Cristiano celebra su gol ante Gales
Cristiano celebra su gol ante Gales - EFE

Portugal-GalesCristiano salta hasta el cielo

Con un genial cabezazo, y también presente en el segundo gol, lidera el pase de Portugal a la final ante la Gales de Bale

Actualizado:

Portugal, a lomos de un genio como Cristiano Ronaldo, luchará el domingo en París por estrenar palmarés, finalista después de acabar con el cuento de Gales en una efervescente reanudación, agradecido el país porque tiene a un futbolista de leyenda que destroza todos los números. Después de un primer tiempo para el olvido, Cristiano se encargó de alterar la suerte de la noche y de alcanzar el récord de Michel Platini, ambos con nueve goles como los máximos realizadores de la historia de este evento. Cuando se buscaba alguna noticia, él fue quien la dio con un tremendo cabezazo a la antigua, que tuvo continuidad de inmediato con su disparo cruzado para que Nani sentenciara. En tres minutos de pasión, y después de la nada más absoluta, Portugal compró billete para la final, la segunda de su historia. Se la debe a Ronaldo, que tendrá la oportunidad de borrar una herida, la de 2004, que todavía le escuece.

Hasta esa explosión, el partido fue como cualquier otro de los 48 anteriores, un buen resumen de lo que está siendo esta Eurocopa de bostezo. La igualdad en el fútbol tiene también cosas negativas, pues hace que nadie se fíe de nadie, extendido el miedo por todos los rincones para deterioro del espectáculo. Sin asumir riesgos, Portugal y Gales negociaron en Lyon una semifinal de espanto, nueva carga para que el espectador se dedicara a otra cosa a la espera de un algo que no llegaba. El primer tiempo duró como siempre, 45 minutos, pero, se hicieron eternos, con dos selecciones únicamente activadas en el canto del himno. El Bale contra Cristiano, Gales-Portugal, era otro chasco.

Se presentaron dos equipos timoratos, especialmente llamativa la actitud de los portugueses ya que se les veía con más cositas, una cuestión de talento y tradición. Sin embargo, prefirió vivir sin agobios y aguantó tranquilamente con un ritmo de caracol, con Cristiano desquiciado desde el primer minuto con el árbitro, reclamando un penalti por claro agarrón del corpulento Collins. El madridista tenía una de esas noches de «lo intentó», que viene a ser una actuación gris, sin poder reprocharle su interés en que hubiese algo de pimienta, hasta que le salió la vena Cristiano, por fin decisivo con un despertar prodigioso.

En ese sentido, fue mejor Bale durante el primer periodo, alma indiscutible de esta Gales encomiable. Enterrada ya la leyenda de Islandia, los británicos han sido la sensación de esta Eurocopa, en buena parte por lo bien que ha estado su estrella. La noche, y más con la baja de Ramsey, exigió a Bale dar un paso atrás y buscar la pelota lejos de la zona de peligro, pero cada vez que aparecía sucedía algo distinto. Las ocasiones, por decirlo así, llevaban su firma, rápido a la carrera y sin clarividencia en los metros finales ante la ausencia de socios. Con todo, a Gales también le valía cómo se desarrollaba la velada, estirando su gesta al máximo a la espera de un zarpazo definitivo, aunque se lo llevó él.

Sin velocidad

Como Portugal no quería darle más velocidad a la pelota, se consumió el acto inicial sin nada que destacar, hasta silenciosas las gradas del imponente estadio de Lyon (bastantes butacas vacías) porque a las hinchadas también les temblaban las piernas. Otra vez, y como en muchas noches anteriores, lo mejor fue el descanso y la gracia de la cámara buscando besos entre las parejas. Así están las cosas en esta Eurocopa.

Y se hizo la luz al volver de la caseta, paralizado el planeta con un salto al infinito de Cristiano Ronaldo. En un saque de esquina, Guerreiro recibió en corto, buscó el segundo palo y hasta el cielo de Lyon saltó un atleta descomunal, que cazó con la cabeza un balón para impactar como si fuera con su pierna derecha. Le dio una potencia asombrosa y fusiló a Hennessey, que intuía el fin de fiesta.

Fue una aparición decisiva la del madridista, también presente en la puntilla de Nani. Es verdad que esta vez pegó mal a la pelota, pero tenía peligro la trayectoria y Nani, al límite del fuera de juego, estuvo pillo para desviar su dirección. En un visto y no visto, Portugal había matado la semifinal, y eso que tuvo más opciones de estirar la cuenta.

A Chris Coleman, cuyo mérito es enorme, le dio por meter atacantes y Gales se despidió con dignidad, un derroche de orgullo con Bale a la cabeza. Se buscó la vida en solitario, cargó con la pena de sus chicos y exhibió un nivel acorde a su caché. Su historia, la historia de Gales, terminó en la penúltima etapa. La historia ahora es para Cristiano, un futbolista de oro.

Actualizado:Actualizar

Aquí termina la primera semifinal. Gracias por haberla disfrutado en ABC. Mañana tendremos más Eurocopa con el encuentro entre Alemania y Francia. Mientras tanto, te recordamos el Alemania-Francia más tenso de la historia. Si te apetece leer algo más calmado: Neuer, el portero total. ¡Hasta mañana!

93 ¡Fin del partido! Portugal es el clasificado para la final de la Eurocopa 2016.

92 Saca de banda Bale que no queire desaprovechar ni un segundo.

92 ¡La estrella en la barrera!

91 Falta de Allen que se lleva por delante a Quaresma. La pega Cristiano Ronaldo.

90 Añaden tres minutos al encuentro.

89 Córner que saca Quaresma. Remata Ronaldo, pero vuelve a acabar en las manos de Hennessey.

87 Intenta despejar Bale al igual que Cedric, que se choca con el galés. Bale levantó la pierna, que le dió en la cara al portugués.

87 La afición portuguesa está ya prácticamente celebrando en el Stade de Lyon el pase de su equipo.

86 Sale Nani para que entre Quaresma. El ahora jugador del Valencia saluda a todos sus compañeros del banquillo al llegar.

85 Controló y quebró a Hennessey, pero se quedó sin ángulo para introducir el balón en la portería.

82 La falta la lanza el propio Bale y la estrella en la barrera.

82 Bale se va de Moutinho, se va de Mario, pero acaba en el suelo por la entrada de Joao Mario.

80 Gales ha conseguido llegar hasta semifinales en su debut. Así lo hizo también Suecia en 1992, la última edición con ocho participantes

79 Otra ocasión de gales para recortar el marcador, pero la vuelva a parar Patricio.

78 Entra Moutinho por Silva.

78 Que oportunidad tuvo Porugal de conseguir su tercer gol. Un balón muerto en plena línea de portería galesa, la coge Hennessey.

76 Le cae el galón delante a Bale que la volea, pero acaba en las manos de Patricio.

75 Gunter intenta centrar, pero no llega.

74 Sale Renato Sanches. Entra Gomes

72 La falta la lanza Bale... pero despejan el balón.

71 Falta de Cristiano que acaba en amarilla tras las quejas de Williams.

70 Cristiano remata, pero va alta. Muy cerca del tercero, otra vez.

69 El árbitro para el córner que tira Mario para llamar la atención a Danilo.

68 Gunter intenta centrar pero la despeja el equipo portugués, pero la vuelve a encontrar un Bale que no estuvo acertado con la portería.

67 Falta de Gunter que pisa a Renato Sanches.

66 Sale Collins y entra Jonathan Williams. Con este hace el tercero. El segundo era Church por Robson-Kanu.

65 Joao Mario ha tenido el tercer gol de Portugal entre sus pies.

64 Bale lanza una falta, pero los rematares llegan tarde.

62 Falta que lanza Cristiano. Pasa muy cerca del larguero, pero se va por arriba.

61 Amarilla para Chester que detiene a Cristiano de forma brusca.

58 «Don't take me home (No nos llevéis a casa)» gritan los aficionados galeses.

57 Primer cambio del partido: sale Ledley y entra Vokes. Coleman intenta aumentar el carácter ofensivo del equipo.

57 Menuda entrada de Taylor a Renato.

56 Así fue el gol de Cristiano Ronaldo.

54 El árbitro tiene que poner orden entre Cristiano y Ledley.

52 Segundo gol de Portugal en menos de tres minutos. Este de Nani, del recién llegado al Valencia.

50 Cristiano Ronaldo iguala a Platini con nueve goles en la Eurocopa.

49 ¡GOOOOL de Cristiano Ronaldo! El tercero de Cristiano no la Eurocopa y el segundo que hace de cabeza.

Ver más

Actualizado:

Puede que, con la excepción de Suecia e Ibrahimovic, País de Gales y Portugal sean las dos selecciones más reconocibles a partir de sus figuras, de una magnitud tan universal los líderes de estos equipos que es inevitable que ellos acaparen todo el protagonismo en la semifinal de esta noche de Lyon. La Eurocopa conocerá hoy a su primer finalista, Gareth Bale o Cristiano Ronaldo, enfrentados los madridistas para gloria de Florentino Pérez. El partido de hoy supone un bombón para el presidente del Real Madrid. El jefe mima a sus chicos, dos letras de esa marketiniana «BBC» que ha olvidado estos días a Benzema sin que se le añore demasiado en Francia.

El caso es que Bale y Cristiano se citan desde un rol bien diferente al que asumen en el Santiago Bernabéu, pues son más humanos cuando defienden bandera. Son dos jugadores que mantienen una relación de mutuo respeto en su club, obligados a entenderse porque se necesitan para celebrar títulos, y en la zona noble nadie cuestiona el valor de uno y otro. Bale es uno de los más queridos por Florentino Pérez, quien apostó ciegamente por su fichaje y pagó, según dijo, 91 millones al Tottenham, aunque Football Leaks reveló que fueron casi 100, siendo la operación más cara de la historia de la entidad. Mientras, Ronaldo es el jugador franquicia para el presidente, una máquina de generar dinero y goles. Su rendimiento de blanco, más allá de los números y las estadísticas que él siempre exhibe con orgullo, es incuestionable y también se beneficia de su carisma el propio Madrid, pues se estima que él solo ha vendido ya cerca del millón de camisetas. Hoy serán rivales.

Bale está siendo más que Cristiano en esta Eurocopa, fácilmente defendible la afirmación por datos y sensaciones. En Gales viven de su liderazgo y se han plantado por primera vez en la semifinal de un gran evento, superando la gesta del Mundial de 1958. De hecho, cabe recordar que los británicos nunca habían estado en el torneo continental y ahora están a solo dos partidos de la eternidad.

«El equipo es la estrella de Gales. Estamos todos juntos, todos trabajamos como uno, y nos llevamos como hermanos. Un equipo nunca es un solo hombre», sostiene Bale en un discurso cargado de épica. «Juntos estamos más fuertes. Todos trabajamos duro como uno solo. Atacamos y defendemos como uno».

«Es nuestro Cristiano»

Lo comparte el resto del vestuario, pero también se le concede a Bale el papel que merece. «Tenemos al mejor jugador del mundo con nosotros. Ahora mismo, Bale es mejor que Cristiano y Messi. Gareth, definitivamente, está en el camino adecuado para estar en la cúspide del fútbol», apunta Hal Robson-Kanu, el delantero que marcó el segundo gol contra Bélgica después de esa maravillosa maniobra. «Nosotros tenemos a nuestro Cristiano, y eso lo iguala todo», replica Chris Coleman, el entrenador de este milagro. «No creo que vaya a haber ningún tipo de amor esta tarde, cualquier amistad tendrá que esperar hasta después», resalta. Y el propio Bale le da la razón. «No es un partido entre él y yo, nos enfrentamos dos países. Cristiano es fantástico, me encanta jugar a su lado y nos entendemos bien. Pero esto es diferente».

En Portugal, un equipo que no ha sido capaz de ganar ninguno de los cinco encuentros en los 90 minutos reglamentarios (solo un triunfo contra Croacia y en la prórroga, además de los penaltis contra Polonia), nadie rechista cuando habla Cristiano, al que no se le ve especialmente entonado durante esta Eurocopa. Tuvo un arrebato de orgullo contra Hungría, tremendos sus dos goles para salvar al país, pero por lo demás no ha brillado como acostumbra.

«Es un ejemplo para nosotros», defiende Fernando Santos, el seleccionador. «No se puede comparar al Cristiano del Real Madrid con el de Portugal. Estamos muy satisfechos con él. Su altruismo como capitán nos ayuda mucho», resume. Para rematar, una premonición. «Tengo la intuición de que ante Gales marcará».«Cristiano es el líder»En la zona mixta de Marsella, después de superar a Polonia en la tanda, Cristiano atendía a las televisiones con derechos mientras el resto de jugadores escuchaban. «Es nuestro líder, importantísimo en la plantilla. Es una estrella mundial, fantástico, puede decidir partidos y ayudarnos mucho», aporta Nani. «Es el mejor y nosotros le necesitamos», remata Quaresma, blanco muchas veces de sus bromas como cuando le forró su coche con papel de plata (guiño publicitario para exponer entonces sus nuevas botas), con la foto que colgó en Twitter el lunes en donde le pegaba una patada cariñosa, o ayer jugando a los dardos.

Según las estadísticas oficiales, Cristiano ha disputado 67 minutos más que Bale (510 por 443) y lleva dos goles después de 39 disparos. El galés, por su parte, tiene tres tantos de 20 intentos, aunque nunca logró a vencer a su ahora compañero cuando ambos estaban en la Premier. Son dos estrellas que desafían el orden establecido por los países de siempre, los dos niños de Florentino Pérez. El presidente del Madrid, que sopesaba estar en el palco y finalmente no acudirá, salvo cambio de planes, disfrutará más que nadie del Gales-Portugal. Es Bale contra Cristiano.