PUBLIRREPORTAJE

Pardo Geijo: «El único secreto del éxito, si es que existe alguno, es el trabajo eficiente»

El despacho de Pardo Geijo es un referente nacional en Derecho Penal

Raúl Pardo Geijo
Raúl Pardo Geijo - ABC
PUBLIRREPORTAJE - Actualizado: Guardado en:

Su despacho, con más de 45 años de antigüedad, ha recibido varios galardones y reconocimientos siendo el último el de "Premio de Ley 2016" lo que convierte al bufete Pardo Geijo en referente nacional en Derecho Penal. ¿De los múltiples casos que se le presentan, coge todos o sólo elige los que le apetece?

Previamente hago una criba. Hay asuntos que no me llaman la atención pero debo asumirlos porque el cliente no puede quedar desamparado por mi simple inapetencia. Existen otros que, por honestidad, los rechazo explicándole al cliente la inconveniencia de contratarme. Por ejemplo, no es recomendable -salvo excepcionales supuestos- que el acusado de un delito de impago de pensiones tenga un abogado particular (de pago) pues, precisamente, éste es un criterio que el Juzgador tiene en consideración para entender que no se tenía "intención" de pagar y, por ende, para condenar.

Son varias las fuentes, incluso judiciales, que consideran a Raúl Pardo Geijo el mejor abogado de Murcia en Penal (delitos) y de los más significativos en el panorama nacional, ¿cómo lo ha logrado o, en otras palabras, cuál es el secreto de su éxito?

Desconozco si lo he logrado o no pero, en todo caso, el único secreto del "éxito", si es que existe alguno, es el trabajo eficiente. Ello implica una buena estrategia defensiva o acusatoria (qué tesis fáctica se va a sostener) y un pormenorizado estudio jurídico (se hace primordial la actualización diaria) para que tal estrategia encaje en la condena o absolución que se pretende.

¿Y qué hay de los casos imposibles, o sea, de esos que vienen con condena segura del acusado? Existen demasiados en su historial.

No hay casos perdidos, en mi humilde opinión. Por detalles de forma (nulidades procesales) un caso "imposible" se ha transformado en una absolución. También están aquellos en los que al acusado le piden, por ejemplo, más de 30 años de prisión y, con una buena actuación procesal, se convierte en una simple multa. En definitiva, hay muchos supuestos, cada uno con su particular perspectiva de defensa. Por ello no sólo hay que saber aplicar la ley sino, lo más importante, articular una buena defensa fáctica (de hechos) o estratégica y eso, desgraciadamente, por imposible, no se enseña en la universidad.

Aunque no le guste la fama, su despacho ha llevado asuntos muy mediáticos siendo el más reciente el “Caso Visser o Crimen de los Holandeses” donde su cliente fue la única absuelta incluso antes de que se celebrase el juicio. ¿Considera que los medios de comunicación pueden influir en la condena de un determinado cliente?

Rotundamente no. No quiero decir que, por ejemplo, por mor de las informaciones desplegadas en los medios sobre una determinada persona, un determinado juez o los miembros de un tribunal del jurado puedan tener un juicio previo sobre la misma al juzgarla, pero es en el acto del juicio donde el "buen abogado" debe ser capaz de hacer que éste/éstos se "abstraigan" de esos prejuicios y, con las armas que tenga a su disposición, demostrar su inocencia. Los prejuicios, son sólo eso y no sirven para condenar. ¡Cuántos jueces, pensando que un acusado es culpable, han tenido que absolverle para respetar los derechos fundamentales que garantiza nuestra Constitución!

¿Ha tenido conflictos, durante los juicios o en la fase previa de instrucción, con algún juez o fiscal por tener que defender a su cliente?

Por supuesto, es lógico. Un juicio es una confrontación de versiones (cómo no rebatir, con la dureza que sea precisa, al fiscal o al abogado contrario) que modera el magistrado (cómo no protestar ante, por ejemplo, la denegación de una pregunta que se considera pertinente) y, en ese sentido, si el abogado no hace valer los derechos constitucionales de su cliente se convierte en una “comparsa” o mero convidado de piedra. Luego, una vez finalizado el juicio, todos nos saludamos y entendemos -al menos así lo hago yo- que cada uno hace su trabajo y, además, de la mejor manera posible. Quien no comparte esa filosofía pienso que tiene un problema pues es ésta una situación indefectiblemente sempiterna.

¿Pueden considerarse elevados los honorarios de los profesionales de su despacho?

En absoluto. Son ajustados al enorme esfuerzo que hay que desplegar para la defensa de cada cliente. Lo que ocurre es que en este despacho se contrata a la "persona" y no a la "marca", queriendo con ello significar que el trabajo lo desempeña íntegramente el profesional elegido por el cliente sin que, en modo alguno, se derive a otras personas especializadas del bufete o a las que pertenecen al "departamento de estudio y formación", y ello por muy sencillo que pueda resultar el concreto caso en cuestión.

¿Qué opina de la nueva reforma del Código Penal?

Es todavía peor que la anterior (2010) pues es regresiva y represiva. Se ha abandonado la tendencia a despenalizar surgida en los años 80 y se amplía el catálogo de delitos hasta el punto de que casi toda conducta antisocial entra dentro del marco penal. El legislador funciona "a golpe de efecto".

Ha defendido a innumerables políticos pero también a varios jueces (y familiares de éstos) así como a compañeros de profesión ¿Cree que la justicia es más benévola para ellos?

En los políticos, en todo caso, dada la situación que vive actualmente España, lo lógico sería afirmar lo contrario. No pretendo referir que vayan a ser condenados si no existen pruebas sólidas frente a ellos pero, si lo fueran, sí que podría serle impuesta una pena superior a la habitual por motivo de "ejemplarizar" al prójimo. Como antes he dicho, se legisla a "golpe de efecto" pero también se gradúa la pena según la realidad social del momento (el delito de prevaricación, hace 15 años, no se veía de igual forma que actualmente). En cuanto al resto de defendidos que me ha mencionado, en absoluto. Creo profundamente en la independencia e imparcialidad judicial, aunque es evidente que siempre existen excepciones que, en mi caso, no se han dado, por el momento.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios