros del grupo parlamentario y que, según las fuentes parlamentarias consultadas por ABC, convierten al PSOE en «rehén del PSC».

Discrepancias

Este malestar no es percibido por el diputado Manuel Cruz, que subió a la tribuna de oradores para defender la posición del PSOE: «No me consta que haya discrepancias, y si las hay, las ignoro por completo». Cruz señala que, a la hora de fijar la posición del grupo ante esta moción, «hubo poco debate y estuvimos de acuerdo en asumir el modelo».

A juicio de este diputado, no tendría sentido posicionarse en contra del modelo de escuela catalana, ya que «el PSC fue el promotor del diseño que se hizó a final de los años 70». En este sentido, Cruz admite que sobre este modelo inicial «se han introducido modificaciones que, probablemente, podría discutirse».

El parlamentario socialista diferencia el modelo de escuela catalana con las acusaciones de adoctrinamiento en las aulas. Así, Cruz señala que se pueden haber cometido «barbaridades», pero «no tienen nada que ver con la escuela catalana».

Momento complicado

Desde otras formaciones políticas se recrimina la posición adoptada por los socialistas. PP y Ciudadanos, que votaron en contra de la moción, son los más críticos con la actitud adoptada por los socialistas, en un momento especialmente complicado.

La portavoz de Educación del Grupo Popular, Sandra Moneo, asegura que «el modelo de inmersión lingüística no está avalado ni por los indicadores internacionales ni por las sentencias del Tribunal Supremo y del Tribunal Constitucional». Los populares creen que «el PSOE debería reflexionar en relación a la postura del martes» y defiende «la enseñanza de la lengua materna junto a la oficial, en el marco de un bilingüismo integrador».

Por su parte, el secretario general del grupo parlamentario de Ciudadanos, Miguel Gutiérrez, asegura que el voto del PSOE ha puesto de manifiesto «lo mal que se han hecho las costuras en el PSOE, y que no tienen un proyecto de país. Tienen un pie en cada