Vídeo: FMI advierte de riesgos para las previsiones de España - Europa Press

El FMI sugiere al Gobierno retirar la prestación a los parados que no busquen empleo

El organismo no cree que España cumpla este año el objetivo de déficit y pide al Ejecutivo que suba el IVA a productos gravados con tipos reducidos, que eleve los impuestos a hidrocaburos y que revise el gasto en Sanidad y Educación

MADRIDActualizado:

El Fondo Monetario Internacional (FMI) vuelve a pedir al Gobierno que suba el IVA a productos gravados con tipos reducidos y esta vez recomienda que concentre el ajuste en las «rentas altas». El organismo ha publicado el informe completo sobre la economía española que elabora cada año desde el rescate bancario, después de que en diciembre difundiera el documento preliminar. Desde entonces no ha variado mucho sus grandes líneas: si bien alaba la «impresionante recuperación reclama una larga lista de reformas al Ejecutivo. El FMI confirma que la economía crecerá un 2,3% este año y un 2,1% en 2018, como había publicado.

Consolidación fiscal

Los campos marcados en rojo son el estado de las finanzas públicas y el mercado laboral. En el primer epígrafe, el FMI llama la atención al Ejecutivo sobre la velocidad de la consolidación fiscal: en 2015 y 2016 no hubo ajuste alguno. Y estima que el Ejecutivo cumplirá con el objetivo de Bruselas en 2016 al reducir el agujero de las administraciones al 4,3% del PIB –4,5% si se incluyen las ayudas bancarias– pero no así en 2017, cuando se situará en el 3,2%, una décima por encima de lo exigido por la UE. Como fuere, el organismo ve factible que España cumpla el déficit sin medidas adicionales. A fin de cuentas, el Gobierno prevé un crecimiento del 2,5% este año, tres décimas superior a lo que cree el FMI, por lo que las diferencias se dirimen en décimas.

Por ello, el organismo vuelve a reclamar una completa lista de reformas a lo largo de las casi 150 páginas de su informe. Estas medidas incluyen subir el IVA «gradualmente» a los productos gravados con tipos reducidos (10%) y superreducidos (4%). El FMI recuerda que en España solo el 60% de los productos de la cesta de la compra están gravados al tipo nominal (del 21%) frente al 80% y al 70% de Alemania y Francia respectivamente. Ello provoca que la recaudación de IVA esté por debajo de la media europea, por lo que sugiere que España eleve su recaudación del impuesto en 20.000 millones, es decir, un 2% del PIB.

El FMI también pide reducir deducciones y bonificaciones, lo que elevaría los ingresos entre un0,4 y un 0,5% del PIB. Y reclama aumentar los impuestos especiales y medioambientales para así engordar la recaudación en el mismo porcentaje. El FMI destaca, especialemnte, «los tipos reducidos sobre todo a la energía». Y adjunta un gráfico en el que recoge que España es el país de la UE que menos grava a la gasolina sin plomo.

El informe subraya que el ajuste hay que hacerlo, sobre todo, del lado de los ingresos. Dos tercios de la reducción de déficit se han hecho mediante el recorte del gasto, donde hay poco recorrido detalla el FMI al comparar el peso del gasto público en España y otros países europeos. Pese a ello, sí que pide revisar la eficiencia del gasto en Sanidad y Educación ante la posibilidad de que haya duplicidades e ineficiencias. En este sentido, apuesta por introducir copagos con exenciones a las rentas más bajas y controlar el gasto farmacéutico.

Reforma de la financiación autonómica

En el mismo año en el que el Gobierno debe afrontar la reforma de la financiación autonómica, el organismo también pide endurecer el control sobre las comunidades y crear incentivos para que cumplan el déficit. El FMI destaca los problemas que ha habido entre las administraciones y la Autoridad Fiscal, que ha llamado la atención en repetidas ocasiones sobre el incumplimiento de la Ley de Estabilidad.

De cara al nuevo sistema, pide que sea más transparente y previsible, de forma que el Estado haga las liquidaciones del sistema de financiación en un menor plazo –en la actualidad son a dos años vista desde que realiza las entregas a cuenta–. Para garantizar la buena salud de las cuentas públicas, recomienda construir una hucha, algo parecido a un fondo de reserva autonómico, para aumentar la fortaleza fiscal en tiempos de bonanza y estar preparado para épocas de «vacas flacas».

Mercado laboral

La misión del FMI capitaneada por la alemana Andrea Schaechter también reclama reformas para reducir la temporalidad. Además de ayudas a jóvenes y sueldos bajos, el organismo también recomienda un contrato único con indemnización creciente que se complemente con otros contratos específicos para determinados sectores. Y sugiere al Gobierno limitar la prestación por desempleo a los parados que no cumplan los requisitos que marca la ley.

Así, pide que aplique de forma más estricta el proceso de comprobación que vigila que un desempleado que está recibiendo el paro está realizando una búsqueda de empleo activa y que participa en cursos y programas formativos. Estos requisitos, por ley, son necesarios para recibir la prestación y pueden constituir una razón para retirarla. Una condicionalidad que el FMI pide que se haga cumplir.

«Los lazos entre políticas activas y pasivas de empleo podrían estrecharse, por ejemplo haciendo cumplir estrictamente el requisito de verificar que se da una búsqueda activa de empleo y que se participa en programas para recibir las prestaciones por desempleo», abunda el FMI.

El documento también alaba el proceso de moderación salarial de la economía española, en un momento en el que CEOE, Gobierno y sinidactos están en plena negociación para este año. Como ya hizo en su momento BBVA Research –de hecho cita su informe–, el FMI calcula que sin la contención en los sueldos se hubiesen perdido 900.000 empleos –es decir, «la creación de empleo observada entre 2014 y 2015», incide–. Si la moderación salarial se hubiese aplicado antes, estima que se hubiera evitado la destrucción de dos millones de trabajos entre 2008 y 2011 y la tasa de paro hubiera subido ocho puntos menos.