Economía

La construcción de viviendas se reactiva y alcanza máximos de cinco años

En lo que va de año, el número de visados de obra nueva ha crecido un 27%

La construcción de viviendas se reactiva y alcanza máximos de cinco años
DANIEL CABALLERO/LUIS M. ONTOSO Madrid - Actualizado: Guardado en:

Las grúas vuelven al paisaje español. Después de casi un lustro en mínimos, las licencias de obra nueva para la construcción de viviendas se han elevado un 27% de enero a mayo de 2016 en comparación con el mismo periodo del año pasado, alimentados en buena medida por el alza de la demanda de compraventa y la incipiente falta de inmuebles en determinadas zonas geográficas, especialmente en los principales núcleos urbanos y las zonas más demandadas de costa.

Después de la sequía de los años 2013 y 2014, la concesión de visados se ha recuperado y empieza a ganar fuerza, pese a que los datos se encuentran aún a años luz de las cifras de los años de la burbuja:_durante los cinco primeros meses de 2016 el número de visados de obra nueva para fines residenciales, según las estadísticas del Ministerio de Fomento, se elevó a 8.337 edificios, un 27% más que durante el mismo periodo del año pasado. Mientras tanto, el número de visados por número de viviendas se incrementó más de un 32% hasta las 40.014 unidades.

Ciertamente, se trata de una cifra once veces inferior a la registrada en el punto álgido del periodo expansivo del sector de la construcción de viviendas, en 2005, cuando de enero a mayo se cuantificaron 92.463 autorizaciones para edificar inmuebles residenciales. Pero el dato de este año confirma una tendencia alcista que arrancó el año pasado._De hecho, el 2016 es el mejor dato registrado en de los últimos cinco años.

Más empleo en la construcción

El aumento de los visados se suma a otros indicadores que apuntan a la recuperación de la actividad, como la afiliación a la Seguridad Social en la construcción, que repuntó entre junio y julio cerca de un 0,35%, porcentaje ligeramente superior al del conjunto de la economía (0,31%), tal y como recordó BBVA en su último observatorio inmobiliario._En total, durante los primeros seis meses del año el empleo en el sector se elevó un 1,3% hasta las 13.100 personas.

Pese a la ralentización de las ventas durante el pasado mes de julio, dado que las operaciones subieron un 1,1% frente a los incrementos anteriores superiores al 15%, BBVA espera que se mantenga la tendencia al alza. «La actividad inmobiliaria continuará apoyándose en el crecimiento de la demanda y en la paulatina absorción de la sobreoferta de viviendas, lo que augura un final de año con un crecimiento notable, aunque desde niveles relativamente bajos».

Medio millón de casas sin vender

El aumento del número de visados llega en un momento en el que el sector aún sigue lastrado por el remanente de viviendas sin vender procedentes de los años de mayor actividad. La vivienda nueva en España sin vender alcanzó su pico máximo en época de crisis en 2009. Aquel año, constructoras, bancos y fondos contaban con una cartera de 649.780 inmuebles sin poder darles salida al mercado debido a la grave crisis financiera. La debacle sufrida principalmente por el sector inmobiliario propició que, desde comienzos de 2009, comenzaran a paralizarse ciertas construcciones y otras quedaran terminadas, pero sin comprador. A día de hoy, con el mercado en plena recuperación, esta cifra se ha reducido drásticamente en un 21% hasta quedar en 513.848 pisos sin vender en 2015, según datos del ministerio de Fomento.

La bajada comenzó en el año 2010 con un tímido -1,1% y, desde entonces, los datos solo han ido a mejor gracias a la contención de la construcción y la recuperación progresiva del sector inmobiliario. En 2012 se registró la mayor minoración de las cifras de casas y pisos nuevos sin vender con una reducción del 6,9% mientras que el último año la reducción fue del 4,1% respecto a 2014.

De esta manera, en 2015 el porcentaje de stock de viviendas nuevas sin vender respecto al total de inmuebles en el país representó el 2,01%, después de reducirse un 4,09% en términos interanuales en comparación al año anterior. La tendencia resulta claramente al alza y las previsiones son que el stock se reduzca todavía más en los años venideros gracias a una creciente demanda.

Preferencia por pisos usados

El sector de la vivienda nueva mantiene un buen ritmo de reducción de stock desde 2011 mientras que los datos de los primeros seis meses de 2016 también invitan también apuntan en este sentido. Las transacciones sobre vivienda nueva acumulan dos trimestres consecutivos de subidas respecto al periodo inmediatamente anterior. En el segundo trimestre, según el Colegio de Registradores, se registraron 19.547 operaciones, lo que supuso el 18,1% del total. De esta forma, se registró el mayor incremento de ventas con el 0,84% en los últimos cinco trimestres. Así, la preferencia de los compradores continúa centrada en la compraventa de viviendas usadas, tras aumentar ésta en un 8,5% en términos intertrimestrales.

A pesar de todo, la vivienda nueva que se encuentra en el mercado se identifica con la no vendida en periodos anteriores ya que, en el momento actual, las promotoras y constructoras han frenado el hambre de urbanización que registraron a principios de siglo. Su construcción se ha paralizado en comparación a los primeros nueve años de este milenio. En 2005 se registró un incremento del 89,9% del stock de vivienda nueva sin vender respecto al año anterior; en 2006, del 40,1%; en 2007, del 51,3%; en 2008, del 41%; y en 2009, del 11,4%.

Madrid, la excepción

Mientras el stock de obra nueva se ha reducido en la gran mayoría de comunidades autónomas, Madrid protagonizó en el año 2015 la excepción al aumentar éste hasta las 42.131 viviendas, lo que representa ya un 8,2% del total. Así, en términos interanuales, aumentó en un 1,42% respecto a 2014. Por el contrario, del total del parque de viviendas en Madrid, tan solo representa el 1,43%, con lo que no debe haber lugar a la alarma por el ascenso del stock nuevo sin salida al mercado. La principal razón de este aumento radica en que en la capital la construcción de nuevos inmuebles tira hacia arriba de forma continuada debido a una mayor demanda de los clientes por ser el centro económico y administrativo del país. Así, las ventas de vivienda nueva en la capital durante el último trimestre ascendieron hasta las 15.540 transacciones. Por ello, las mayores tasas de construcción de vivienda nueva se vienen registrando en la capital del país, además de en Barcelona y la costa mediterránea, donde es más fácil dar salida al stock de vivienda nueva en comparación a otras ciudades españolas.

País Vasco y Navarra, las mayores caídas

En el punto contrario de la balanza, País Vasco y Navarra registraron las mayores caídas con un 14,52% y 100% respectivamente en términos interanuales respecto a 2014, aunque en el caso de la Comunidad Foral no significa que no cuente con vivienda nueva por sacar a la venta, sino que no tiene stock desde que comenzó la serie histórica en 2004.

En el conjunto de los territorios autonómicos, tres comunidades acumulan ya el 49,53% del total del stock nacional de viviendas nuevas sin vender en el año 2015: Comunidad Valenciana, Cataluña y Andalucía. Los territorios del arco del Mediterráneo, excepto Murcia, copan los mayores porcentajes, todos por encima del 10% respecto al conjunto de España. Por contra, Ceuta, Melilla, Navarra, Cantabria y Extremadura registran las menores tasas respecto al stock nacional, todas por debajo del 0,16% en datos de 2015.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios