Fórmula 1 | GP de Italia La gran carcajada de Alonso

El español se rió cuando le pidieron que mantuviera el ritmo. Hizo la vuelta rápida. Victoria de Rosberg

Fórmula 1 | GP de Italia: 
La gran carcajada de Alonso

Una pésima salida de Hamilton le otorgó toda la emoción al Gran Premio de Italia, que de otra manera habría languidecido respecto al triunfo. Salió de pena el líder del Mundial y se animó la Fórmula. Casi debería ser obligatorio, como en los caballos o el golf, colocar un hándicap al mejor de todos. Ganó Rosberg en Monza, gracias al error de Hamilton.

Hamilton tenía la pole pero arrancó sexto, por detrás de un carro de pilotos, Rosberg, Vettel, Raikkonen, Bottas. Un elenco de los mejores para poner a prueba una vez más a la estrella actual de la Fórmula 1. Y Hamilton no decepcionó.

Ambicioso como siempre, se embarcó en una tremenda cabalgada que desembocó en una realidad: en la vuelta 18 de las 53 previstas, el inglés ya estaba segundo, a más de diez segundos de Rosberg, pero ya por encima de todos.

Y en ese momento le surgió duda. ¿Qué hacer con la carrera, ir a ganar o pensar en el Mundial? Sus ingenieros sacaron la calculadora por él y le ofrecieron la estrategia más lógica y conservadora, los neumáticos más duros para aguantar hasta el final sin parar más veces.

Hamilton contuvo su furia y concedió otro día de gloria a Nico Rosberg, ganador final de la carrera en Monza. Pero no cabe duda que el único patrón en la pista en la F1 de hoy es Hamilton.

Fernando Alonso navegó muy lejos de las cámaras, que enfocan a los primeros o allí donde hay lucha. Es su sino desde que se embarcó en esta arriesgada aventura de McLaren y Honda. Pese a que el coche y el motor han mejorado notablemente, la progresión no llega a tanto como para discutir con los buenos.

La carrera del asturiano dejó un epílogo interesante. Se echó una carcajada sonora cuando su ingeniero le pidió por la radio que mantuviese el ritmo, que tal vez podía alcanzar a Grosjean, coche Haas y motor Ferrari. Alonso, seguramente enrabietado, hizo la vuelta rápida cuando ya concluía la carrera. No lograba este trofeo menor desde 2013 en Abu Dabi.

Y a Carlos Sainz le sucede otro tanto. Toro Rosso no tiene presupuesto para alimentar el coche y el español sigue en zona de nadie en su segundo año en la F1.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios