BELÉN DÍAZ

«La revolución digital no es una opción, viene para quedarse»

El Foro ABC sobre la Industria 4.0 reúne a expertos de la Administración y de las empresas

MadridActualizado:

La Casa de ABC reunió ayer en un foro sobre la Industria 4.0, en colaboración con KPMG España, a un grupo de expertos para analizar la transformación digital de nuestras empresas. La secretaria general de Industria y de la Pyme del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, Begoña Cristeto, fue contundente: «la revolución digital no es una opción, ha venido para quedarse». Subrayó que es una gran oportunidad y que «nuestra palanca es la formación y el talento. Por eso, hay que empezar desde Primaria».

Añadió que «antes, se estudiaba una carrera y con ella se vivía toda la vida;ahora, hay que ir adaptándose contínuamente». Destacó que «hay que mejorar la productividad de la industria española, pero no vía salarios, sino con el conocimiento y la innovación», y que los clientes demandan un producto cada vez más inteligente y modelos de negocio distintos.

La secretaria general de Industria y de la Pyme presumió de que España ha sido el cuarto país de la UE en tener una estrategia en Industria 4.0, cuyo objetivo es elevar la presencia de este sector en el PIB desde el 16,1% actual. «En esta ocasión, hemos cogido el tren en la estación y no en marcha, como ha sucedido otras veces». Y destacó que la estrategia diseñada por el Ministerio cuenta con el apoyo de todas las comunidades autónomas.

Revoluciones cíclicas

El director del área de Management Consulting de KPMG España, Ignacio Crespo, recordó que las revoluciones siempre han sido cíclicas. «Así sucedió con el vapor, con los cajeros de los bancos, etc... Siempre provocan una rápida adaptación». Dijo que las nuevas tecnologías «mejoran la productividad y generan más valor al puesto de trabajo».

Y coincidió con Begoña Cristeto en que este cambio «no es una opción». Manifestó que los puestos de trabajo que serán más demandados dentro de 15 o 20 años «están aún sin etiquetar» y que la digitalización de las empresas es una vía muy importante para atraer inversiones industriales» al margen de los costes laborales o de, por ejemplo, los costes del suelo.

El jefe de Transformación Digital de Calidad de Pascual, Javier Paniagua, subrayó que «algunos puestos de trabajo desaparecerán, pero se crearán otros». La directora de proyectos de innovación de Thyssenkrupp Elevator matizó que «a corto plazo no se destruirán puestos de trabajo; la innovación es una oportunidad para mejorar técnicamente y dar un mejor servicio a los clientes».

Sobre la adaptación a este cambio tecnológico del colectivo de trabajadores de más edad, Paniagua dijo que «hay de todo, personas de 30 años que no lo ven y otras que están cerca de la jubilación que sí. No es cuestión de edad, sino de cultura empresarial», opinión que compartió Crespo.

Este ejecutivo de KPMG destacó que hay dificultades para encontrar personas digitales a pesar de que «la tecnología está disponible y es asequible». En la misma línea se expresó el director de I+D de ArcelorMittal en España, Nicolás de Abajo, quien subrayo que «actualmente no encontramos personas cualificadas digitalmente para cubrir todas las necesidades de las empresas». Añadió que los jóvenes son «más consumidores que creadores digitales».

Formación de los formadores

En este punto, la secretaria general de Industria incidió en que «falta formación entre los formadores universitarios (catedráticos, profesores...)». También cuestionó que los CEO de las empresas estén preparados para este cambio. De Abajo afirmó que «colectivamente, los CEO sí tienen la innovación en sus agendas».

Por su parte, el director de transformación digital de Acerinox, Antonio Gayo, hizo hincapié en que el potencial de esta transformación está en la analítica de los datos, «cuestión a la que antes no dábamos valor» y apostó por «integrar todo el proceso de digitalización desde los clientes hasta la entrada de las materias primas».