Imagen de la junta general de Nueva Pescanova
Imagen de la junta general de Nueva Pescanova - EFE

Los antiguos accionistas defienden la legalidad de dos contratos que la Nueva Pescanova demandó

Este grupo, que tiene el 20% del capital de la compañía, han explicado que dichos contratos son «la legítima y necesaria garantía para Pescanova y sus acreedores

MadridActualizado:

La antigua Pescanova defiende, en un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la legalidad de los dos contratos que firmó con Nueva Pescanova el 27 de octubre de 2015, y cuya suscripción demandó Nueva Pescanova el pasado día 13.

Los antiguos accionistas, que tienen el 20% del capital de la compañía, han explicado que dichos contratos son «la legítima y necesaria garantía para Pescanova y sus acreedores». «Son garantía de que la Nueva Pescanova cumplirá los compromisos que asumió en la junta general extraordinaria del pasado 29 de septiembre de 2015, a cambio de haber recibido como contrapartida la totalidad de los negocios de Pescanova S. A», han añadido.

A su juicio, la nota de prensa que publicó Nueva Pescanova para anunciar la demanda contra la suscripción de dichos contratos «no precisa el contenido y fundamento de las demandas y se limita a incluir, además de notables inexactitudes, un conjunto de afirmaciones que serán respondidas en el seno de los órganos de gobierno de Nueva Pescanova, que es donde corresponde hacerlo».

«Proyecto común de fusión»

Han insistido en que «ambos contratos tienen su origen en el proyecto común de fusión y doble segregación que fue aprobado en la junta». Uno de los contratos -el de mecanismos de pago- «regula el funcionamiento y operativa del crédito recíproco con respecto a los pasivos mantenidos por Pescanova (...), y el otro -contrato de apoyo- recoge medidas de apoyo a favor de Pescanova para regular las consecuencias de un eventual incumplimiento», han detallado.

Nueva Pescanova alegó en un comunicado la semana pasada que estos dos contratos se firmaron «de forma unilateral y no transparente, en clara infracción» de los deberes de lealtad hacia el resto de los socios que ya habían desembolsado el importe de sus acciones en exclusivo beneficio de Pescanova S.A. y en perjuicio de Nueva Pescanova SL.

Su contenido, denunció, es «claramente abusivo», al imponer nuevas obligaciones y penalizaciones de hasta 2 millones de euros a Nueva Pescanova S.L. en caso de no cumplir con unas obligaciones «auto-otorgadas y unilateralmente impuestas».

La Antigua Pescanova ha anunciado hoy que «defenderá la plena legalidad de los contratos y seguirá ejercitando los derechos que le corresponden como socio y administrador de Nueva Pescanova con el propósito de defender el interés social de ésta y del conjunto de socios».