Economía

«Personal shopper», el traje a medida del mercado inmobiliario

Cerca de 300 agencias españolas ofrecen este servicio, común en el mundo anglosajón

«Personal shopper», el traje a medida del mercado inmobiliario

Su promesa es que permiten ahorrar tiempo, dinero, estrés y preocupaciones a los consumidores. Los personal shopper inmobiliarios son nuevos profesionales del sector que aterrizaron hace bien poco en nuestro país y han llegado para quedarse. Se encargan de asesorar a los clientes que buscan una casa y se ocupan también de todas las gestiones necesarias en la operaciones de adquisición de un local, vivienda... Siempre defendiendo los intereses del comprador. Por eso, comprueban desde la nota registral hasta si existe un recibo pendiente de pagar a la comunidad de vecinos o en el inmueble se producen ruidos desagradables.

Desde 2013 existe la Asociación Española del Personal Shopper Inmobiliario (Aepsi), precisamente para dar visibilidad a esta nueva figura prácticamente desconocida en España. El año pasado sus casi 50 socios tuvieron una facturación global de unos seis millones de euros. «Este año hemos detectado en el mercado unas 300 empresas que ofrecen personal shopper inmobiliarios. El 70% de ellas tiene este servicio junto a otros y el 30% son entidades que se dedican exclusivamente a personal shopper. Calculamos que su facturación media es de unos 30 millones de euros», comenta el presidente de Aepsi Enric Jiménez. Enric es también el CEO y fundador de Somrie, una de las agencias pioneras en ofrecer estos servicios desde hace seis años.

«No vendemos viviendas sino que hacemos una búsqueda del inmueble que responde a las expectativas del comprador»

Estos profesionales nada tienen que ver con los inmuebles, es decir no venden ni locales ni casas ni chalets ni pisos... «Eso podría suponer un conflicto de intereses», asegura Ernesto Pérez, director ejecutivo de Indivisa Personal Shopper Inmobiliaria, una agencia surgida hace poco más de dos años que presta este servicio exclusivamente. «No vendemos viviendas sino que hacemos una búsqueda del inmueble que responde a las expectativas del comprador», dice.

Ya sea un piso para vivir, para invertir, o un local para montar un negocio... para un particular o para una empresa o autónomo, el personal shopper «se dedica exclusivamente a captar lo que el cliente quiere. Le hacemos un traje a medida», explica Gloria Sánchez, directora del departamento de Real Estate de Home Select, una compañía que acaba de echar a andar ofreciendo no solo la figura del personal shopper para el comprador sino también para vendedores.

Así trabajan

Estos asesores inmobiliarios tienen acceso cien por cien a todas las ventas del sector inmobiliario a través de agencias, internet, sus propios contactos, etc... Primero hacen una búsqueda de lo que responde a las necesidades del cliente. Después, visitan personalmente los inmuebles y realizan un informe detallado, «en el que se analizan las ventajas e inconvenientes de la propiedad, sobre todo éstos, ya que no se trata de vender nada sino de que nuestro cliente compre sabiendo lo que hay. Cuando elige uno de los pisos seleccionados cuenta con un informe comercial, un informe técnico, que valida el estado de la vivienda: instalaciones, ITE del edificio, fisuras o grietas, estructura, humedades...», asegura Enric Jiménez. Hasta se detalla si hay algún recibo sin pagar a la comunidad de vecinos, si hay derramas, si existen ruidos, si la vivienda está libre de cargas, gravámenes o vicios ocultos... «En el 70% de los casos, el cliente encuentra lo que busca», afirma Ernesto Pérez.

«En el 70% de los casos el cliente encuentra lo que va buscando»

Hasta ahora existía una clientela muy determinada que usaba de este servicio. «Sobre todo gente con poco tiempo, que no se puede dedicar día tras día a ver y buscar pisos o locales y delegan este trabajo», dice Sánchez. Empresarios, altos directivos, profesionales muy ocupados... Extranjeros que buscan viviendas pero solo tienen una estancia de unos días para verlas, expatriados que regresan a España y ya conocen este servicio, de tradición anglosajona, existente desde hace años en Estados Unidos, Canadá y Reino Unido.

Cada vez más consumidores solicitan a estos asesores, «gente de todo tipo», afirma Enric Jiménez. Las ventajas no son pocas: aparte del ahorro de tiempo y trabajo, también es un ahorro económico. Son arquitectos, abogados, economistas... pero sobre todo «expertos en el mercado inmobiliario. Sabemos plantear una negociación para beneficiar al cliente —asegura Ernesto Pérez—. De hecho, solemos conseguir un precio menor, entre un 5 y 10% menos del valor de la vivienda».

Así funcionan

—Lo que les distingue. Los personal shopper no venden viviendas ni locales, sino que buscan en todo el mercado (agencias, internet...) los inmuebles que coincidan con las preferencias del comprador.

—Honorarios: Cobran un porcentaje sobre el precio de compra de la vivienda, que «siempre es inferior a la rebaja que consigan en la negociación». dice Ernesto Pérez.

—Realizan informes técnicos (sobre la edificación, vivienda...), económicos (derramas, recibos pendientes, cargas) y legal (nota registral...).

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios