ATP

Alexander Zverev, el tenis que viene

El jugador alemán se asoma ya en la elite del circuito con el título de San Petersburgo y acumula calidad y prestancia para enfrentarse a los mejores

Alexander Zverev
Alexander Zverev - EFE

Se asoma Alexander Zverev a la élite del circuito masculino de tenis con calidad, osadía y resultados. No ha querido ganar su primer título ante cualquiera. En la final de San Petersburgo ha superado (6-2, 3-6 y 7-5) al ganador de tres Grand Slams: Stanislas Wawrinka. Un jugador, además, que llegaba en plena forma y con la confianza por las nubes tras ganar el US Open a Novak Djokovic. Zverev quería entrar en el grupo de los mejores ganando a los mejores. Suyo es el premio.

Es un jugador dinámico, rápido y con arrestos para desafiar cualquier reto. De origen ruso, él ya nació en Alemania, en 1997. Allí pulió su tenis a las órdenes de su padre, extenista. Y las lecciones son un buen ejemplo del tenis que ha terminado imponiéndose en el circuito: rápido, agresivo, con golpes duros y sin pérdidas de tiempo. Un tenis de robots que le ha ganado la batalla a la estrategia y a la calma de la que todavía Rafa Nadal o Roger Federer viven.

Con 19 años y en el circuito profesional desde 2011, disputó su primer torneo ATP en Hamburgo en 2013. Su palmarés se estrena este fin de semana por fin, aunque lleva mucha ilusión detrás: la de concretar su crecimiento y afianzarse como ese relevo que espera el tenis, pero que todavía no ha eclosionado. Son muchos los nombres que se agolpan en la lista de candidatos, pero por el momento, los Grand Slams y los grandes títulos los coleccionan los mismos. Solo tres de los diez primeros clasificados tiene menos de los 29 años de Novak Djokovic y Andy Murray: Kei Nishikori (26), Milos Raonic (25) y Dominic Thiem (23), otro de la nueva generación. Sin embargo, en la lista de campeones de grandes títulos desde 2010 Marin Cilic -que ganó con 25 años su US Open- desafiaron a la rutina de los Nadal, Federer, Djokovic y Murray. Porque Wawrinka, que por fin se consolida como candidato a todo, ya tenía 29 cuando ganó el Abierto de Australia en 2014.

«Está claro que Zverev con 19 años ya se puede medir con los mejores, hacerles partido e incluso ganarles», explicaba Toni Nadal el pasado mes de mayo. Estudioso de los rivales de su sobrino ya cuenta con él en las quinielas. Y bien que hace, pues a punto estuvo de tumbar a Rafa Nadal este año en Indian Wells. Tuvo un estrepitoso fallo en el punto de partido que fue su condena, pues Nadal se levantó con fuerza para dejarlo sin esperanzas y sin cuartos de final. También lo sufrió Roger Federer. El suizo lo venció en Roma en mayo, pero sucumbió en Halle, donde había sido campeón en ocho ocasiones, pocas semanas después.

Este fin de semana ganó a lo grande a Stanislas Wawrinka y se apunta su primer título. Lo que no consiguió su padre y entrenador, también Alexander, que jugó siempre para Rusia, ni su hermano Mischa. Zverev es el tenis que viene, pero hoy, al que se apuntan también Borna Coric, Dominic Thiem o David Goffin. Un paso más, aunque de ellos depende que sea el definitivo para derrocar la rutina establecida.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios