Neymar controla un balón en el partido ante el Stade de Rennes
Neymar controla un balón en el partido ante el Stade de Rennes - AFP
Francia

Francia estalla contra Neymar

Sus feos gestos contra el Rennes desatan una ola de críticas en el país galo

Actualizado:

Todavía no acumula seis meses en París, pero ya ha sido tiempo más que suficiente para que los aficionados y jugadores de la Ligue 1 conozcan la otra cara de Neymar, tan gran futbolista como polémico compañero. El jugador brasileño vuelve a estar en el centro de la diana tras mostrar su faceta más arrogante en las semifinales de la Copa francesa. En la noche del miércoles, el conjunto de Unai Emery se metía en la final tras vencer al Rennes (2-3), pero su clasificación se vio ensombrecida por dos controvertidas acciones de Neymar en los últimos minutos de partido.

El brasileño vivió un complicado duelo, marcado muy de cerca y con dureza por sus rivales, y esto provocó que sacada su lado más altivo. Primero, el exfutbolista del Barcelona realizó dos maniobras que no gustaron nada al equipo rival. Control con la espalda tras recibir un cambio de banda y, a continuación, autopase en forma de sombrero para zafarse de un defensa del Rennes, unos malabarismos que acabaron en trifulca entre ambos equipos: «Los rivales me provocan con golpes y patadas pero yo también sé provocar con el balón. No estoy aquí para dar golpes, no sé hacer eso. Yo me defiendo con la pelota», aseguró Neymar para justificarse.

Pero esa no fue su acción más tensa. Ya en tiempo de prolongación, una falta en ataque señalada por el colegiado a Neymar provocó el gesto que ha indignado a toda Francia. El brasileño, cabreado por la decisión del árbitro, quiso humillar al defensor que había recibido dicha falta. Con el rival en el suelo, Neymar se acercó tendiéndole la mano en lo que suele ser un gesto de deportividad, pero inmediatamente se comprobó que la intención del brasileño era otra pues, cuando el contrario quiso tomar esa mano que le tendía, la retiró y se burló de él con una pícara sonrisa. Su censurable actitud ha provocado en las últimas 24 horas un sinfín de críticas en Francia y en el resto del mundo, pero el brasileño no solo no ha pedido perdón, sino que se ha jactado de su gesto: «Suelo decir que el fútbol es aburrido porque no podemos hacer nada. Todo es polémico. Si lo hago con mis colegas, ¿por qué no con los adversarios? Hablamos mucho durante el juego, al final, me reí».

Enfado mayúsculo

El Rennes, por su parte, no tardó en contestar al brasileño, indignado por su actitud y su comportamiento: «Neymar, eres un gran jugador, ¿pero quién salió (del campo) ayer por culpa de una grosera falta? Uno del Rennes, Ismail Sarr, que ya ha estado ausente de los terrenos de juego durante tres meses a causa de otra feo gesto», escribió el club francés su en perfil oficial de Twitter, recordando la brusca entrada que recibió Sarr de Kylian Mbappé y que le costó la roja directa al delantero. Antes, otro tuit del Stade hacía mención al feo gesto del brasileño, subiendo el vídeo y dejando un mensaje lapidario: «Elegancia... sin resentimiento».

Este escándalo se une a la larga lista de problemas que ha tenido Neymar a lo largo de su carrera, primero en Brasil, con Santos, después en España, durante las cinco temporada que militó en el Barcelona, y ahora Francia, donde en medio año ya ha dejado pruebas contundentes de su polémico carácter, que le ha conllevado una serie de problemas, tanto dentro como fuera del PSG.

Y es los propios compañeros y cuerpo técnico del conjunto galo han tenido que sufrir el lado más oscuro de Neymar. Primero fue Cavani, que se vio obligado a dejar de tirar los penaltis por capricho de Neymar. Tras solo dos semanas en el club, en el partido ante el Olympique de Lyon, Neymar, con la ayuda de su amigo Dani Alves, retó al uruguayo quitándole el balón a la hora de lanzar un decisivo libre directo y un penalti. Aquella imagen dio la vuelta al mundo y acabó con Unai mediando entre ambos y dándole la responsabilidad de los once metros al brasileño. Precisamente el técnico español también ha sido protagonista de más enfados con Neymar, y algunos de ellos han acabado con el brasileño en la ducha antes de que terminara el entrenamiento. Su expulsión en el clásico francés, ante el Olympique de Marsella, también ha sido otra mancha en su corto caminar por Francia, que empieza a cansarse del vedetismo de Neymar.