El vicepresidente económico de la Generalitat, Oriol Junqueras, y el presidente del Govern, Carles Puigdemont
El vicepresidente económico de la Generalitat, Oriol Junqueras, y el presidente del Govern, Carles Puigdemont - AFP

Nueve empresas a la hora abandonan Cataluña desde el referéndum del 1-O

Son ya 1.185 las firmas que han trasladado su sede social. El pasado jueves marcó un nuevo récord diario, con la fuga de 268 compañías

MADRIDActualizado:

Lejos de remitir con el paso del tiempo, la fuga de empresas de Cataluña se agudiza diariamente desde el 1-0. El éxodo de compañías en la comunidad autónoma ya ha rebasado la barrera psicológica de las 1.000 sociedades. La sangría es constante, especialmente desde el pasado día 9. En concreto, desde comienzos de mes han hecho la mudanza de sede social 1.185 compañías. De ellas, 268 hicieron las maletas solo en el pasado jueves, el récord de salidas durante el periodo, según las estadísticas proporcionadas por el Colegio de Registradores.

«Desde el 1-O la afluencia de personas para cambiar la sede social es muy importante. De hecho, se están produciendo, literalmente, colas en las notarías catalanas cada día», reconocen fuentes del cuerpo notarial de esta comunidad autónoma. Las estadísticas permiten vislumbrar esta situación: teniendo en cuenta que desde entonces se han contabilizado 14 días laborables -descontando sábados y domingos y excluyendo el día de ayer, sobre el que aún no han trascendido datos- y teniendo en cuenta el horario habitual de trabajo de los registradores y notarios, de 9.00 a 18.00 horas (nueve horas diarias) son 126 las horas que han pasado desde entonces. Dividiendo el número de compañías que han cambiado su sede social por el tiempo transcurrido, la ecuación da como resultado la mudanza de 9,4 empresas a la hora.

La provincia más castigada por la huida corporativa es Barcelona (que concentra un 89,45% de las modificaciones de sedes), seguida a gran distancia por Lérida (4,5%), Tarragona (4,4%) y, en último lugar, Gerona (1,6%). El protagonismo de la primera es coherente con la mayor presencia de iniciativa privada.

El desequilibrio entre salidas y entradas de empresas también queda patente en que durante este mismo periodo únicamente han llegado 52 firmas desde fuera de Cataluña. Es decir, han llegado cerca de 20 veces menos firmas de las que se han marchado.

Cementos Molins, la última

Ayer fue el turno de Cementos Molins, la histórica cementera cuyo consejo de administración acordó ayer trasladar su sede social de San Vicente dels Horts (Barcelona) —localidad donde Oriol Junqueras fue alcalde— a Madrid, debido a «la situación política y social que se vive en Cataluña y a la inseguridad jurídica que ello provoca». En un comunicado, la compañía reconoce que ha adoptado esta decisión «con el objetivo de salvaguardar los intereses del grupo, de marcado carácter internacional, y garantizar su normal operativa».

Asimismo, Caixabank continuó con su proceso de traslado de filiales, después de que el pasado 6 de octubre desplazara su sede a Valencia: Building Center, Comercia Global Payments y Caixabank Consumer Finance tendrán su centro de operaciones en Madrid. La lista es ya muy nutrida e incluye a varias de las multinacionales más destacadas antes radicadas en la comunidad autónoma (Sabadell, Gas Natural, Abertis, Cellnex, Catalana Occidente, Codorníu y un largo etcétera).

Mientras tanto, el Ministerio de Hacienda mantiene una posición expectante ante su futura implicación en la intervención de la Generalitat tras aplicar el artículo 155. Hasta entonces, la Agencia Tributaria ha observado que junto a los más de mil cambios de sede social de empresas que han abandonado Cataluña desde el 1-O, también se ha producido un considerable aumento de los traslados de domicilio fiscal de compañías afincadas en la región que se han dirigido a otros puntos de España. La entrega de los correspondientes formularios, el llamado modelo 036, ha experimentado un fuerte repunte.

El cambio de sede fiscal implica que estas empresas pasan a pagar el impuesto de Sociedades en la delegación de la Agencia Tributaria donde se trasladen. Además pasan a tributar por impuestos locales y autonómicos como Actividades Económicas o Actos Jurídicos Documentados y Transmisiones Patrimoniales. «Con el cambio de sedes se garantiza que todo seguirá igual con independencia de lo que decida el Gobierno catalán», asegura Ignacio Ferrer-Bonsoms, de Ferrer-Bonsoms & Sanjurjo, Abogados. Asimismo, el Fisco vigilará que esta cascada de cambios de sede fiscal son efectivos, para vigilar que no haya falsos traslados. Según la ley General Tributaria, la sede fiscal de una empresa es su domicilio social, siempre que allí se centralice su gestión administrativa y dirección de sus negocios. Por ello, debe producirse efectivamente este traslado de su centro de operaciones.

Pero los frentes son múltiples. Desde el mes de octubre unas 145 empresas públicas tributan IVA, IRPF y Sociedades a la Agencia Tributaria catalana, que a su vez pasa sus datos e ingresos a la estatal. La presentación de modelo en IVA y Sociedades acabó justo ayer. En septiembre, cuando aún había algo más de 20 empresas en esta plataforma, la AEAT no contabilizó retraso alguno en el pago de impuestos por parte de estas compañías.