Protesta de trabajadores de Abengoa en Sevilla
Protesta de trabajadores de Abengoa en Sevilla - EFE

Los despidos colectivos bajan, pero las indemnizaciones siguen siendo elevadas

Los afectados por ERE solo suponen el 1% de las extinciones de contratos laborales

MadridActualizado:

Los expedientes de regulación de empleo o ERE han vuelto a tomar protagonismo en las última semanas, sobre todo después del anunciado por el Banco Santander tras absorber al Popular. Otras grandes empresas también han anunciado la reestructuración de sus plantillas utilizando este mecanismo, como Bankia (2.510 bajas previstas), Iberia (hasta 955), Segur Ibérica (2.000), Unipost (2.200), Siemens Gamesa (272), Ericsson (369) e Isolux (575).

Aunque estos casos son muy llamativos, lo cierto es que, estadísticamente, los despidos colectivos solo suponen el 1% de las extinciones de las relaciones laborales que se producen en nuestro país desde hace meses. Las empresas recurren con mayor frecuencia a vías de terminación de la relación laboral en la que no existe control sindical, como los despidos individuales (14% del total) y, sobre todo, la finalización de los contratos temporales (82%), según los datos que maneja CC.OO.

También hay que matizar que los expedientes de regulación de empleo pueden ser de distintos tipos, como despidos colectivos, suspensión de contratos, reducción de jornada. También hay ERE temporales o de extinción (de la actividad de la empresa), como son los casos de Unipost e Isolux.

Este año, el sector servicios es el que registra más ERE, seguido del de la banca y la industria manufacturera. Hasta septiembre, los despidos colectivos habían afectado a 15.210 trabajadores, casi un 75% menos que en el mismo periodo de 2012, cuando la crisis del mercado laboral alcanzó registros históricos. En el sector de la industria, la caída es del 80%, del 85% en la construcción y del 68,6% en servicios, según las estadísticas del Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

Una gran parte de las empresas que imponen expedientes de regulación de empleo lo hacen con interesantes condiciones y buenas indemnizaciones. Sobre todo cuando se trata de compañías importantes y multinacionales, que temen cualquier conflicto con sus trabajadores que dé lugar a huelgas y manifestaciones.

En esos supuestos la banca es y ha sido históricamente la que mejores condiciones ha ofrecido a sus empleados para salir de las entidades. Empresas de otros sectores, si tienen beneficios, también presentan jugosas indemnizaciones, como es el caso de Iberia.

Los problemas surgen en pequeñas empresas y en aquellas que van a cerrar y se trata de ERE de extinción. En estos casos, las indemnizaciones se limitan a los 20 días por año trabajado y un máximo de 12 mensualidades que fija la legislación laboral.

En el ERE de Banco Santander, solo los mayores de 62 (muy pocos trabajadores) tendrían esa indemnización mínima. A partir de 50 años, ya pueden acogerse a prejubilaciones, cuyas compensaciones dependerán de la edad y antigüedad, y con una indemnización de hasta el 80% del salario pensionable.

El proceso de reestructuración de Bankia con motivo de su fusión con Banco Mare Nostrum (BMN) contempla la salida de un total de 2.510 trabajadores. El planteamiento inicial de Bankia prevé prejubilaciones a partir de los 57 años con un porcentaje del salario bruto a determinar y con convenio con la Seguridad Social hasta los 63 años. Para los menores de esta edad, la fórmula propuesta por el banco que preside José Ignacio Goirigolzarri son bajas incentivadas. Además, el proceso, cuya fase formal de negociaciones comenzaría el próximo 2 de enero, también contempla indemnizaciones a partir de 80 kilómetros de movilidad geográfica, frente a la petición de 35 kilómetros de los sindicatos.

Iberia, por su parte, ofrece condiciones parecidas en su ERE, que se prolongará hasta 2019. Aquí, las prejubilaciones serán a partir de los 58 para los pilotos y personal de tierra y de 55 años para los tripulantes de cabina (azafatas). Para las bajas incentivadas ofrece 35 días por año trabajado con un máximo de 30 meses.

Por su parte, en Ericsson se pueden acoger a las prejubilaciones los trabajadores con 53 años, a quienes les corresponderá el 75% del salario hasta que cumplan los 61 años.