Oficinas de Norges Bank en Oslo
Oficinas de Norges Bank en Oslo - ABC

El fondo soberano noruego es el tercer mayor accionista de Iberdrola con un 3,25%

Norges Bank está presente también en Indra, Bankia, Vocento, Euskatel, Mediaset y Neior Homes

BerlínActualizado:

El fondo soberano de Noruega, que suma un billón de dólares, el más grande del mundo, y que gestiona el banco central del país escandinavo (el Norges Bank) acaba de desembarcar en el accionariado de Iberdrola. Con el 3,25% de su capital, se ha convertido en el tercer mayor accionista de la eléctrica que preside Ignacio Galán.

Los dos principales accionistas de la eléctrica son Qatar Investment Authority con 6,16% y Capital Research con un 5,11%. En cuarto lugar está Blackrock con el 3,02%.

La inversión del Fondo de Pensiones del Gobierno de Noruega en la eléctrica asciende a 1.356 millones y le permite a la empresa española mantener un núcleo duro más estable tras las reducciones de participación del fondo de Qatar.

Norges Bank no quita los ojos a España. Las últimas adquisiciones declaradas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) han sido el 3,01% de Mediaset España y el 4,8% de la inmobiliaria Neinor Homes. En total, el gigante nórdico ha destinado alrededor de 170 millones de euros.

A finales de noviembre, después de que el FROB anunciase la colocación de un paquete del 7% de Bankia, Norges Bank comunicó a la CNMV que había alcanzado el 3,2% del capital del banco presidido por José Ignacio Goirigolzarri. Luego, a mediados de diciembre, el Fondo declaró el 3% en el capital de Euskaltel y Vocento, y elevó su presencia en Indra hasta el 4% desde el anterior 3%.

El Norges Bank ha recomendado al flamante nuevo ejecutivo que dirige la conservadora Erna Solberg desinvertir –paradójicamente– en gasistas y petroleras, así como en compañías involucradas en la fabricación de armas nucleares, que dañen el medio ambiente o violen los derechos humanos. Por esta razón, Oslo se ha desvinculado de la taiwanesa Evergreen Marine, la surcoreana Korea Line, y las tailandesas Precious Shipping y Thoresen Thai Agencies al considerar que estas cuatro compañías tienen el riesgo de provocar graves daños medioambientales o violar sistemáticamente los derechos humanos.

Bajo este mismo foco se ha puesto en observación a la surcoreana Pan Ocean Co. En el caso de la polaca Atal, Oslo ha justificado su exclusión por «el inaceptable riesgo de sistemáticas violaciones de los derechos humanos». Por su parte, la decisión de excluir a las estadounidenses Aecom, Huntington Ingalls Industries y Fluor Corp, así como a la británica BAE Systems, responde a su participación en la producción de armas nucleares, mientras que por esta misma razón el consejo ejecutivo de Norges Bank ha decidido mantener la exclusión que pesa sobre la estadounidense Honeywell International.

Acerca de la desinversión en petroleras y gasistas, el vicegobernador del Norges Bank, Egil Matsen, ha indicado que «nuestra perspectiva aquí es reducir los riesgos para la riqueza del Estado» agregando que el país escandinavo será «menos vulnerable» a caídas en los precios del petróleo o del gas. La medida afecta a compañías como BP, Royal Dutch Shell, Total, Chevron y ExxonMobil y supone desinversiones superiores a los 30.000 millones de euros. Con esta medida, Oslo cierra el proceso que comenzó al vender las acciones del fondo en el sector del carbón y que ahora termina eliminando la totalidad de los combustibles fósiles de su cartera.