El Jeque Abdullah Bin Nasser Al-Thani - JORGE ZAPATA / Vídeo: El Málaga se va a Segunda

Al-Thani y cómo descender con un equipo multimillonario

La gestión del jeque fracasa al no evitar la debacle del Málaga F.C., que no hace tanto competía con los mejores en Europa

MadridActualizado:

Julio Baptista, Van Nistelrooy, Joaquín, Santi Cazorla... Así era la apuesta deportiva del Málaga C.F para asaltar Europa. Tal y como ocurre con un efecto dominó, la llegada de jugadores de talla mundial atraía a su vez a muchos otros con ambición de títulos. El dinero llamaba al dinero. Gigantes como Nike clamaban a las puertas del equipo. Se pasó de lidiar con una posible quiebra al auge económico y la lucha por la gloria. Este jueves, 6 años después, el club ha descendido oficialmente a falta de 5 jornadas.

Los aficionados del conjunto boquerón han vivido en la última década las mismas sensaciones que tiene alguien al subirse en una montaña rusa. El ascenso a Primera División en 2008, el coqueteo con el descenso la temporada siguiente y la búsqueda de un inversor que salvase al Málaga de sus limitaciones económicas. Tras ello, fichajes galácticos y dinero a raudales permitieron a la entidad disputar en 2012 la competición más importante que existe a nivel de clubes, la Champions League. Desde entonces, el equipo se ha ido desinflando a medida que pasaban los años hasta adjudicarse una plaza en la Segunda División española. Pero, ¿cómo empezó todo?

La respuesta a dicha pregunta tiene nombre y apellidos: Abdullah Bin Nasser Al-Thani. Miembro de la familia real catarí, Al Thani, saneó las cuentas y se hizo con el control absoluto de la entidad. Los efímeros años de ilusión que siguieron a su llegada en 2010 fueron tan solo un espejismo. Los «petrodólares» no siempre dan resultado, y a pesar de haber invertido 89,53 millones de euros en fichajes durante las primeras tres campañas, el dinero dejó de llegar. Las inversiones en la plantilla cesaron y varios jugadores denunciaron al presidente por el impago de sus fichas; la otra cara del jeque salía a relucir.

Capaz de lo mejor y lo peor, el multimillonario que un principio fue recibido como un mesías por los seguidores blanquiazules, pasó a desinteresarse por la situación de su equipo. Al Thani salvó a la institución, sin embargo luego la dejó morir lentamente. Un año en el infierno, como muchos amantes de este deporte se refieren a la Segunda División de la categoría, es lo que le espera al Málaga C.F la próxima temporada. El descenso ya es una realidad, un secreto a voces que nadie quería creer. Ahora, todo lo que queda de aquél «EuroMálaga» está en la memoria de sus seguidores, que lloran el fin de su etapa en Primera.