Antonio Moreno, presidente de la Comisión de Industria de la Cámara de Comercio de España y presidente de Alstom
Antonio Moreno, presidente de la Comisión de Industria de la Cámara de Comercio de España y presidente de Alstom - Maya Balanya
Presidente de la Comisión de Industria de la Cámara de Comercio de España y presidente de Alstom

«Las empresas industriales tienen que ganar tamaño en España»

Antonio Moreno, presidente de la Comisión de Industria de la Cámara de Comercio de España y presidente de Alstom, reclama menos normativa y, de una vez por todas, un pacto por la industria

MadridActualizado:

Las empresas industriales, que generan el 12% del empleo del país, piden al Gobierno, entre otras cosas, que reduzca las normativas que, entre las estatales y las autonómicas, hacen muy difícil su día a día, y la unificación de los umbrales que establecen la obligatoriedad de cuentas anuales y auditoría.

Las empresas reclaman desde hace años un pacto para la potenciación de la industria en España. ¿Por qué no se ha logrado?

Se ha demostrado que el sector industrial es estratégico y aporta mucho valor al país, ya que es el que tiene el empleo más estable en momentos de crisis, es el que más exporta, ya que realiza el 50% de las exportaciones totales, y en términos de salarios la media es un 16% más alta que en cualquier otro sector. Con todos estos datos, la pregunta se la tiene que hacer a los diferentes partidos políticos porque, además, un pacto por fortalecer la industria no debería tener ninguna connotación política. Se ha comprobado que los países en los que hay más industria se han comportado mejor durante las crisis, como Alemania y Corea, entre otros.

¿Pero cuál es el argumento de los distintos partidos políticos?

Uno a uno están de acuerdo en que el peso de la industria debería ser mayor en el tedijo productivo pero, en un segundo momento, cuando se sientan todos, no hay fumata blanca, pese a que ahora hay una mayor conciencia de la importancia de nuestro sector. En los años 70, la industria suponía el 35% del PIB, frente al 14% en que estamos ahora, y hubo unos años en los que el sector servicios empezó a tomar mayor importancia. En ese periodo se hablaba mucho de la deslocalización de las fábricas y de que el mercado sea libre, pero ahora la situación es diferente porque las empresas, las Administraciones y las organizaciones se dan cuenta de que dónde se fabrica es importante.

Claro que es importante. Hasta los grandes del textil se han dado cuenta y están ahora produciendo mucho más en proximidad.

Efectivamente, pero antes hubo un movimiento en el sentido de «nos vamos todos a China e India»; y ahora estamos en esa vuelta, porque no todo es el coste de produccción, sino que también es importante el coste logístico, los tiempos de respuesta, la capacidad de hacer modificaciones, la calidad... Esta vuelta es buena para la industria de nuestro país, porque nosotros tenemos una posición competitiva muy buena por acceso a mercados, salarios, logística, preparación, etc.

Esto se vio en la industria del automóvil, cuando España acogió fábricas que se deslocalizaban de otros países europeos.

Efectivamente, es un ejemplo clarísimo, ya que se ha visto que teniendo un plan estratégico y unos objetivos claros podemos ser la octava potencia mundial en fabricación de automóviles. Y somos de los pocos que sigue creciendo, alrededor de un 5% el año pasado en España, sobre todo para exportar, destino de más del 90% de la producción.

En materia de tamaño, la falta del mismo en las empresas españolas sigue siendo un lastre. ¿No es así?

Está demostrado que las empresas que ganan tamaño son más estables, tienen empleo de más calidad, son las que exportan y las que innovan. Y todo esto es muy difícil de hacer en empresas de menos de 9 trabajadores, por lo que la digitalización la vemos como una oportunidad para tomar una posición de liderazgo en la industria. En un ranking del World Economic Forum salimos en el puesto 24 de 25 de los países mejor preparados para la digitalización, de modo que tenemos una oportunidad excelente gracias a las buenas infraestructuras de telecomunicaciones que tenemos».

¿Qué le pide el sector industrial al Gobierno?

Muchas cosas pero sobre todo simplificación administrativa, ya que el año pasado se publicaron 950.000 páginas de normativa, la unificación de los umbrales que delimitan la presentación de cuentas anuales y auditorías y la equiparación del personal dedicado a la modernización de las empresas con el de I+D a efectos fiscales.