Economía

El Popular y los sindicatos pactan un plan de ajuste para 2.592 empleados

A partir del día 6 se abrirá un plazo de adhesión voluntaria para los empleados que decidan acogerse a las prejubilaciones y las bajas incentivadas

Los sindicatos llegaron a amenazar con una convocatoria de huelga
Los sindicatos llegaron a amenazar con una convocatoria de huelga - EFE

Banco Popular está ya a punto de iniciar la ejecución del plan de ajuste de oficinas y plantilla con el que pretende ahorrar unos 175 millones de euros al año. La dirección de la entidad y los sindicatos han alcanzado este viernes un principio de acuerdo para la salida del grupo de un total de 2.592 trabajadores, cifra que se corresponde con la última propuesta del banco. La mayor parte de esos despidos se producirán mediante prejubilaciones y bajas incentivadas.

«Este acuerdo tiene por finalidad mejorar la rentabilidad y eficiencia de la entidad, compromisos ambos adquiridos en el plan de negocio anunciado en la ampliación de capital», ha explicado la entidad presidida por Ángel Ron, que el pasado mes de mayo tuvo que ampliar capital por 2.500 millones de euros para sanearse.

El banco comunicará hoy las condiciones económicas y laborales finales del acuerdo a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), y teniendo en cuenta las intensas negociaciones entre dirección y trabajadores de los dos últimos días previsiblemente incluirá ligeras mejoras respecto al último planteamiento del Popular, que ya mejorada la propuesta inicial. En todo caso, mañana mismo por la mañana se reanudarán esas conversaciones de cara a la firma de un acuerdo final.

La dirección accedió la semana pasada no solo a reducir un 10% o en 308 personas el número de despidos, sino también a elevar ligeramente las indemnizaciones. En concreto, la entidad había planteado en su primera propuesta abonar entre el 65% y el 75% del sueldo neto actual a aquellos trabajadores de entre 55 y 59 años o más que optasen por prejubilarse. Ahora, el Popular ofrece entre el 70% y el 80%. Los incentivos a las bajas voluntarias, el número de excedencias remuneradas y las compensaciones por movilidad geográfica también fueron mejorados.

Una vez firmado el acuerdo definitivo entre dirección y centrales sindicales, a partir del próximo día 6 y hasta el 21 de noviembre se abrirá un plazo de adhesión voluntaria a esas prejubilaciones y bajas incentivadas. El banco quiere cerrar antes de final de año este ajuste, con el que el Popular prevé ahorrar coste por entre 175 y 200 millones de euros a partir de 2017.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios