Imagen de la autopista de peaje que une Sevilla y Cádiz
Imagen de la autopista de peaje que une Sevilla y Cádiz - PACO MARTÍN

El Gobierno pondrá en marcha en febrero el rescate de las autopistas de peaje

La primera en pasar a manos de Seittsa será la R-4, mientras que se espera que otras siete vías hagan lo propio en marzo

Actualizado:

Cuenta atrás para el rescate de las autopistas de peaje. El Gobierno comenzará a gestionar, a través de la Sociedad Estatal de Infraestructuras del Transporte Terrestre (Seittsa), la R-4 en febrero, según aseguran fuentes de Fomento.

Está previsto que otras siete vías -la R-2, la M-12, la R-3 , la R-5 , la AP-36, la Circunvalación de Alicante y la Cartagena-Vera- puedan pasar a manos del Estado un mes más tarde, mientras que todavía no hay fecha prevista para el rescate de la AP-41.

Hay que recordar que todas estas autopistas deben pasar un proceso de liquidación elaborado por distintas administradoras concursales. La AP-41, sin embargo, todavía no ha sido liquidada, por lo que es la infraestructura que acumula el mayor retraso. Pese a ello, los planes del Gobierno pasan por tomar posesión de esta vía esté resuelto el concurso o no.

El tiempo apremia. La intención del Ejecutivo es que para finales de año las autopistas hayan sido adjudicadas de nuevo. Antes de ello tendrá que obtener su gestión, un plazo que en Fomento esperan cumplir a mediados de año.

Y es que el Ministerio quiere resolver el proceso en 2018 para evitar un gran desfase en las cuentas públicas. Una vez las vías pasen a manos de Seittsa, el Estado tendrá seis meses para indemnizar a las actuales concesionarias a través de la responsabilidad patrimonial de la Administración (RPA). La cuantía de este concepto se desconoce por el momento. Se enmarca en una horquilla que va desde los 2.000 millones que prevé el Ejecutivo hasta los 5.000 millones que estima Seopan, patronal de las grandes constructoras.

La intención del Gobierno pasa por amortiguar esta suma con la nueva adjudicación de las vías antes de que finalice el año. Desde Fomento se estima que esta concesión aportará entre 700 y 1.000 millones al Estado. Una cifra que según el Ministerio no evitará cierto «desbalance» en la operación, pero sí limitará su impacto en el déficit público, siempre y cuando se realice en el presente ejercicio.

La concesión de estos activos se producirán en dos lotes. Uno recogerá la Circunvalación de Alicante y la autopista Cartagena-Vera y otro con el resto, incluida la AP-41, que se incluiría en la licitación aunque no tenga el plan de liquidación aprobado, según notificaron desde Fomento.

El Gobierno sostiene que el tráfico de estas autopistas, que quebraron en parte por la escasez de vehículos, creció un 8,6% en 2017. El mayor incremento se produjo en la AP-41, con un 16,6%, y el menor la circunvalación de Alicante, con un 6%. Las previsiones es que mantengan este crecimiento durante los próximos años.