España

Iglesias reta a Errejón y rechaza un pacto antes de la Asamblea de Podemos para repartir el poder

El secretario general rechaza un acuerdo «precocinado» con su número dos y reivindica su liderazgo

Pablo Iglesias hoy en e Congreso de los Diputados
Pablo Iglesias hoy en e Congreso de los Diputados - EFE

Pablo Iglesias se siente fuerte. Los resultados de las primarias en la Comunidad de Madrid, Andalucía y Extremadura han reforzado su liderazgo interno. La victoria de Ramón Espinar sobre la candidatura errejonista de Rita Maestre en Madrid se ha leído en clave interna como la confirmación de que su relato y su estrategia son las predominantes en las bases.

Si antes de esos resultados desde el entorno de Errejón no se atrevían todavía a plantear la posibilidad de una candidatura alternativa, los resultados de la semana pasada alejan todavía más esa posibilidad. Pero el compromiso de Errejón expresado el pasado lunes de defender sus tesis dejaron la puerta abierta a cuál sería su posición: «En lo personal, yo asumo, junto con muchos otros compañeros, el reto de defender las ideas del Podemos con el que nacimos y, por lo tanto, de un Podemos popular y ganador».

Entre los suyos sigue sin hablarse de candidatura, y la posibilidad más real a día de hoy sería presentar una ponencia política propia y diferente a la del secretario general. Algo que el propio Errejón no descartó el pasado lunes: «no adelantemos acontecimientos». Su objetivo sería pactar una síntesis programática y hacer valer su apoyo por parte de muchos cuadros del partido y de las bases (en la Comunidad de Madrid alcanzó el 43% de votos) para acordar también una lista conjunta que refleje su posición y sus apoyos.

Pero Iglesias se siente ahora tan fuerte que no parece estar dispuesto a ello, y hoy en el Congreso preguntado por este extremo se ha mostrado contrario a «un acuerdo precocinado» con otros dirigentes: «No podemos tomar una decisión por arriba, esto no puede ser una cuestión de pactos entre dirigentes. Tiene que haber un debate entre todos los inscritos, que son los que van a decidir la dirección de Podemos», señaló Iglesias a la entrada de la Comisión Constitucional del Congreso de los Diputados.

Las palabras de Iglesias también impugnan en cierta forma las tesis del secretario de Organización, Pablo Echenique, que pidió a Errejón e Iglesias que encontrasen una «síntesis» entre sus planteamientos para evitar un enfrentamiento en la próxima Asamblea. Iglesias ha dejado claro que se siente dispuesto a seguir al frente porque se encuentra «enormemente apoyado» y ha dicho incluso que que cuenta «con el el apoyo de Íñigo».

«Cuento con el apoyo de muchos compañeros y yo ahí tengo que trabajar para que haya un Podemos en el que quepa todo el mundo. No hay duda respecto al Podemos que represento, pero en la medida en que ser secretario general supone también integrar, tengo que esforzarme para que haya sitio para todos», ha señalado hoy.

Además, Iglesias ha dicho estar « completamente de acuerdo» con la idea planteada por Teresa Rodríguez de plantear que Podemos Andalucía debe pasar a ser un partido «autónomo y federado» dentro del partido. Ha apostado por un Podemos que se contruya de forma « mucho más descentralizada». Y ha planteado que se decidirá en la próxima Asamblea: «Es un orgullo recibir esa propuesta. Andalucía es la nación olvidada y que esa propuesta venga de ellos es una buena noticia. Ahora, la palabra la tienen todos los inscritos, que en la próxima asamblea tendrán que decidir».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios