Bara y Danilovic, con los trofeos del BBVA Open Ciudad de Valencia
Bara y Danilovic, con los trofeos del BBVA Open Ciudad de Valencia - EFE
BBVA Open Ciudad de Valencia

La rumana Irina Bara, campeona en Valencia

La segunda cabeza de serie superó en la final a la joven Olga Danilovic por 5-7, 6-4 y 6-0 y se proclamó vencedora de la segunda edición

Actualizado:

La tenista rumana Irina Bara se proclamó campeona de la segunda edición del BBVA Open Ciudad de Valencia, torneo ITF 25.000 que se ha disputado en las pistas de tierra batida del Club de Tenis Valencia, al derrotar a la serbia Olga Danilovic, por 5-7, 6-4 y 6-0, tras 2 horas y 23 minutos.

Ambas tenistas ofrecieron una disputada final, de gran nivel, que se decantó a favor de la segunda cabeza de serie del torneo, que jugó con mucha inteligencia y supo desgastar anímicamente a su rival, quien acabó pagando la inexperiencia de sus 16 años.

La final ofrecía el duelo entre dos estilos de tenis bien diferente. Por un lado la agresividad y la valentía de la pupila de Álex Corretja, y por el otro el tenis consistente e inteligente de Bara, que supo capear el caudal de golpes de su rival para ir minando poco a poco la moral de su adversaria, que acabó hundida en la tercera manga.

Ambas tenistas ofrecieron un primer set muy igualado, con muchas alternancias en el dominio del marcador. Bara dispuso de su saque con 5-4 para cerrar el primer parcial, pero la rumana comenzó inesperadamente a fallar más de la cuenta, lo que aprovechó Danilovic, con un tenis valiente, para apuntarse un parcial de 3-0 y llevarse la primera manga.

En la segunda, el devenir del partido volvió a su guión original, con Danilovic buscando puntos ganadores ante una rival que se lo devolvía casi todo. Bara buscaba bolas altas y dejadas para romper el ritmo de la serbia, que poco a poco comenzó perder la paciencia.

La rumana rompió el servicio de Danilovic en el noveno juego y mantuvo a continuación el suyo para empatar el partido, ante una enfadada Danilovic, que no pudo aguantar la presión emocional cuando de nuevo perdió su servicio en el arranque del tercer set y comenzó a llorar.

Bara seguía imperturbable y no desaprovechó el bajón anímico de su rival, cada vez menos paciente en la pista, para asestar el golpe definitivo a la final con un contundente 6-0.