MotoGP | Gran Premio de Aragón Paso grande de Márquez hacia el título

El ilerdense gana con paciencia en Aragón y amplía a 52 puntos su ventaja sobre Valentino Rossi, tercero por detrás de Lorenzo

Marc Márquez celebra la victoria en Aragón
Marc Márquez celebra la victoria en Aragón - AFP

Después de cuatro carreras sin ganar, Marc Márquez regresa a lo más alto del podio. Una victoria en el Gran Premio de Aragón que significa mucho más que 25 puntos y una sonrisa en el centro de la foto. Es la alegría por rozar el título, por verlo tan al alcance como tan lejos pareció al inicio de este curso con más problemas en la moto que nunca. Y es la satisfacción de conseguirlo dejándole claro a tu rival, Valentino Rossi, que puede dejar de intentar la remontada. Una victoria redonda.

Un susto como toque de atención. Una derrapada para templar las aspiraciones. Un momento tenso para aplacar los ánimos. Y para pensar. Un cambio en la mentalidad para ajustar las ganas al propósito: ganar. Tenía el ritmo, el pilotaje y las buenas sensaciones del fin de semana. No era necesario arriesgar, sino encontrar la calma para dibujar la victoria con trazo seguro sobre el asfalto. Al final de las veinte vueltas llegó el grito, el desahogo lanzado al aire para corroborar que la paciencia también ayuda a ganar. Y para expulsar la frustración de su competitividad, Marc Márquez no ganaba desde Alemania. Una eternidad para un piloto que ha aprendido a apaciguar la adrenalina de su ímpetu ganador.

Se apagó el semáforo y no hubo ni compañeros de equipo ni mucho menos amigos. Márquez, Lorenzo y Viñales se lanzaron a por la cabeza del pelotón con más furia que nunca. El ilerdense defendió su primera posición, el balear no quiso quedar encerrado y el de Roses se apuntó a la fiesta con tanta superioridad que se coló entre la Honda y la Yamaha por donde solo pasaba una cosa: su confianza. Tal la pelea que Valentino Rossi olió la sangre y buscó su hueco para acoplarse al grupo. Lo encontró y los cuatro firmaron una primera vuelta en la que los «uy» y los roces levantaron a la grada. Incluso Márquez tuvo que pedir disculpas a Lorenzo por un adelantamiento al filo de lo imposible.

Tal el empuje de todos que apenas se escapaban unos centímetros entre ellos. Con los tiempos casi idénticos al paso de la primera vuelta, a Márquez se le paró el corazón un segundo. Un susto, una derrapada, un momento tenso que le hizo pensar en el campeonato, en la oportunidad que tenía de ampliar su ventaja, incluso de rozar ya el título a falta de cuatro carreras. Se marchó a la quinta plaza y esperó. «No empecé de la mejor manera pero ataqué porque sabía que mi ritmo era mejor. Quería liderar la carrera para que no me siguiera Rossi. Pero tuve un error, casi pierdo el tren delantero. Me dije, cálmate y busca tu ritmo», se expresaba el campeón, feliz, enorme su sonrisa por recuperar un primer cajón del podio.

En ese «cálmate» encontró Márquez la vía para casi sentenciar el Mundial. Por delante, Valentino Rossi logró superar a Jorge Lorenzo y se lanzó a por Maverick Viñales, superior en el primer tercio de la carrera. Mientras, el de Honda acumulaba las sensaciones del fin de semana, donde fue el más rápido siempre, y las iba poniendo en disposición de su objetivo. Una vuelta más y logró pasar al balear para ponerse tercero. Una vuelta más y se acercó a la pelea por la primera plaza entre Viñales y Rossi. El italiano logró adelantar al español, que se desequilibró y terminó cediendo también ante Márquez, que ya llegaba con toda su paciencia a dar caza a los de delante. Una vuelta más y el ilerdense logró arrebatarle la cabeza a Rossi. Vuelta a empezar, como en el primer giro, pero con menos distancia por recorrer.

Volvió a tener el horizonte despejado mientras por detrás las dos Yamaha respondían en la pista a la pelea que mantienen fuera de ella. Lorenzo salió vencedor, pues superó al italiano a falta de cinco vueltas y cuando quedaban dos el intento desesperado del 46 lo llevó fuera de la pista. «Lástima porque cometí un error a falta de dos vueltas que me impidió luchar por la segunda posición. Pero el podio es fantástico», concedió Rossi, más lejos de su décima corona.

El título está a cuatro carreras, aunque con la distancia que ahora tiene sobre «Il dottore», Márquez dispondrá de su primera opción en Japón. «No creo -indica con media sonrisa-. Lo importante es cerrar este campeonato, da igual cuando porque en Japón sabemos que sufriremos más que aquí. Hemos sabido encontrar nuestro momento, como este circuito. Phillip Island me gusta y Valencia también, pero iremos carrera a carrera». La paciencia hará el resto.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios