MotoGP Pedrosa vuelve a ser Pedrosa

El español no ganaba desde Malasia 2015; superó a Rossi, Lorenzo y Márquez con tres adelantamientos agresivos

MotoGP: 
Pedrosa vuelve a ser Pedrosa
TOMÁS GONZÁLEZ-MARTÍN - Actualizado: Guardado en:

Valentino Rossi corría en casa, en el circuito de San Marino, y aprovechó el viento humano a favor para montar el «show» desde el viernes, cuando no aceptó las disculpas de Aleix Espargaró en un incidente vivido en los entrenamientos libres y la discusión acabó con una peineta mal hecha del italiano (Luis Aragonés daba clases los domingos) y un «vaffanculo» del español al viejo campeón que dejaba claro que él no se arredra ante el poder omnímodo que intenta imponer el emperador derrocado. Tras el espectáculo inútil generado por Rossi llegó la «pole» de Lorenzo el sábado, amigo de Aleix, y hoy tocaba demostrar en carrera la calidad, fuera de las menudencias dialécticas. A la hora de la verdad, Valentino también dio espectáculo en el Gran Premio de su casa. Pero Pedrosa le privó del triunfo.

Rossi, segundo, se queda a 43 puntos de Márquez, cuarto; Lorenzo ocupó el tercer cajón

Jorge Lorenzo partía en cabeza de la parrilla, con su enemigo Rossi a su lado, Viñales como tercera opción y Márquez cuarto, a la espalda del balear, buscando una buena arrancada. En el momento de la partida, el orden se confirmó tras la primera curva, pero el italiano superó a Jorge muy pronto, con un arriesgado interior que obligó al español a levantar la Yamaha para no chocar con su adversario genético. Márquez y Dovizioso adelantaron a Viñales, que se tocó con Andrea y perdió confianza. Y Rossi comenzó una lucha consigo mismo, para sacar lo máximo de su talento y de su físico, porque sabía que el rival no sería Jorge, sino el jefe del Mundial, Márquez.

Dani sorprende

El número 46 tiró fuerte hasta obtener un segundo de diferencia sobre su compañero de equipo y mayor enemigo ancestral, Lorenzo, que veía por el rebufo a Márquez y Pedrosa pegados a su rueda.

Dani sorprendió a Marc al hacerle un adelantamiento agresivo. Era el segundo que realizaba en la prueba, pues a Viñales también le movió la Suzuki. Y Pedrosa se marchó a por Lorenzo.

El barcelonés tenía más ritmo que Valentino. El catalán dejó atrás a Jorge y se marchó a intentar la proeza de cazar a Rossi. Pedrosa reducía la desventaja con el de Urbino a ritmo de tres décimas por vuelta. Se colocó a cinco metros del «vecchio bambino». Le sopló el cogote a falta de ocho giros para el final. Y derrotó a su otrora gran adversario inmediatamente con un tercer adelantamiento peligroso, tocándose con el piloto de casa. Pedrosa volvía a ser Pedrosa.

Rossi se quedó anodadado por la actuación de Dani. Reaccionó. Contraatacó al catalán. Y el eterno candidato de Honda impuso un ritmo frenético que el italiano no pudo contrarrestar. Lorenzo, que intentaba acercarse, ya no pudo aspirar a la pelea por el triunfo. Fue cosa de dos.

El catalán dio un golpe final al exprimir sus neumáticos y descolgar a Valentino. El 46 sumó 20 puntos. Lorenzo fue tercero. Y Márquez, cuarto, solo perdió siete puntos respecto al italiano en la clasificación del Mundial. Le saca 43. Pedrosa era el octavo ganador de un gran premio en este campeonato, cifra de triunfadores que es un récord histórico. El barcelonés no ganaba desde el Gran Premio de Malasia del año pasado.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios