Economía

Samsung se toma un respiro en la Bolsa de Seúl tras la retirada del Galaxy Note 7

Los títulos del grupo coreano cierran este jueves en los 1,244 euros tras subir un 1,43%, aunque los analistas advierten de consecuencias sobre los resultados

La multinacional surcoreana ya ha avisado que habrá una reducción de su facturación tras el fiasco del Galaxy Note 7
La multinacional surcoreana ya ha avisado que habrá una reducción de su facturación tras el fiasco del Galaxy Note 7 - EFE
EFE Madrid - Actualizado: Guardado en:

Samsung Electronics ha recuperado terreno este jueves en la Bolsa de Seúl tras su desplome del martes y de la volatilidad de sus acciones en la víspera, a raíz de la retirada de su smartphone Galaxy Note 7 por sus persistentes problemas de combustión.

Los valores del gigante surcoreano han cerrado la jornada en los 1,557 millones de wones (1.244 euros/1.371 dólares), lo que supone un incremento del 1,43%, tras cotizarse al alza desde la apertura de la negociación en el parqué local.

El martes, cuando Samsung anunció que congelaba las ventas de su «phablet» de alta gama, sus acciones se hundieron un 8,04% -su mayor caída bursátil desde 2008- y después de cancelar definitivamente la producción del dispositivo los títulos perdieron un 0,65 por ciento el miércoles.

Asimismo, la compañía anunció en la víspera una rebaja sustancial de sus previsiones de resultados para el tercer trimestre debido a que deberá retornar a sus clientes el importe (882 dólares en EEUU/859 euros en la Unión Europea) de sus más de 2 millones de terminales vendidos.

Rebaja de previsiones

Samsung ha rebajado así su pronóstico de facturación para julio-septiembre hasta unos 47 billones de wones (unos 37.859 millones de euros/41.852 millones de dólares), un 4,09% menos que su anterior pronóstico y un 8,94% menos con respecto a lo que se embolsó en el tercer trimestre de 2015.

El recorte de sus perspectivas financieras parece que no ha pasado factura a los inversores, que han pujado hoy por unas acciones que representan aproximadamente un cuarto de la capitalización total de la Bolsa, y que constituyen ahora una ganga tras dispararse su precio a raíz del lanzamiento del Note 7 y antes de que afloraran sus problemas.

Los analistas han advertido sobre la falta de alternativas de inversión ante la crisis de Samsung y su exceso de influencia en el mercado surcoreano, y han previsto una depreciación continuada para el gigante tecnológico que podría tener consecuencias a corto y medio plazo para la empresa y para la Bolsa local.

Huh Nam-Kwon, de Shinyoung Asset Management, ha firmado en declaraciones a la agancia de noticias Yonhap que «el episodio del Galaxy Note 7 representa la mayor crisis que nunca ha sufrido Samsung, y no está claro cuánto impacto tendrá en la confianza de los consumidores».

En la misma línea, Song Myung-sup, de HI Investment & Securities, predijo que el lastre del incidente «seguirá pesando sobre los resultados de Samsung incluso durante el próximo ejercicio».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios