Economía

La bodega china que aspira a convertirse en el mayor productor de vino del mundo

El grupo ChangYu, que compró en 2015 el 75 % de la bodega navarra Marqués de Atrio, comercializa en España su vino 'Noble Dragón' desde el pasado mes de marzo

Zhou Hongjiang. CEO de ChangYu Pioneer
Zhou Hongjiang. CEO de ChangYu Pioneer - ABC
EFE Madrid - Actualizado: Guardado en:

«Confiamos en que llegaremos a ser el mayor productor de vino del mundo en el futuro», asegura el CEO del grupo ChangYu Pioneer Wine, Zhou Hongjiang, en relación a las expectativas de crecimiento de la bodega china, que ocupa actualmente la cuarta posición mundial y acaba de desembarcar en España.

El grupo ChangYu, que compró en 2015 el 75 % de la bodega navarra Marqués de Atrio, comercializa en España su vino 'Noble Dragón' desde el pasado mes de marzo en grandes superficies como «Carrefour, Gadisa Retail, Hiper Usera o Ahorramas», precisa Zhou Hongjiang en declaraciones a Efeagro. En estos seis meses, la compañía ha vendido 20.730 botellas de este vino, el único de China «que tiene verificación internacional y se elabora con una variedad especial, en la que radica su singularidad, que es la Cabernet Gernischt», desconocida en España y antecesora de la Cabernet Franc.

De cara al futuro, su objetivo es «ampliar el mercado en el extranjero y conseguir que haya cada vez más consumidores internacionales a los que les guste el vino chino», afirma.

Tras la operación de Marqués de Atrio, el CEO de ChangYu avanza que siguen «explorando las mejores marcas de vino españolas» con el fin de crear nuevas alianzas. Las expectativas de la bodega china sobre el mercado español tras introducir su vino 'Noble Dragón' son optimistas, porque sus consumidores, en general, «aprecian el vino y el consumo anual per capita es muy alto».

Zhou Hongjiang resume en tres aspectos el secreto del éxito de su grupo: «Esfuerzo en la producción del vino en sus 124 años de historia; integración de las tecnologías chinas y occidentales, y no parar de innovar». Desde la fundación de la bodega en 1892 -fue la primera creada en China- han contratado "profesionales extranjeros para trabajar en la producción junto con los empleados chinos", y así se ha seguido haciendo desde que se incorporó el primer enólogo, «Baron Balboa, de una reconocida familia austro-húngara muy relacionada con el vino».

«Produjimos la primera botella de vino en China, elaboramos el primer vino tinto y la primera botella de coñac, y fundamos la primera bodega profesional del país; hemos creado muchos 'primeros' en el sector del vino en China, somos pioneros», defiende Zhou en relación con la vocación innovadora de la compañía.

Pero, añade, además de mantener la innovación, la filosofía del grupo ChangYu se basa en «aprender de los puntos fuertes de otros, obtener lo mejor de los demás». Además de sus bodegas Chateau Changyu-Castel -en la provincia de Yantai- y Chanyuafip -en la provincia de Beiking- actualmente tienen en marcha, también en Yantai, su último proyecto, ChangYu Internacional Ciudad del Vino, «con una superficie de 2.510 hectáreas y una inversión de más de 8 millones de euros».

La ciudad, que «probablemente se pueda visitar en 2017», albergará siete espacios: un centro de investigación vitivinícola, un centro de producción, la bodega Chateau Tinlot, la bodega Koyac Brandy, un espacio de viñedo dedicado a la demostración del cultivo, un centro comercial y el parque Changyu.

ChangYu produce cada año 450 millones de botellas de 'Noble Dragón', que contiene un 40 % de uva Cabernet Sauvignon y un 60% de Cabernet Gernischt. En China, esta uva fue introducida a finales del siglo XIX -cuando, en 1892, se fundó esta bodega, que introdujo diferentes variedades occidentales- y en estos momentos se considera extinta en su país de origen, Francia, aunque es similar en un 99% a la Carmenere.

El 'ChangYu Noble Dragón' posee una graduación de 12 grados y su proceso de envejecimiento es de seis meses en barricas de roble, y se importa y se vende a través de la bodega Marqués de Atrio. Según explican desde la bodega, a la vista, destaca por su color rojo rubí, la nota frutal y su especiado con un seco final; su balanceo entre madera y fruta se percibe en aroma y en boca, y por ello combina con carnes rojas, pastas y cualquier plato de comida asiática.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios