El director general de Negocio de Caixabank, Juan Antonio Alcaraz
El director general de Negocio de Caixabank, Juan Antonio Alcaraz - JOSÉ RAMÓN LADRA

El «número tres» de Caixabank pide perdón por decir que los desahucios son una leyenda urbana

«Me retracto pública y sinceramente de mis palabras y quisiera pedir disculpas a todas aquellas personas que se han podido sentir ofendidas», dice Juan Antonio Alcaraz

MADRIDActualizado:

El director general de Negocio de Caixabank, Juan Antonio Alcaraz, se ha retractado este miércoles de las declaraciones que hizo la semana pasada y en las que defendía que los desahucios en España son una leyenda urbana. El «número tres» del banco ha lamentado «profundamente» esas palabras y ha pedido disculpas por ello a las familias que han perdido su vivienda.

«Me retracto pública y sinceramente de mis palabras y quisiera pedir disculpas a todas aquellas personas que se han podido sentir ofendidas», ha dicho Alcaraz en declaraciones a la agencia Efe. «Quienes me conocen saben muy bien que lo que dije no es lo que pienso ni refleja mi forma de ver las cosas, y lo siento», ha añadido.

El alto ejecutivo de Caixabank ha desligado también a la entidad de sus declaraciones. «Siento de verdad unas declaraciones que han sido desafortunadas en todos sus términos y que en absoluto se corresponden con lo que pienso ni con mis actuaciones profesionales a lo largo de 30 años de trayectoria en el sector, ni tampoco con los valores y el modelo de gestión de nuestra entidad», ha explicado.

Alcaraz había asegurado la semana pasada que «los desahucios forman parte de la leyenda urbana». «Nosotros no hemos desahuciado a nadie. Los bancos no queremos desahuciar a nadie. Evidentemente, tenemos una hipoteca, una propiedad, y queremos que esa hipoteca se pague», afirmó en el discurso del que ahora se retracta y que habían causado gran revuelo. De hecho, partidos políticos como Podemos habían invitado al directivo a comparecer ante el Congreso de los Diputados a defender esa tesis, y la Plataforma de Afectados por la Hipoteca a acudir a sus reuniones a «escuchar la voz de las familias que llegan desesperadas porque han recibido una orden de desahucio que de legendaria no tiene nada» y a «tener el valor de decir a las víctimas que los desahucios no han sido, no son, más que una leyenda urbana».