Economía

La nómina de las pensiones superará los 17.000 millones en diciembre

El pago del mes y de la extra de Navidad obligará a la Seguridad Social a abrir de nuevo el Fondo de Reserva, que ya solo tiene fondos para 2017

La presidenta de la Comisión de Seguimiento y Evaluación de los Acuerdos del Pacto de Toledo, Celia Villalobos
La presidenta de la Comisión de Seguimiento y Evaluación de los Acuerdos del Pacto de Toledo, Celia Villalobos - EFE
Susana Alcelay Madrid - Actualizado: Guardado en:

El Pacto de Toledo comienza esta semana sus trabajos en busca de la fórmula financiera que garantice la viabibilidad del sistema de pensiones. Y mientras esto ocurre el calendario avanza hacia uno de los meses más negros para la Seguridad Social, diciembre, en el que el sistema debe desembolsar dos nóminas para los pensionistas, la ordinaria y la extraordinaria de Navidad, idéntica situación a la que ocurre con la extra de verano. Una tensión de tesorería difícilmente soportable sin la asistencia del Fondo de Reserva, el colchón al que le quedan ya 24.207 millones de euros.

El próximo diciembre la Seguridad Social deberá desembolsar una factura superior a los 17.000 millones para pagar las pensiones teniendo en cuenta que la nómina mensual alcanzó los 8.576,6 millones el pasado 1 de octubre, lo que supone un alza interanual del 3,13%.

La pensión media de jubilación, la mayoría que abona el sistema, es de 1.047,9 euros, lo que supone un aumento del 2,08% respecto al año pasado. Y la pensión media, de 907,7 euros, supone un 1,90% más. Hoy, el sistema de previsión cuenta con 9.447.945 pensiones contributivas, un 1,21% más respecto al año pasado. Más de la mitad (5.764.058) son por jubilación; 2.362.301 de viudedad; 940.553 por incapacidad permanente; 341.091 de orfandad y 39.942 a favor de familiares.

El tirón del empleo sigue siendo insuficiente en España para sostener por sí solo el sistema público. Desde que la economía volvió al crecimiento en 2014, los afiliados han crecido en 1.408.133, a razón de medio millón por año, un ritmo todavía insuficiente para poder sostener el incremento constante de pensionistas.

Mientras el número de pensionistas ha crecido un 13% desde 2008, los afiliados han menguado un 8%. España aún no ha alcanzado el número de afiliados que había antes de la crisis, a pesar de la mejora del mercado laboral. Y las previsiones a futuro no son muy esperanzadoras. El Ministerio de Empleo estima que para 2022 por cada diez personas en edad de trabajar haya seis potencialmente inactivas. En 2040, por cada persona en edad de trabajar habrá otra en edad de no hacerlo. Y en 2050 los mayores de 65 años representarán el 37% del conjunto de la población, 20 puntos por encima del porcentaje actual, que supone el 17%. Un cóctel explosivo que ha obligado a la comisión del Pacto de Toledo a acelerar sus trabajos para diseñar una reforma que apuntale el sistema.

El progresivo aumento del gasto ha disparado todas las alarmas teniendo en cuenta que desde diciembre de 2012 el Gobierno se ha visto obligado a tirar del Fondo de Reserva para poder hacer frente a las extras de julio y de diciembre. Desde entonces los pensionsitas han cobrado sin problema, pero la «hucha» ha menguado sus ingresos en casi 50.000 millones. Este ejercicio la Seguridad Social necesitó recurrir al Fondo dos veces en un mes. La primera, para hacer frente a la extra de julio y, en la segunda, fueron 1.000 millones para liquidar el IRPF de los pensionistas con Hacienda. Entre ambas disposiciones, Empleo sacó 9.700 millones de la «hucha».

Tras ambas disposiciones, en el Fondo de Reserva ha quedado en 24.207 millones, una cantidad equivalente al 2,24% del PIB, que se aleja mucho ya de los casi 67.000 millones que acumulaba en el momento de mayor ahorro. Al ritmo que se está consumiendo esta «hucha», a finales del año que viene se agotarán sus recursos y se tendrá que recurrir a más fondos procedentes de impuestos para pagar las pensiones. En diciembre de 2015 la Seguridad Social sacó 7.750 millones de euros con cargo al Fondo de Reserva para pagar las pensiones. Si este año se repitiera la misma disposición, el Fondo quedaría en 16.457 millones, tan solo para dos pagas más.

El principal reto que tiene el Pacto de Toledo es explorar las medidas necesarias para devolver el equilibrio financiero al sistema, ahora muy dañado, con un déficit histórico que rozará este año los 19.000 millones, el 1,7% del PIB. Para 2017, sin embargo, la previsión es que el desfase del sistema disminuya en algo más de 3.000 millones, hasta el 1,4% del PIB. El año próximo el gasto en pensiones superará los 136.000 millones, por encima de los 135.449 millones que prevé desembolsar este año, casi el 40% del presupuesto.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios